Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

¿Perfecta, la Cumbre?

Publicado

-

Me atrevería a decir que no lo fue –que nada de lo humano es perfecto pero, dada la falta de señalamientos y de críticas–, conociendo el pie del que cojeamos (el ensalzamiento de lo extraño y la denigración o, al menos, infravaloración de lo nuestro) me inclino a creer que, si no perfecta, debe haber estado, por lo menos, muy cerca de serlo.

Me refiero a lo que como protagonista –país anfitrión– correspondía a Guatemala en esta Cumbre, su organización, su ejecución y, en general, a cuanto implicaba realizarla, con todos sus detalles –empezando por el aseguramiento de la afluencia de los Estados miembros, al máximo nivel–, así como a lo que fue toda la participación de nuestra parte, incluidos el discurso inaugural y nuestra actuación como una delegación más, al igual que las otras, los agasajos protocolarios y las reuniones sustantivas; excelencia que incluye a todos nuestros mandos, desde el Presidente de la República, Canciller, viceministros y ministros de Estado, hasta quienes tuvieron a su cargo la limpieza. Todo al centavo, como debía ser, en tiempos y en espacios.

Guatemala, la anfitriona, espléndida como tal, certera y eficiente.

Si se hubiere dado el más mínimo error, este se hubiera subrayado e, incluso, magnificado pero, por lo visto, no lo hubo, algo que no puede atribuirse a la fortuna
–la que siempre influye, ¿por qué negarlo?– sino al denodado esfuerzo que fuera por todos realizado, esfuerzo que incluye el de autoridades anteriores, conseguida la sede para Guatemala en la Cumbre celebrada (se celebran, ahora, cada dos años) en Cartagena de Indias, Colombia, en 2016: las autoridades pasan, pero el Estado permanece y de allí la importancia de las políticas de Estado que trascienden los gobiernos y que, por su continuidad, alcanzan resultados.

Importante la decisión de hacerla en Antigua Guatemala y –de Antigua– en el Convento de Santo Domingo Hotel Centro de Convenciones y de Actividades Culturales, plenamente capacitado para albergar eventos de esta índole, al máximo nivel.

La logística de seguridad, de recepción y del albergue, de estadía y de participación, de apoyo técnico y de comunicaciones, de conclusión y despedida tal y como pasa con las Direcciones Generales de Protocolo en todos los países –en todo momento– en la cuerda floja. Si todo perfecto, ningún mérito, pero cuidado con que se produzca el más mínimo error. ¡Ejecución con guillotina! Concluyó la Cumbre y la calificación para Guatemala, sobresaliente, siendo justo que señalemos nuestro mérito, desatando el cordón que nos lleva tan sólo a señalar lo malo pero, jamás, a reconocer lo bueno.

El tema propuesto por Guatemala, también un gran acierto, fue el de una Iberoamérica próspera, incluyente y sostenible que, al final de cuentas, prosperidad e inclusión y que estas sean sostenibles, son lo que constituye la clave de todo.

El éxito, dicen, tiene muchos padres en tanto que es huérfano el fracaso, pero –curiosamente en el caso de la Cumbre– nadie se ha atribuido para sí el éxito obtenido, quizá porque, al final de cuentas, completo, como lo fue, trasciende de lo individual y pertenece a lo colectivo. Sin embargo, justo es que recordemos a quienes consiguieron que este se alcanzara y que, sin citar nombres, fueron ya citados.

No quiero concluir esta columna sin hacer referencia a lo que constituyen estas Cumbres Iberoamericanas y que no son más –pero tampoco menos– que un espacio común –Iberoamericano– España, Portugal y los países americanos de habla hispana y portuguesa, para la concertación política y la cooperación entre nosotros.

El recorrido de estas Cumbres no ha sido fácil y faltaba en estas un órgano permanente que les diera continuidad, al máximo nivel ejecutivo –la Secretaría General Iberoamericana–, órgano que no empezó a funcionar sino hasta en el año 2005 (las Cumbres se iniciaron en 1991) y del que es titular, actualmente, Rebeca Grynspan, ciudadana costarricense de altos quilates.

El camino por recorrer apenas si empieza a recorrerse, y no podemos sino hacer nuestros mejores votos porque lo hagamos juntos. En un mundo tan competitivo bueno es que sepamos competir, preservados principios y valores: la lengua como lo dijera Don Miguel de Unamuno (castellana y portuguesa, agrego) es sangre.

Otro país en el mundo también tiene una de nuestras lenguas como idioma oficial, el castellano, Guinea Ecuatorial, en África, siéndonos común no sólo su lengua, sino parte de nuestra historia, parte que fue, en su momento, del Virreinato del Río de la Plata unido pues a Iberoamérica, por lengua y por historia, un país que bien valdría la pena que se encuentre entre nosotros.

