Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Ser parte del movimiento voluntario

El hecho de compartir y preocuparse por los demás es una necesidad, no un acto de caridad.

Publicado

-

El hecho de compartir y preocuparse por los demás es una necesidad, no un acto de caridad.

La nueva agenda de desarrollo sostenible abre otra oportunidad de acabar con los motivos subyacentes que mantienen las desigualdades y obstaculizan el progreso en el mundo. El voluntariado es una plataforma singular desde la cual se pueden potenciar acciones innovadoras para el desarrollo y, con ello, hacer de esta nueva agenda el camino definitivo hacia una sociedad más justa.

No parece que exista una causa única que lleva a las personas a ser voluntarias. Del mismo modo, tampoco podemos hablar de “un voluntariado” o de una única definición. Existen tantos voluntariados como acciones altruistas se llevan a cabo. Sin embargo, hay una definición que me parece especialmente acertada del programa de voluntarios de las Naciones Unidas en su informe sobre el tema en el mundo de 2011: 

“El voluntariado es una expresión de la participación del individuo en la comunidad a la que pertenece. La participación, la confianza, la solidaridad y la reciprocidad son valores basados en la comprensión compartida y en un sentimiento de deber común, que se refuerzan mutuamente y ocupan un lugar central en las esferas de la gobernanza y la buena ciudadanía. El voluntariado no es una reliquia nostálgica del pasado. Es nuestra primera línea de defensa contra la atomización social en un mundo en vías de globalización. Hoy, puede que mucho más que nunca, el hecho de compartir y preocuparse por los demás es una necesidad, no un acto de caridad”.

Sean cual fueren las motivaciones o definiciones, el caso es que las cifras hablan por sí solas. Miles de personas en todo el mundo participan de este movimiento. En Guatemala por ejemplo, la Encovi de 2011, señaló que un 12.5 por ciento del total de la población guatemalteca participa o es miembro de una organización o asociación. 

Las personas voluntarias con frecuencia aluden a la sensación de bienestar que les ofrece servir a los demás, cambiar las cosas, participar, involucrarse. Pero además, por medio de los diferentes ejemplos de participación voluntaria en el mundo, vamos aprendiendo que el voluntariado también conquista y habilita espacios para grupos vulnerables, que tiene una relación directa con el activismo social, crea modelos de desarrollo donde la persona es el centro; y, entre muchas otras cosas, ayuda a mejorar la rendición de cuentas e impulsa la receptividad institucional. Ahora, solo queda sumarnos.

Seguir leyendo

COLUMNAS

San Miguel Chicaj y su fiesta patronal

Publicado

-

Eugenia de León

[email protected]

Caracterizada por la multiculturalidad de sus pueblos y de la riqueza de su tierra y su gente, Guatemala nos brinda infinidad de destinos por descubrir. De acuerdo con el Inguat, 377 591 turistas llegaron a Guatemala entre el 15 y el 17 de septiembre pasados; la ocupación promedio hotelera fue del 91 por ciento, que se traduce en una derrama económica de Q320 millones. Esta revitalización turística se traduce en fuentes de empleo, turismo comunitario dinamizado y nuevas oportunidades de inversión en el sector. 

Hay una invitación del país a conocerlo, así que, en este espacio, vamos a dar algunas pinceladas de las comunidades y pueblos que concentran una hermosa magia y nos da la bienvenida, como lo es San Miguel Chicaj, municipio de Baja Verapaz, con un clima estupendo para actividades al aire libre.

Su nombre se deriva de los dos términos: Chi, que significa “en”, y Caj, que quiere decir “cielo”. Para hacer honor a su nombre, adentrarse en San Miguel Chicaj es como llegar al cielo.

”Un pueblo en el cielo“.

Con un agradable clima, es perfecto para iniciar un recorrido para descubrir sus riquezas desde muy temprano en la mañana. Se encuentra a 160 kilómetros de la ciudad de Guatemala. 

Es uno de esos pueblos llenos de tradiciones. Su fiesta patronal, en honor de San Miguel Arcángel, se celebra cada 29 de septiembre. Es muy entretenido acudir a presenciar la elaboración de coloridas alfombras que le darán paso a la procesión de San Miguel, que recorre las calles del pueblo bendiciendo a los feligreses. 

A las 10 de la mañana se celebra una misa, que los pobladores acompañan con las melodías de la marimba. 

Hay un desfile muy colorido, en el que participan chicos y grandes, y dentro de las danzas tradicionales se puede presenciar el Costeño, el de Animales y la Pichona, así como los Mazates

Los turistas gustan de apreciar estos bailes que forman parte de la cultura guatemalteca. 

Los días de la fiesta patronal se viven al máximo por los lugareños. 

La comida tradicional como el kakik, que es chompipe, como se le conoce al pavo, en un recado picante muy famoso en esta parte del país. Los abuelos enseñan a los hijos y nietos a participar de las
actividades.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

ARTES

¿Qué vimos en 2002?

Hubo espacio para algunas superproducciones de aventura.

Publicado

-

David Lepe

[email protected]
Foto: Cortesía Touchstone Pictures

Hablemos de cine. El año 2002 tiene una gran peculiaridad, sobre todo para un país como Guatemala, en donde la mayoría de películas a las que se tiene acceso son distribuidas desde Estados Unidos. 

Debido al duelo que aún vivía ese año el país norteamericano provocado por los ataques del 9/11, todo proyecto de largometraje relacionado con risas, brillo o violencia explícita, tenía altas probabilidades ser rechazado por el público o que la misma distribuidora lo guardase en una caja fuerte.

