Sueños de grandeza

Los Juegos Deportivos Escolares del Consejo del Istmo Centroamericano del Deporte y la Recreación (Codicader), fungen como un trampolín para los jóvenes quienes pueden llegar a sobresalir en cualquier modalidad deportiva, es una vitrina de talentos.

Y por ello, las ilusiones de los 266 juveniles que nos representarán en las justas de Panamá, del 14 al 23 de este mes, cobran sentido cada día que pasa. Y es que los juegos son abono para sus carreras deportivas.

Los nadadores Luis Carlos Martínez y Valerie Gruest, el pentatleta Charles Fernández, todos olímpicos en Río 2016, y la patinadora Dalia Soberanis, medallista de oro en Barranquilla 2018, son fruto de los programas deportivos estudiantiles.

John Méndez, futbolista de Municipal, y Pedro Altán, de Sanarate, ambos mundialistas escolares en 2015, son otros ejemplos; sin embargo, quizá el más reciente en destacar es el marchista José Ortiz.

Ortiz se consagró monarca en los Juegos del Codicader 2016 en los 10 mil metros de marcha y, en julio de este año hizo historia, al alcanzar el bronce en el Campeonato Mundial Sub-20, en Finlandia.

La contienda está a la vuelta de la esquina, los atletas chapines ya fueron juramentados y solo están a la espera del éxodo hacia Panamá.

La tenimesista Lucía Cordero y el karateca Pedro Pablo de la Roca serán los abanderados en la inauguración de las justas en las cuales cada uno de los chapines buscará materializar sus sueños de grandeza. La ambición de salir a escena y el hambre de gloria es evidente en el rostro de cada uno.

 

Bryan Anton