Y cierro: Felicitaciones a todos los guatemaltecos que hicieron posible el éxito de la Cumbre celebrada –a falta de errores–. Todos (tal uno de nuestros males ) en muy bien ganado anonimato.

¿seremos capaces, algún día –tal y como señalamos los errores– de reconocer algún acierto?

¿No nos damos cuenta del daño que nos hacemos, por no hacerlo?

Acisclo Valladares Molina
Seguir leyendo

COLUMNAS

Historia es vida 

Publicado

-

Juan Everardo Chuc Xum

[email protected]

El Pop o Popol Wuj “libro nacional” nos relata también sobre correctivos sociales para superar flagelos como la discriminación, el odio y la violencia y para construir seres humanos con valores y ética. Ilustrando lo anterior, presento el relato mítico de la creación/formación de la humanidad, especialmente la generación de madera de pito.

En esta creación parecían seres humanos porque convivían, hablaban entre sí, se reproducían, caminaban sobre toda la superficie de la Tierra, pero no pensaban y no tenían sentimientos, no reconocieron ni invocaron al Corazón del Cielo, solamente maltrataban a la madre naturaleza y a los demás seres vivos (animales e instrumentos de trabajo) y de allí que fueron destruidos por medio de un diluvio, porque así lo dispuso Corazón del Cielo. 

Otro pasaje mítico e ilustrativo para la Guatemala contemporánea es Wuqub’ Kak’ix, quien decía que era el sol y la luna; vivía muy orgulloso de su poder y su riqueza, mientras que sus hijos Sipakna, el hijo mayor, decía: yo hago la tierra porque hacía montañas en una sola noche y Kab’raqan, el hijo menor, decía: “Yo, entonces, muevo toda la tierra”, porque con golpes de los pies tumbaba las montañas.

Como en todos los tiempos de la historia de la humanidad, son posibles las correcciones sociopolíticas.

Los creadores/formadores se dieron cuenta de que el orgullo ponía en peligro el equilibrio sobre la tierra. Entonces, pidieron a Junajpu, Xb’alamke corregir a estos seres vanidosos y, con la ayuda de dos ancianos, vencieron la maldad de estos tres personajes inhumanos. 

Como en todos los tiempos de la historia de la humanidad, son posibles las correcciones sociopolíticas, ya los dos relatos míticos descritos en el presente artículo nos dan muestras de las crisis profundas que se vivían en esos tiempos y que se pudieron evitar con cambios reales y equilibrados.

Ahora que el país está en un periodo de elecciones generales, se tiene la oportunidad de impulsar el bien común de los pueblos. Es tiempo de superar el racismo y la discriminación hacia los pueblos indígenas, fortalecer el sistema democrático, avanzar en el respeto a los derechos humanos, respetando la diferencias culturales y étnicas.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

El papel de la mujer en el arte del bordado

Publicado

-

Alicia Andueza Pérez 

Doctora en Historia del Arte

Las llamadas “labores de aguja”, la costura o el bordado, se han relacionado tradicionalmente con las mujeres y con la construcciónde la feminidad.Asimismo, como ocurre con muchas parcelas femeninas, se han asociado a la esfera privada y al ámbito doméstico, al considerarse como actividades idóneas para el desempeño de las mujeres en sus hogares.

“Signo de virtud y distinción: aprenderá, pues, la muchacha…hilar y labrar, que son ejercicios muy honestos…y muy útiles a la conservación de la hacienda y honestidad, que debe ser el principal cuidado de las mujeres”.

Como recogen estas palabras de Luis Vives en su obra Instrucción de la mujer cristiana (1523), estas labores han formado parte de la educación de la mujer y no solo eso, sino que han sido distinguidas, desde un punto de vista moral, como armas contra la tentación y la ociosidad, apareciendo como medida de virtud en el ideario colectivo desde la Antigüedad.

Los encargados de llevar a cabo las labores de bordado fueron fundamentalmente hombres. 

Federico Luigini, en Il libro della bella Donna (1554), dice que el trabajo de aguja es para todas las mujeres, de alto o bajo nacimiento, pero donde la pobre encuentra utilidad en este arte, la rica y la noble señorita encuentra también honor. Esta dimensión moral explica que las grandes damas, reinas y nobles se dedicaran a estos trabajos, en especial al bordado por su relación con el lujo y la distinción.

Unas labores que formaban parte del saber transmitido de madres a hijas, por medio de dechados y muestras de bordado que conformaban un patrimonio afectivo que unía el universo femenino de las distintas generaciones. En concreto, los libros de patrones para el bordado y encaje que vieron la luz a partir del siglo XVI y que recogían letras, animales, formas vegetales o cenefas ornamentales, tuvieron un gran auge y difusión en Alemania, Italia o Francia.

