Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Respecto del párkinson

Avatar

Publicado

-

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson, fecha que se adopta en 1997 en honor a James Parkinson, médico de profesión que descubrió esta enfermedad. Obedece a un trastorno neurodegenerativo, que deriva en diversos grados de discapacidad, ya que afecta la autonomía de quienes la sufren. Hasta no hace mucho, se creía que solo se podría observar en personas adultas mayores, pero puede ser en cualquier etapa de la vida.

Es una enfermedad que se desarrolla en hombres y mujeres de todo estrato social, la que se manifiesta a través de movimientos involuntarios cada vez menos controlables. Al punto en que los afectados tienen dificultades para alcanzar y sostener objetos, ingerir alimentos y movilizarse de un lugar a otro por su propio medio. Se le considera como la segunda enfermedad degenerativa con graves consecuencias en la independencia de los seres humanos, después del alzhéimer.

Se estima que actualmente en el mundo hay alrededor de 10 millones de personas que la padecen, quienes, además de cuidados y tratamientos muy costosos, requieren la comprensión del mundo que les rodea. Por lo que, en el marco de esta fecha conmemorativa, es justo y pertinente pensar en qué hacemos por los seres afectados que, como se ha indicado, se da en cualquier estrato social.

La OMS adoptó el 11 de abril como el día conmemorativo de la enfermedad.

Por lo mismo, se puede manifestar en cualquier miembro de nuestro núcleo familiar. Muchos de los afectados son abandonados o las familias no cuentan con los recursos necesarios para su cuidado y tratamiento, un asunto que lleva a considerar la urgente necesidad de implementar programas de apoyo, tanto desde el esfuerzo de organismos estatales como de organizaciones no gubernamentales. Pensar en que son semejantes que requieren de protección, respeto y la solidaridad de su entorno.

La OMS adoptó el 11 de abril como el día conmemorativo de la enfermedad, fecha de nacimiento de Parkinson, quien se percató de que tenía este problema de salud cuando cuidaba de los tulipanes de su jardín, ya que era aficionado a la jardinería, por lo que el símbolo de esta afección es precisamente una flor roja. Mucho se ha dicho y escrito sobre el párkinson, pero se concluye que se requiere de altas muestras de solidaridad y comprensión hacia quienes la padecen.

Sebastián Toledo
Seguir leyendo

OPINIÓN

La accesibilidad en la Información Pública

Avatar

Publicado

-

Por: Consejo Editorial CONADI

La Unidad de Acceso a la Información Pública a cargo de la Dirección de Comunicación Social del Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad (Conadi), fue consultada por Eurosocial, organismo internacional que realiza un estudio sobre las políticas de acceso a la información pública y la incorporación de mecanismos accesibles para personas con discapacidad. El diagnóstico se realiza en cinco países: Guatemala, México, Panamá, Paraguay y Perú, a través del análisis del desempeño de los órganos garantes de acceso a la información, así como desde la escucha activa de actores relevantes en el tema.

El Conadi informó sobre los esfuerzos realizados para la implementación de mecanismos accesibles en su página web, como voz robótica, que se activa automáticamente al ingresar al sitio; también se cuenta con la opción de contraste de colores y magnificador de pantalla, en apoyo a personas con discapacidad visual. En la sección de Acceso a la Información Pública, se cuenta con información de oficio en audio y datos abiertos. Asimismo, se han publicado leyes audibles con voces sintetizadas y humanas y audiovisuales que incluyen intérprete de lengua de señas.

La accesibilidad en la web ha sido promovida por el Conadi, ante el sector público y privado, con el propósito de dar cumplimiento al derecho a la comunicación e información de las personas con discapacidad. En tanto, la accesibilidad de la información pública ha sido abordada por el Conadi ante la Secretaría de Acceso a la Información Pública (Secai), de la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Comisión de Transparencia y Probidad del Congreso de la República y ante la Dirección de Rendición de Cuentas e Información Pública de la Comisión Presidencial contra la Corrupción.  En consecuencia, se realizó la Ley de Acceso a la Información Pública en versión audible y en lengua de señas y se promovió para que fuera publicada en los sitios web de instituciones de gobierno.

Para 2022, el Conadi tiene previsto en el Plan Operativo Anual realizar talleres de capacitación sobre la accesibilidad digital y promover la inclusión de estos mecanismos en la información pública, para garantizar el cumplimiento de la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.  

Colaborador DCA
Seguir leyendo

OPINIÓN

Nuestra relación con la tecnología

Avatar

Publicado

-

Pia Martabit

Docente Instituto de Humanidades / Universidad del Desarrollo

Parece ser que clasificar a la tecnología como un mal o como un bien es un tema reiterado en las últimas décadas, y a pesar de las consideraciones y alertas de diversas áreas de la ciencia y sus expertos, desde la Salud hasta las Humanidades, el progreso tecnológico sigue avanzando. Nuevas innovaciones y desarrollos tecnológicos generan emoción, porque abren mercados y cierran, al parecer, problemas de la vida diaria y de las limitaciones del cuerpo.

La creación de la tecnología es, al fin y al cabo, aquello que más nos distingue de otras formas de vidas que conocemos, por lo menos a simple vista. Y lo que nos ha permitido la vida moderna actual. Pero ¿cuántos de nosotros hemos definido su relación con su teléfono inteligente, y la de otros, como buena o mala? ¿Cuántos de nosotros juzgamos a las generaciones más jóvenes por su “dependencia” con estos aparatos?

