Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Rutina

En fin, consolidar la afición a un mundo que no nos es propio.

Avatar

Publicado

-

En fin, consolidar la afición a un mundo que no nos es propio.

De lunes a viernes al despertar, siempre está oscuro, como de noche. Últimamente, la hora para levantarse ha tenido que adelantarse 5 minutos. Y otra vez, 5 minutos más. El tránsito que se encuentra al salir igualmente es mayor cada mañana. Antes el afán era por encontrar un bus con asientos disponibles. Ahora lo es por encontrar un espacio en el vehículo para no ir colgado de alguna de las puertas. Las personas más o menos hacen la fila, pero siempre hay los que no. Es molesto, pero es mejor callar. No se sabe, alguien puede estar armado.

Ante la cantidad de carros, el tránsito es lento. Muy lento. Como el descanso no fue suficiente, los ojos se cierran primero por instantes. Luego, si el agotamiento se impone, se cierran por minutos para luego despertar abruptamente y con algo de pena. Cuando ya han transcurrido los primeros 30 minutos de cada mañana, el rumbo a la labor diaria se produce en medio de un entorno gris.

Las luces rojas de los que van adelante se aprecian en una intermitencia que nos grita en el silencio. Un mutis que a veces es interrumpido por el sonido de la bocina de alguien que se desesperó con angustia e impotencia, por otro automovilista que se le coló en la fila, que se aprecia interminable. Cada mañana la historia se repite en un punto diferente.

Antes, si ibas en un asiento podías leer, pues el transitar era pausado, pero constante. Ahora es lento y abrupto por momentos. Jalonea el conductor. A veces a todos sacude al frenar. No se puede leer. No es aconsejable. Se llega al destino, después de transcurridos 120 minutos, a veces un poco más, luego de levantarse. Se caminan unas cuantas cuadras y ya se está a las puertas del trabajo. Esta rutina se habrá de repetir al retorno. Y así cada día. Todos los días de lunes a viernes.

El deterioro de los buses es constante. En qué momento le rompen una tabla al respaldo o al asiento, ni lo imagino. Quién hará tal cosa si a todos nos es útil. No se entiende muchas veces cómo es que se llegó a tal abandono. ¿Leyó usted ese reportaje que dice los miles de millones de quetzales que recibieron en subsidio los transportistas? ¡Qué barbaridad! Todo ese dinero se esfumó. Nadie da cuenta de ello.

Y así ha pasado en la llamada obra gris. Las carreteras. Los puentes. En casi todo. No hay calidad del gasto. Es el despilfarro para unos pocos. Muy pocos ¿Y por qué ha tenido que ser así? ¡No sabemos la respuesta! ¿O no la queremos encontrar? Mejor no pensar en ello. Molesta y poco o nada se puede esperar que cambie. Volver a perderse en los juegos del futbol europeo. Divagar alrededor de esos torneos. O en las telenovelas. En fin, consolidar la afición a un mundo que no nos es propio. Afanarse por el mérito que se alcanza en otras latitudes. Perderse en lo cotidiano para transitar por la vida en medio de la asfixiante rutina que nos ha impuesto la constante de mediocridad que nos rodea ¡Vaya vida!


Walter del Cid
Seguir leyendo

ARTES

Moby, de regreso a lo básico

Avatar

Publicado

-

Uno de los artistas más importantes de la década de 1990, Moby, lanzó su  álbum 17, All Visible Objects. El disco lo regresa al mapa del pop, después de adoptar un bajo perfil durante 10 años. ¿Qué hacía Moby? Pues vivir, y comer de remixes y música ambiental.

Tengo que reconocer que le perdí el rumbo a Moby. Por alguna razón salió de mi radar musical, sobre todo porque en varios discos se repetía a sí mismo, y hoy lo vuelve a hacer a medias. Él siempre seguía presente. Me lo encontré en la película The Equalizer, con el maravilloso cover New dawn fades que le hizo a Joy Division.

El último álbum que escuché de él fue Hotel (2005), con Lift me up, y no supe más. Creo que me empalagué de ternura y dibujitos cursis. All Visible Objects es un disco refrescante, agresivo y vitaminado, sin el ingrediente blues que tanto lo caracterizaba en sus primeras producciones.