Hubo espacio para algunas superproducciones de aventura de sagas (Star Wars: Episode II – Attack of the Clones, The Lord of the Rings: The Two Towers y Harry Potter and the Chamber of Secrets), pero también destacaron filmes dramáticos de presupuesto mediano. Algunos de estos fueron: The Hours, In America, About a Boy, Igby Goes Down, The Good Girl, Moonlight Mile, 40 Days and 40 Nights y Birthday Girl.

Y aunque se estrenaron filmes de vacas sagradas de Hollywood como Roman Polanski (The Pianist), Steven Spielberg (Catch Me If You Can), Martin Scorsese (Gangs of New York) y Brian De Palma (Femme Fatale), también hubo espacio para los entonces conocidos como “los nuevos cuentahistorias del cine”, quienes ahora han cimentado su nombre como algunos de los mejores cineastas en la actualidad. Me refiero a David Fincher (Panic Room), Christopher Nolan (Insomnia), Alexander Payne (About Schmidt) y M. Night Shyamalan (Signs).

Hubo espacio para algunas superproducciones de aventura.

También se dejó un rincón privilegiado para extravagantes títulos que hicieron dar vueltas a nuestras cabezas, como Secretary, con las actuaciones de Maggie Gyllenhaal y James Spader; Adaptation, dirigida por Spike Jonze y escrita por Charlie Kaufman; y Punch-Drunk Love, del director Paul Thomas
Anderson. 

Y el cine fuera de Estados Unidos tuvo un resplandor maravilloso. Se publicaron obras tan hermosas como inolvidables, entre estas la mexicana Y Tu Mamá También (de Alfonso Cuarón), la brasileña Ciudad de Dios (de Fernando Meirelles), la japonesa El viaje de Chihiro (de Hayao Miyazaki), la francesa La Profesora de Piano (de Michael Haneke) y las españolas Hable con ella (de Pedro Almodóvar) y Lucía y el Sexo (Julio Medem).

Una de mis favoritas ese año, si me das permiso para compartirla, estimado lector, es la maravillosa 25th Hour, de Spike Lee. No solamente une a tres de mis actores favoritos (Edward Norton, Philip Seymour Hoffman y Rosario Dawson), también relata una historia post 9/11 que mantiene al espectador pensando e imaginando escenarios desde los primeros minutos.

Otros largometrajes que me encantaron fueron el documental Bowling for Columbine, que tuve la oportunidad de verlo en la hermosa sala principal de la Cineteca Nacional de México; y 24 Hour Party People, filme autobiográfico acerca de la comunidad musical de Manchester entre 1976 a 1992, el cual lo conocí gracias a un extraño y desordenado festival de cine británico. No todos los días podemos admirar la primera presentación en vivo de The Sex Pistols.

Por último, cabe recordar que la locura actual de las películas de superhéroes comenzó en 2002, con Spider-Man, filme que a pesar de tener efectos visuales que no han envejecido bien, nos relata una historia con corazón que muchos guardamos con admiración y cariño.

Y pensar que, con tantas hermosas películas, Chicago fue elegido “Mejor filme” ese año por los Oscar. Pero, bueno, ¿qué sabemos nosotros de cine?

David Lepe
Seguir leyendo

COLUMNAS

Repensar la movilidad cotidiana (II)

Publicado

-

Juan José Pons 

Investigador del Instituto de Biodiversidad y Medioambiente y profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra.

De esta forma, otorgando la importancia que merece la movilidad urbana y volviendo a los desplazamientos ocupacionales con los que comenzábamos, el hecho de que estos se concentren en el tiempo (en unos días de la semana y a unas horas muy concretas) y en el espacio (con destino en los grandes centros atractores de viajes como hospitales, universidades, polígonos industriales, etc.) permite arbitrar buenas soluciones de movilidad.

O al menos más sencillas que cuando se quiere actuar sobre los desplazamientos por motivos personales (ocio, compras, gestiones, etc.), generalmente más dispersos en el espacio y de carácter más esporádico.

Por tanto, esto supone una gran oportunidad para que las administraciones y los gestores del transporte público enfoquen sus políticas hacia este tipo de movilidad, que por sus características se prestan muy bien a la implantación de soluciones alternativas al uso del coche privado.

La decisión última sobre cómo nos movemos corresponde a cada persona, en función de sus circunstancias y posibilidades.

La realización de planes de movilidad sostenible a escala urbana y, particularmente, de planes de movilidad al trabajo (los centrados en una empresa o institución o en un conjunto de ellas) son una excelente manera de tomar conciencia y de identificar acciones concretas que permitan cambiar la movilidad de las ciudades.

El comienzo de curso, coincidente con la celebración de la Semana Europea de la Movilidad (16-22 de septiembre de 2022), es un buen momento para repensar nuestra movilidad diaria al centro de trabajo o al lugar de estudios. Aunque las ciudades actúen favoreciendo el desarrollo del transporte público y de los medios no motorizados, la decisión última sobre cómo nos movemos corresponde a cada persona, en función de sus circunstancias y posibilidades.

En ocasiones no hay alternativas razonables al uso del automóvil, pero en la mayoría de los casos es cuestión de plantearse un pequeño cambio de hábitos del que nos beneficiaremos todos. Puede parecer mucho esfuerzo para un resultado inapreciable en el conjunto de una gran ciudad, pero alguien tiene que empezar… Y podemos ser nosotros.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.