Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

Sudar la gota gorda en el escenario

Publicado

-

Estar en contacto con los lectores, medios de comunicación y público en general es parte de la carrera literaria. No se puede negar que al final de cuentas estamos dentro de un mercado que produce libros que deben venderse.

De esa cuenta, los autores que gustan de los escenarios, reflectores y cámaras disfrutan mucho esta faceta. Quienes, además, tienen carisma al hablar en público son el sueño de las editoriales.

Una cosa está clara: lo más fundamental, el punto de partida, es una obra bien escrita y trabajada. Una que hable por sí misma, sin necesidad del mercadeo. Todo lo demás es ajeno a la literatura y permanece solo unos momentos. La obra perdura.

Pero hay autores que además de tener talento al escribir lo tienen al hablar. Su dominio del lenguaje no se queda en lo escrito, tienen el don a la hora de articular un discurso o leer su propia obra. Esto para mí es muy admirable, porque yo me limito a escribir, enfrentarme al público es un terror.

Por casi 17 años he tratado de aprender y, tengo que reconocer, ya lo hago un poco mejor. Sin embargo, sigo sudando en extremo, y cuando mi voz pasa por el micrófono y sale por los altoparlantes, no la reconozco.

No soy yo esa persona rígida que ametralla palabras como queriendo terminar pronto, incapaz de decir algo simpático o natural. Soy insegura de todo, pero más que nada siento miedo, más bien pánico, que lo que tanto me costó escribir sea tomado a la ligera o, peor, sea motivo de risa o burla.

Prefiero pensar en mis lectores como personas únicas que leen mis escritos a solas, y así logro hablarles de manera más directa. Les guste o no, espero que capten el dolor, el miedo o la locura que quise plasmar, y así se entable una comunicación genuina entre dos seres humanos.

Pero esa es mi postura ante las letras; cada escritor tiene una propia. Hay quienes, sobre todo los poetas, desde un inicio se plantean su oficio como uno escénico. Los versos, pensados para ser escuchados por su ritmo, salen de sus entrañas mientras leen, y crean la misma magia del actor o el cantante. Con su performance son capaces de arrancar lágrimas y ovaciones. Bravo.

Ahora, hay otros que no merecen ni un aplauso. En el otro extremo también se ven quienes promocionan su título como si fuera un producto de los que se venden por la televisión. Hablan maravillas y bondades difíciles de creer. Sus creadores son agradables de oír y de ver, y aparecen dando entrevistas explosivas o controvertidas. Mas, al abrir el libro que la gente compró, más que todo por la influencia del mercadeo, no hay nada allí. Eso sí que es una estafa.

Jessica Masaya
Seguir leyendo

ARTES

Las distancias que se recorren hacia el amor

La emprendedora, escritora y directora de la revista Mujer de Negocios, Marolen Martínez, presentó 100 Kilómetros de Pasión.

Publicado

-

Con una conversación entre buenos amigos, Marolen Martínez lanzó su libro 100 Kilómetros de Pasión, que es una nueva historia de amor entre dos personas que se deseaban, admiraban y respetaban. “La mejor forma de plasmar las emociones es escribiendo”, dice. Esta es su segunda obra literaria después de Decisiones, Amor y Encuentros, de 2020.

En 100 kilómetros de Pasión, señala la autora, el lector descubre una historia romántica que comienza en 1994, cuando una aventura apasionada nacería entre los protagonistas que viven muchas situaciones; luego se separan, pero años después el destino los volvería a encontrar con más amor y pasión.

La terapeuta Yosahandi Alcalá, el director de El País de los Jóvenes, Carlos Flores, y Marolen Martínez, autora del libro, relataron sus opiniones y experiencias.

En los 10 capítulos del libro también se recorren paisajes de Guatemala, es una mezcla entre las comidas, los olores y textiles de colores vivos, que al criterio de Martínez promueve el turismo. Al respecto, la escritora afirma: “No es solo narrar las emociones, sino también los rincones de Guatemala”.

“Hay que aprender a vivir sin expectativas, estar en el aquí y el ahora.” Marolen Martínez

La producción del libro está a cargo de Desarrollando Talentos (Desata) y lo puede adquirir directamente en las redes sociales de Mujer de Negocios o por medio de Amazon, tanto en formato digital como impreso.

Martínez indica que el amor es un sentimiento que ha nutrido gran parte de la historia de la literatura.
Marisol Vásquez Fotógrafo: Dafne Pérez
Seguir leyendo

ARTES

Moon Knight: La incompleta maravilla

Publicado

-

David Lepe

[email protected]

Una escena de cine que me encanta es cuando, en Memento (2000), Leonard Shelby (Guy Pearce) corre al lado de un tipo que carga una pistola. “¿Lo estaré siguiendo o yo estaré huyendo de él?”, se pregunta Leonard.

El otro sujeto comienza a dispararle, por lo que el protagonista se responde a sí mismo: “¡Okay, el que huye soy yo!” Leonard sufre de amnesia anterógrada, por lo que no recuerda muchas cosas y debe ir adivinando lo que sucede en su vida, incluidos los ataques y las defensas.