Durante los últimos 20 años, Richard Mellville Hall (Moby) estuvo buscando material para sus malogradas memorias. Hace poco se metió en problemas con Natalie Portman, peleó con Eminem, y tuvo un poco de alcoholismo, adicción al sexo y abuso de drogas. Es decir, estuvo ocupado viviendo.

All Visible Objects es un golpe de realidad y sobriedad, lo cual permitió inspiración y creatividad en estos 11 cortes. Las canciones pueden comprarse, y las ganancias serán donadas a 11 diferentes organizaciones de caridad. Es por esta razón que el disco no se encuentra en las plataformas de streaming, aún.

El álbum se inicia con Morningside, y es el Moby superestrella y súper DJ que todos esperamos. Tiene pasajes espaciales y un tecno delirante. My only love es una carta al único y verdadero amor que se fue. Un ritmo nostálgico y frenético la vuelven intensa.

Refuge tiene mucho de efectos y voces, parecido al grupo Faithless, pero es una canción que se disfruta. El tema contó con la colaboración del poeta jamaiquino Linto Kwesi Johnson. One last time muestra el trabajo vocal de Apollo Jane, cuyo aporte encontraremos en otros cortes del disco.

Power is taken incluye la colaboración del batería de Dead Kennedys, DH Peligro, y el rapero Boogie. Es un ritmo frenético sobre una estrofa que invita a retomar el poder. Rise up in love es una melodía bailable, con una base tecno-ambiental.

También encontramos las puramente instrumentales, como Forever, que tiene un ritmo tecno. Separation es una composición instrumental con un ambiente de cuerdas distorsionado; y Tecie tiene un loop vocal de Jane sobre instrumentos de percusión, y un piano que eleva la tensión. Por último está la que le da título al disco, All visible objects, una pieza de piano con toques nostálgicos y ambientes densos.

La buena noticia es que suena a Moby. La placa desentierra sonidos básicos que le sirvieron para revolucionar el mercado y hacerse notar; y, de nuevo, lo logra. También nos causa un poco de extrañeza que con todo lo que Moby experimentó en los últimos 15 años, este álbum no sea un manual del lado oscuro.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

Da 5 Bloods, una película marca Spike Lee

Avatar

Publicado

-

El cine de autor transgresor marca Spike Lee Joint siempre es emocionante de ver y regocijarse. De esa entrañable Do The Right Thing, pasando por la épica Malcom X, la feroz 25th Hour y la gran BlacKkKlansman, ahora toca celebrarlo con Da 5 Bloods, una cinta apadrinada por Netflix.  

Sin duda, Lee es la voz que más presencia y fuerza tiene en EE. UU. sobre la dignidad y el papel que el afroamericano tiene en la Gran América secuestrada por Trump, un reality que ya perdió su chiste. Controversial, sin miedo y fiel a su voz como artista y como afroamericano, el director logra cautivarnos con una película en la que nos muestra el rol que tuvieron los afroestadounidenses en la Guerra de Vietnam.

El realizador usa a cinco amigos, que se hacen llamar Bloods (Sangres), para adentrarnos en los rastros del conflicto que marcó a una generación de estadounidenses, con no menos de 58 mil muertos, y 1 millón 300 mil entre Vietnam del Norte y del Sur. Los cuatro amigos que sobreviven planean regresar por los restos de Norman, interpretado por Chadwick Boseman, quien era su líder. El otro plan es recuperar un cofre de oro que enterraron en la selva. Este oro lo entregaba el Gobierno de EE. UU. a nativos, para comprar armas, y así ayudar a su causa.

Lo que siempre encanta del cine de Spike es ver a actores secundarios que dejaron huella en sus películas, como el caso de Delroy Lindo en Malcom X e Isiah Whitlock Jr en 25th Hour; y, recientemente, Paul Walter Hauser y Jasper Pääkkönen, como integrantes del KKK. Las secuencias de intérpretes flotando en tomas y las confesiones de los personajes en primer plano son parte de la marca registrada en la filmografía del director estadounidense.

