Siete años de mi vida en Mingob

Fue impresionante la escuela de la Administración Pública en el Ministerio de Gobernación, que paralelamente a mi doctorado en Administración Pública y Políticas Públicas, me enseñó mucho para la vida. Me tocó hacer estrategias de comunicación, asesorar en temas sensibles para vicedespachos y para el despacho ministerial. Aporté como analista mediático político, se atendieron mesas técnicas y de diálogo interinstitucionales y con representantes sociales y líderes comunitarios, en el abordaje de la conflictividad social, desde la prevención y luego con aportes en seguridad. Siete años de trabajo entregados según los distintos términos de referencia, y en tiempos distintos a Dios, Guatemala y mis jefes Dinora Yax Tay, Miguel Angel Balcarcel, Nery Abilio Ramos y Francisco Rivas Lara, quienes se convirtieron en mi referencia profesional en el ir de la vida y a los que les agradezco inmensamente la oportunidad brindada, espero haber cumplido con lo solicitado y haber aportado para mi país y su gente, que siempre fue mi principal objetivo, asesorar en mis especialidades para aportar al desarrollo de Guatemala y contribuir con el aporte específico para las necesidades de los ciudadanos.

Todo principio tiene un fin, por supuesto, uno no quisiera que eso llegara a concluir, cuando se trata de un trabajo, pero la realidad es otra, los cambios políticos cambian de giro a la vida laboral. Eso es normal, se tiene que tener madurez para recibir la noticia de Recursos Humanos, más en el momento en que llegan los responsables con aquella preocupación por ser los encargados de la mala noticia. Quedo satisfecho por la oportunidad que me dieron, desde el Viceministerio de Prevención, Sistema Nacional de Diálogo, Policía Nacional Civil y Despacho del Ministerio de Gobernación y unos días en el Vicedespacho de Seguridad, no puedo decir que cierro el círculo, porque uno no sabe que le depara la vida. Lo único es que me voy satisfecho del deber cumplido y agradecido con los que confiaron en mí.

De todo lo emocionante, agradable y positivo en esos siete años fue llevar la representación del Estado de Guatemala ante el Examen Periódico Universal sobre el tema de los Derechos Humanos, ante la Organización de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza. Eso quedó grabado en mi mente. Espero que mis servicios profesionales siempre hayan sido oportunos, transparentes y sin sesgo. Mis exjefes tendrán la palabra. Nunca recibí reclamo, llamada de atención, al contrario, siempre palabras de estímulo y agradecimiento, que lo confieso abiertamente, fue lo que me motivó para avanzar y aportar. Gracias por la confianza amigos de la Comisión Presidencial de Diálogo, Secretaría de Asuntos Agrarios, PRONACOM, Gobernadores Departamentales, Alcaldes y demás instituciones en las que compartí experiencias, la vida es corta, el mundo da vueltas y, al rato nos volveremos a ver, por el momento gracias por compartir su amistad con este humilde servidor en el Ministerio de Gobernación y como asesor del mismo en otras entidades. Bendiciones para todos.

Rolando Castillo