Estos repertorios, muchas veces dedicados a grandes damas, fueron utilizados por las mujeres de alto rango y tuvieron un papel importante en la divulgación del arte del bordado y en el intercambio de ideas y diseños decorativos por toda Europa. En ellos, además de los propios patrones textiles que también se usaron en los obradores del arte, se recogen escenas de mujeres bordando, como puede verse en el de Peter Quentel, publicado en Colonia en 1527, o en el Burato: libro de rechami, obra de Alessandro Paganino, editada en Venecia hacia 1530.

Paradójicamente y a pesar de lo dicho, lo cierto es que profesionalmente y en el ámbito público, los encargados de llevar a cabo las labores de bordado fueron fundamentalmente hombres. Ellos fueron los encargados de dirigir los talleres de bordado erudito, entendiendo por tal el aplicado a los ornamentos litúrgicos y a las denominadas obras de corte, diferenciándolo así del conocido como bordado popular. 

                                                                         Continuará… 

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

COLUMNAS

Millets poderosos: supergranos de potencia (II)

Publicado

-

Prof. Rajeev K Varshne 

Profesor Adjunto del Food Futures Institute, Universidad Murdoch, Australia

Los mijos también se conocen como “alimentos inteligentes”, que son buenos para los consumidores, el planeta y los agricultores. Por ejemplo, el mijo tiene tres veces más calcio que la leche, y la mayoría de los mijos tiene niveles muy altos de hierro y zinc, bajo índice glucémico, buenos niveles de proteínas y fibra, y no contienen gluten.

Los mijos también pueden contribuir a abordar al unísono algunos de los mayores problemas mundiales: la mala alimentación (de la desnutrición a la obesidad); los problemas medioambientales (cambio climático, escasez de agua y degradación del medioambiente), y la pobreza rural.

Tienen una baja huella de carbono y la capacidad de sobrevivir y crecer en climas cálidos con muy poca agua. Son climáticamente inteligentes y, por tanto, constituyen una buena estrategia de gestión de riesgos para los agricultores, en comparación con los cultivos de arroz y trigo, que necesitan mayores cantidades de agua y s uplementos de fertilizantes.

El mijo tiene tres veces más calcio que la leche, y la mayoría de los mijos tiene niveles muy altos de hierro y zinc.

El mijo indio, a la vanguardia:los esfuerzos para llevar los mijos indios a la vanguardia internacional comenzaron en octubre de 2017, durante el evento del Comité de Seguridad Alimentaria en Roma. En la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se organizó una serie de reuniones en las que participaron el Gobierno de la India (GOI), el organismo de investigación agrícola Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas (Icrisat) y otras partes interesadas para identificar el proceso de promoción de la idea con los departamentos de la FAO y la Embajada de la India en Roma.

Tras este paso inicial, en noviembre de 2017, el entonces ministro de Agricultura de la Unión del Gobierno de la India, Radha Mohan Singh, escribió al secretario general de la ONU, António Guterres, solicitando la inclusión de la propuesta en la agenda de la Asamblea General de la ONU para un Año Internacional de los Mijos en 2018.

Aunque este proceso puede durar normalmente cinco años, el Gobierno de la India, Icrisat, el Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (Cgiar), el Consejo Indio de Investigación Agrícola (ICAR) del Ministerio de Agricultura y Bienestar de los Agricultores y su instituto de investigación de mijos, ICAR – Instituto Indio de Investigación de Mijos (IIMR), junto con otros persiguieron la causa, que se hizo realidad en 2021. 

Resulta alentador comprobar que el mundo habla del agotamiento de los recursos naturales, como la tierra cultivable y el agua, y de la acuciante necesidad de producir más para satisfacer las necesidades alimentarias y nutricionales de la creciente población. Cultivos básicos como el arroz y el trigo forman parte de nuestra dieta tradicional, pero se sabe que son devoradores de agua, lo que desafía a nuestros agricultores, consumidores y responsables políticos a explorar formas de diversificar nuestro sistema de cultivo. El mijo responde a esta necesidad.

Fácil de cultivar:tolerante a la sequía y a las altas temperaturas, así como a otros caprichos del cambio climático, el mijo se cultiva sobre todo en tierras poco fértiles, montañosas, tribales y de secano de India, como Andhra Pradesh, Chhattisgarh, Gujarat, Haryana, Madhya Pradesh, Odisha, Rajastán, Maharashtra, Karnataka, Uttar Pradesh, Tamil Nadu y Telangana. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción mundial de mijo ronda los 90 millones de toneladas, de las que India produce unos 19 millones.

                                    Continuará… 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.