Resulta que sobre las tecnologías hay una discusión moral constante sobre si son neutrales, buenas o malas. Si nos llevarán a una utopía o a una distopía. Pensemos en las armas, en los refrigeradores, en los automóviles, en los acueductos, en las vacunas y en el internet, y podemos rápidamente clasificarlas entre buenas y malas de acuerdo con nuestra propia experiencia y conocimientos (y prejuicios) sobre el uso y desuso de estas tecnologías.

Juzgamos estas tecnologías por sus efectos en nosotros mismos, si es que nos hacen bien o mal, y establecemos entonces una valoración.

Al internet lo culpamos de que los niños ya no juegan, de las noticias falsas y desinformación, de la existencia de nuevas amenazas a manos de hackers, y de la deshumanización de nuestras sociedades.

Incluso lo podemos culpar de nuestra polarización y de nuestros conflictos violentos actuales, de terrorismo, de radicalización, de organización de la violencia.

Me parece que es una acusación injusta. Se nos olvida nuestro pasado humano, lleno de fundamentalismo, de dogmatismo, de conflictos y de guerras. Se nos olvida que las mentiras no se inventaron en Twitter, y que las redes sociales o los vínculos sociales no aparecieron con Facebook.

Se nos olvida que las tecnologías son herramientas. Se nos olvida que es el factor humano que les quita la neutralidad, que un arma no es un arma hasta que se ocupa para ejercer la acción de atacar. Se nos olvida que el bien y el mal proviene de nosotros.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

OPINIÓN

El armario del Cid Campeador (I)

Avatar

Publicado

-

Judith Alegría y Antonio Rubio Martínez 

Revista Nuestro Tiempo

El Cid ha recorrido desde su muerte la historia vistiéndose según los intereses del modista. El Cantar, semillero de la literatura española, presenta un modelo de caballero al que seguir; la Guerra Civil lo toma como símbolo de los vencedores y de los vencidos; Hollywood lo transforma en el portavoz de un discurso pacifista en plena Guerra Fría; Pérez-Reverte lo devuelve al realismo, ahondando en su humanidad; y Amazon lo convierte en protagonista del Juego de tronos patrio. Así, el Cid es una muñeca rusa a la que cada siglo le pintó su traje.

“¡Ahora verás, bandido! ¡Toma esa! No huyas, cobarde. La próxima vez te las haré pagar. Soy Ruy Díaz el de Vivar, hijo de don Diego y caballero del rey”. Rodrigo se acordaba de aquellos combates cuando, con una espada de verdad al cinto y un caballo aún sin nombre, corría lanza en ristre hacia las filas enemigas. Confiaba su suerte al lazo de Jimena; todavía manchaba su espada la sangre del padre de ella. Quién le hubiese dicho al crujir su escudo bajo el arma rival que tiempo después habría de recoger todo lo que cupiera en el zurrón para abandonar su tierra por orden de su rey. 

Lo empujaron al destierro envidias que le negaban cualquier cobijo. Salían de Burgos Ruy Díaz y sus hombres cuando se acercó una niña: “Non vos osariemos abrir nin coger por nada; si non, perderiemos los avieres e las casas, e aun demás los ojos de las caras. ¡Çid, en el nuestro mal, vós non ganades nada!”. Más allá del Duero, por tierra de nadie se adentró aquel al que los moros ya llamaban Sidi

De camino a Zaragoza recordaba los muros tristes de San Pedro de Cardeña, la alcoba en la que dejó a su mujer y a sus hijas, tan
pequeñas. 

Allá seguían en Castilla, a la que el rey Alfonso no le dejaba entrar a pesar de sus hazañas. Para sí mismo y para ellas tomó Valencia, la ciudad asomada al Mediterráneo cuya inmensidad fue poca para su leyenda. Por sus mil caras, por las pocas que tuviera y las muchas que le dimos, lo vio Manuel Machado en: “…la terrible estepa castellana,/al destierro, con doce de los suyos/polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga”. Y la del poeta es otra versión más de un personaje que ha sabido adaptarse a cada siglo. Su misma mujer, a los pocos años de muerto, posiblemente inició la conversión de su marido en un mito para poder justificar sus derechos sobre la recién perdida Valencia. 

Poco más de cien años después apareció, anónimo como tantas cosas, el primer texto de la literatura española, en una plaza en torno a un juglar que con gestos y palabras dibujaba sus glorias y desventuras. El cantar de Mio Cid nos presenta en sus tres cantos a un héroe que llora, come, pasa penurias, como cualquier otro mortal, pese a arrollar a cientos de moros o cristianos. Al personaje del Cantar se le fueron añadiendo matices que tuvieron su repercusión tanto en el Siglo de Oro español como en el teatro francés del XVII. 

Más adelante, en el Romanticismo, se consagró como el gran héroe medieval español y símbolo del país, al que acudirán luego tanto el franquismo como los exiliados republicanos. El cineasta Anthony Mann pasó en 1961 al guerrero castellano por los filtros hollywoodienses que ya habían sometido a Cleopatra, César o Judá Ben-Hur. En 1974, vinieron desde el Japón para contar lo que a los españoles no se nos ocurrió, esto es, su infancia en Vivar, donde el Campeador tiene madre por primera vez. 

Y lejos de aminorarse, esta profusión se ha avivado en el siglo XXI. No hay más que ver la novela Sidi (2019), de Arturo Pérez-Reverte, o la serie de Amazon Prime (2020), la versión española de Juego de tronos, que en lugar de incidir en el personaje literario busca reconstruir al Cid histórico. 

Poco tienen que ver el austero decorado de Almenar de Soria y Jaime Lorente, el Denver retirado de La casa de papel, con la fastuosidad del León de Charlton Heston. Y así cabalgó, después de muerto, para cruzar las puertas de la historia y entrar en la leyenda. 

Continuará…

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  •  Nacionales: Elder Interiano, José Pélico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.