Suben la cosecha

La delegación guatemalteca que compite en los XVIII Juegos Bolivarianos aumentó ayer su cosecha de medallas al conquistar 4 preseas doradas, 2 de plata y 2 de bronce, que sumadas a las 8 del domingo alcanzan la cifra de 16, para mantenerse en el cuarto puesto del medallero.

El representativo azul y blanco dio la talla con la actuación de Jazmine Matta, quien en la modalidad de rifle de aire con blancos a 10 metros tuvo una faena extraordinaria con 415.9 puntos, que le valieron una nueva marca nacional.

Matta volvió a subir a lo más alto del podio al conseguir el oro por equipos en esta misma prueba, esto junto a sus compañeras Polymaría Velásquez y Tatiana Linares, quienes acumularon mil 222.3 puntos.

En la rama masculina en pistola a 50 metros, el equipo de Albino Jiménez, José Vidal y Wílmar Madrid también subió a lo más alto del podio al sumar mil 600 puntos. En la prueba individual, Jiménez se quedó con el metal de plata.

Siempre en el polígono de la subsede en Cali, pero en armas de caza, Jean Pierre Brol hizo gala de su puntería y superó a sus rivales para quedarse con la presea dorada. Su equipo, no obstante, solo alcanzó a colgarse el bronce.

Vega, insatisfecho

Las otras preseas del día llegaron por la tarde en gimnasia. Jorge Vega se quedó con la de plata en la prueba de suelo, mientras que en anillos ocupó el quinto lugar.

El gimnasta no ocultó su descontento por la forma en la cual lo calificaron los jueces, pues, a su parecer, su rutina merecía más (14.033), pero se inclinaron por el local, Jossimar Calvo (14.233).

“Yo estaba peleando por el oro, y creo que fue la mejor actuación que he hecho este año; sin embargo, la nota no fue la que yo esperaba”, dijo el quinto del mundo.

Ana Palacios ejecutó una buena rutina en las barras asimétricas, lo cual le valió para su primera medalla bolivariana, que fue de bronce.

Max S. Pérez