Esto tuve en mente durante el primer episodio de Moon Knight (2022), miniserie del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU, en inglés), que protagoniza Oscar Isaac y que para mí se convirtió en una maravilla incompleta. ¿Por qué? Veamos.

Los críticos se han encantado con esta actuación.

(Alerta spoiler) En el primer episodio, cuando Steven (Isaac) despierta en un país desconocido y con la mandíbula dislocada, es admirable que, aunque no se ve cómo minutos después combate y destruye a un grupo de matones y solo nos muestran a los cuerpos aniquilados, sentimos que fue una gran escena de acción.

A veces, las mejores coreografías de peleas y batallas son las que no se presentan como tal y solo se dan a entender, y motivan a nuestras mentes a rellenar los espacios vacíos. “¡Los hizo pedazos!”, pensé emocionado, aunque no vi un solo golpe.

Durante los siguientes episodios vemos a Isaac lucirse como actor físico e interpretar a dos personajes (Steven y Mark Spector) que, según la historia, ocupan el mismo cuerpo. Esto, gracias al trastorno de identidad disociativo que sufre.

Los críticos se han encantado con esta actuación. Algunos hasta lo han imaginado como un gran artista del cine mudo, en esa época en que Chaplin, con miradas y posturas, debía representar y provocar emociones.

Puedes ver Moon Knight en Disney+.

El cuarto episodio es tremendo: una mezcla de las sagas de aventuras tipo Indiana Jones y Tomb Raider, con los finales de los mejores thrillers psicológicos de M. Night Shyamalan.

Pero el quinto episodio, tan revelador como devastador, me recordó a Joel Barish (Jim Carey) en Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), recorriendo los pasillos de su memoria. No solo es espectacular en la manera en que lo relatan, también resulta asolador para el público que no quería que Steven se fuera. Nos deja en ruinas y no precisamente las de Egipto. ¿Llorar por una serie de Marvel? Siempre llega una primera vez.

Ojo, que todas estas referencias que he mencionado son, para mí, más homenajes que copias. Y con un episodio final genérico, con toda la fórmula de Marvel (pelea épica, atajos sin sentido al estilo “por el poder del guion”, regresos desde la mismísima muerte y mínimo una escena poscréditos) nos despedimos de esta serie. Ya deberíamos saber que no es recomendable calificar a una serie del MCU por su episodio final.

¡Ah, sí! ¿Y Moon Knight? Pues ahí estuvo el Caballero Luna. Tan monstruo como superhéroe. Las pocas veces que lo vimos lució imponente con sus trajes.

Como dice mi amigo Alex: cuatro buenos episodios (de seis en total) no hacen maravillosa a una serie. ¿Habrá una segunda temporada? Podemos esperar sentados, mientras nos preguntamos: ¿Un hipopótamo puede tener acento británico al hablar?

David Lepe
Seguir leyendo

ARTES

Premian proyecto artístico de mural

Mauro Yojcom, Nathan Ardón y Walter Castillo ganaron el Concurso del Mural Conmemorativo de la Unión Europea.

Publicado

-

Para sumarse a la conmemoración de los 25 años de presencia de la Unión Europea (UE) en Guatemala, con el apoyo de la Universidad Popular se lanzó hace dos meses un concurso de muralismo, que trabajaron de cerca con la Municipalidad de Guatemala.

Y en el marco de la celebración del 9 de mayo, Día de Europa, el pasado lunes se realizó la premiación del Concurso del Mural Conmemorativo 25 años trabajando juntos por la paz y el desarrollo sostenible.

La obra ganadora es Trascendencia, una propuesta elaborada por los jóvenes artistas Mauro Yojcom, Nathan Ardón y Walter Castillo. El equipo recibirá un premio de Q100 mil por su creatividad y para la elaboración del mural conmemorativo.

Durante la actividad, el embajador de la UE en nuestro país, Thomas Peyker, expresó: “La elección de la obra ganadora fue una decisión unánime del panel calificador, que reconoce que esta expresa, con su modernidad y creatividad, la esencia de la amistad entre la Unión Europea y Guatemala”.

Los artistas explicaron durante la ceremonia que la idea de su obra consiste en la composición de dos retazos de traje típico, con rombos que denotan la orientación que tenían los ancestros sobre los puntos cardinales. Incluyen aves, que significa que no hay fronteras ni límites.

al evento asistieron embajadores de los estados miembros de la Unión Europea, autoridade y del Gobierno, entre otros.

“Se transportan y comunican a través del aire y el movimiento”, enfatizó Ardón. Agregó que, con Mauro y Walter, a través de esa composición, transmiten el mensaje de que la distancia, que exista geográficamente, se acorta al momento de querer compartir los unos con los otros.

El mural ganador se estará elaborando en los exteriores de un inmueble ubicado en el perímetro de la zona 1 de la ciudad capital y se inaugurará para el público a finales de 2022.

Marisol Vásquez Fotógrafo: Cecilia Vicente
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

DCA Mundo 14

Directorio

 

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.