A pesar de las tragedias personales de cada protagonista, la amistad entre los Bloods es lo que más destaca en la cinta, y después de muchos años continúa intacta. Norman, el líder ausente, es quien les enseña a comportarse como afroamericanos de bien, honrados, rectos e íntegros. El personaje de Norman está inspirado en la figura de Martin Luther King Jr., cuyos valores siguen vigentes.

Luego tenemos la búsqueda del cofre de oro que, de una u otra manera, será una compensación por haber luchado por su país, ante el olvido sistemático del Gobierno a los veteranos de guerra. La empresa no será fácil, y tendrán que adentrarse en la selva espesa, donde aún existen mercenarios y minas personales que intentarán hacer más complicada la misión.

Como en cada una de sus películas, Lee hace un llamado de conciencia sobre la violación de los derechos humanos de la comunidad afroamericana, represión abanderada por el presidente de turno y ejecutada por las fuerzas policiales de casi todo el país.

Directores como Antoine Fuqua, el fallecido John Singleton y el mismo Spike son las voces más fuertes que pelean por la igualdad social y el fin del racismo en EE. UU. Da 5 Bloods es el documento cinematográfico de que la lucha continúa vigente. Muy recomendada.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

LOS BOLETINES DE STAN

Avatar

Publicado

-

En 1965, Marvel Comics se había consolidado como una editorial de historietas exitosa, gracias a títulos como los Fantastic Four y Spider-Man. No conforme con eso, el editor Stan Lee deseaba interactuar con los aficionados de Marvel en un tono afable e informal, compenetrando al equipo editorial y a los jóvenes lectores, convirtiéndolos en cómplices de las historias que se publicaban.

Lee retrabajó las secciones de Cartas al Editor de sus publicaciones, creando así los  Marvel Bullpen Bulletins. El bullpen del título es un término deportivo usado en el beisbol, el cual también se empleaba para aludir a espacios de oficinas sin divisiones entre los escritorios, como los que se usaban en las oficinas de editoriales de la época. La nueva sección, ahora de dos páginas, contenía cartas de los lectores, pero además incluía noticias e información de otros títulos publicados, todo siempre presentado en un tono cordial y alegre, el cual se convertiría en el estilo editorial característico de Marvel. 

Dos años después hizo su aparición Stan’s Soapbox, el púlpito desde el cual Lee se dirigía mensualmente a sus feligreses, los fieles lectores de Marvel, hablándoles con un tono más sincero y menos mercantilista que en otras partes de la revista. Inicialmente, Lee se limitaba a comentar sobre el avance de sus títulos, ocasionalmente mencionando a sus colaboradores con amistosos apodos, como Fabulous Flo Steinberg y Jovial Joe Orlando. Pero, poco a poco, el editor fue abordando temas más escabrosos, como la guerra de Vietnam y la discriminación racial. Cuando algunos lectores se quejaron del tono moralista de algunas historias, Lee contestó que “una historia sin un mensaje carece de alma”. 

En 1972, Lee se retiró de su puesto de editor en jefe y dejó los Bulletins en manos de sus sucesores, aunque siguió escribiendo su columna hasta finales de la década. En 2009 Marvel Comics y The Hero Initiative recopilaron todas las columnas escritas por Lee de 1967 a 1980 en un libro titulado Stan’s Soapbox: The Collection.

Pero no todos fueron fans de los Bulletins, empezando por algunos de los creativos de Marvel. Unos, como Jack Kirby, refunfuñaban en lo privado, aunque le seguían la corriente a Lee; pero otros, como Steve Ditko, estaban furiosamente opuestos a la ficción de una amistosa fraternidad. 

Los Bulletins fueron objeto de mofa en 1963, en una miniserie escrita por Alan Moore, que satirizó muchos de los clichés de la Era de Plata de los Cómics. En un segmento titulado el Sixty-Three Sweatshop, Moore escribe jovialmente como Affable Al, un editor tiránico que vive tomando crédito por las creaciones de otros y promocionando todo tipo de mercadería a sus lectores.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Fernando López
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2020 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.