Se complican

La Selección chilena sufrió un puñal en el pecho con la lesión de Alexis Sánchez ayer, que lo dejó fuera del partido con Colombia y en evaluación para el duelo con Uruguay, por la clasificatoria al Mundial de Rusia 2018.

El delantero sintió molestias durante la práctica, causando inmediatamente alarma en el cuerpo técnico del entrenador argentino Juan Antonio Pizzi y los médicos del equipo, quienes lo sacaron del complejo Juan Pinto Durán y lo llevaron a una clínica, donde se confirmó la baja.

“El deportista permanecerá en Santiago, bajo tratamiento y en evaluación para el encuentro frente a Uruguay”, indicó la Federación chilena en un comunicado.

La nota indica que Sánchez sufre “una lesión muscular de bajo grado”, por lo cual Pizzi decidió mantenerlo en Santiago para lograr su recuperación, de cara al partido con los charrúas.

La baja del futbolista, de 27 años, es un golpe duro para Chile, que confiaba en replicar el gran momento que pasa en el Arsenal contra Colombia, un duelo complicado en el que Pizzi requiere de todos sus hombres para sumar unidades mañana en Barranquilla.

Una ausencia más

La ausencia de Sánchez es un dolor de cabeza para Pizzi, ya que la roja tampoco contará con Gary Medel (Inter/Italia), quien, si bien viajó con el resto del seleccionado chileno, está suspendido para el duelo con los cafeteros, pero retornará para el cotejo con Uruguay.

A esto se suman las dolencias del delantero Édson Puch (Necaxa/México), quien no se entrenó con el equipo y solo llevó a cabo un trabajo físico en el gimnasio, por lo que su presencia contra los cafeteros se mantiene en  duda.

Chile tiene 16 unidades, mientras que Colombia suma 17, una mínima diferencia que convierte a ambos en rivales directos por uno de los boletos a Rusia.