Otro esfuerzo de cooperación

Derivado de los resultados del fenómeno ocasionado por el volcán de Fuego el 3 de junio, Acción Contra el Hambre y el CONADI suscribieron un convenio de cooperación. Un esfuerzo que se asume para procurar la inclusión de la población con discapacidad en los procesos de la ayuda humanitaria.

Se pretende la consideración de esta población en los programas que se destinen a los grupos afectados, no solo por este hecho sino por todo lo que a futuro se genere. En ocasión del desastre generado por el volcán de Fuego, el CONADI impulsó un diagnóstico sobre los efectos de este fenómeno. Se determina que, a la fecha, existen alrededor de 70 personas con distintas condiciones de discapacidad en los albergues. Aún se está contabilizando a personas que se encuentran con vecinos o familiares y aquellas que por el fenómeno quedaron en condición de discapacidad. El convenio suscrito persigue la capacitación de los equipos humanos que se encuentran facilitando el apoyo a la población. Asimismo, se pretende la entrega de equipos de apoyo a las personas con discapacidad (sillas de rueda, bastones y muletas).

Para lo anterior se han elaborado e impreso materiales informativos sobre las formas de cómo facilitar el apoyo a personas con discapacidad. Pero más allá de la firma de este convenio de cooperación, se logra que las acciones de la ayuda humanitaria tomen en cuenta a la población con discapacidad, ya que después de un desastre natural se ven en la necesidad de ser trasladados a albergues, donde, por lo general, no existen las condiciones básicas de accesibilidad. A partir de este esfuerzo, se espera que el tema tenga mayor visibilidad y no se deje por un lado en próximos eventos. Acción Contra el Hambre ha tomado esta iniciativa justa e incluyente, la cual debe ser asumida por otros entes vinculados a este tipo de fenómenos.

Sebastián Toledo