Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Oportunidad y reto

Avatar

Publicado

-

Ingeniero Carmelo Durán

A partir del 31 de agosto 2021, entró en vigor el Decreto 5-2021, Ley para la Simplificación de Requisitos y Trámites Administrativos, la cual es una excelente oportunidad para que en Guatemala se hagan las gestiones de una forma diferente a como se hace actualmente. Sin embargo, esta gran oportunidad conlleva implícitamente un gran reto: más que aplicar tecnologías de la información y comunicación, es el manejo del cambio.

Las tecnologías digitales no son más que herramientas, las cuales para su implementación es mandatorio aplicarlas estratégicamente, hacer una planificación y alinearlas a la institución para utilizarlas. Las tecnologías de la información y comunicación bien utilizadas son un potencializador, pero no son la panacea por sí mismas. 

Frecuentemente se escucha la frase: “Es que la tecnología me atropella”. Quizás no es “la tecnología la que nos atropella”, sino los paradigmas que tenemos los que no nos permiten cambiar con la velocidad que el mundo actual requiere. Este es el reto que tenemos. Antes de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, escuchaba comentarios como los siguientes: Es que siempre se ha hecho así, ¿entonces para qué cambiar? (La zona de confort). Si no hay retorno de la inversión, entonces ¿por qué hacerlo? (Aunque mucho se hable de innovación). Eso es solo para países desarrollados y otras culturas, no para un país como el nuestro. Los anteriores comentarios no son exclusivos de la generación de los Baby Boomers o Generación X, he visto a Millenials que no les gusta el cambio. Tampoco es exclusivo de alguna actividad profesional, ya que al final, todos somos seres humanos, con miedos, sueños y demás. Lo anterior me lleva a que quizás el reto no es tecnológico sino humano. A los seres humanos, nos cuesta cambiar, y solo lo hacemos cuando hay crisis y no queda de otra. Es la oportunidad para que aquellos servidores públicos que trabajan en las áreas de Informática o Tecnología en sus instituciones, ya no únicamente se encarguen de que los servidores, la red interna, los computadores, el internet, funcionen correctamente, sino que empiecen a participar activamente en la definición de la estrategia, en la planificación. Es una oportunidad para que empiecen a ser trabajadores en la Economía del Conocimiento.

¿Por qué esperar a que haya crisis para buscar las ideas funcionales, prácticas, nuevas, innovadoras, creativas?

El punto que me interesa enfatizar y ojalá provoque reflexión en quienes amablemente me leen es: estoy convencido de que tanto las personas, como las instituciones y el país, tenemos en este momento la oportunidad de salir fortalecidos con la Ley 5-2021. Eso sí, siempre y cuando pensemos “fuera de la caja”, dada la “nueva realidad” que la pandemia del coronavirus ha provocado. Si no aprovechamos esta oportunidad para reinventarnos como personas, y reimaginarnos como instituciones, no habremos aprendido. Espero que aquellas instituciones que estaban con la duda de si nube o no nube, si sitio web o no sitio web, entre otras, la crisis los haya hecho reflexionar seriamente que son tiempos de Reimaginarse y Reinventar a los servidores públicos. Eso sí, de una manera formal y estratégica, de tal manera que dichas herramientas potencialicen al negocio. 

A lo que intento llegar es: ¿Por qué esperar a que haya crisis para buscar las ideas funcionales, prácticas, nuevas, innovadoras, creativas? ¿Qué tal si no esperamos a que surja un coronavirus Reloaded que nos complique y obligue a entrarle a temas que de otra forma no lo hacemos? ¿Qué tal si le entramos a nuevas tecnologías y formas de pensar que nos permitan dar un salto más grande? ¿Qué tal si enfrentamos a “la nueva realidad” y no esperar a que ella nos gane?

Personalmente tengo dos premisas, sobre las cuales baso mis argumentaciones: Creo que el problema no es tecnológico, es humano. Si no cambiamos de paradigmas, creencias, modelos mentales y demás, la transformación será parcial. Importante, entonces, que reflexionemos haciéndonos la siguiente pregunta: ¿Soy de las personas que aceptan el cambio o me resisto a él?

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Artistas con discapacidad

Avatar

Publicado

-

Consejo Editorial Conadi

El 27 de octubre se conmemora el Día del Artista Nacional, una fecha importante para reconocer el talento de aquellas personas que se dedican a las bellas artes, quienes a través de su inspiración plasman en sus notas musicales, lienzos, danza, histrionismo teatral, poesía o prosa, entre otras ramas artísticas, su particular forma de percibir la esencia de la vida.

Debe reconocerse el potencial creativo y artístico de las personas con discapacidad, su aporte al crecimiento cultural e intelectual de la sociedad.

El día del artista fue establecido a raíz del fatídico accidente aéreo, ocurrido el 27 de octubre de 1951 en Flores, Petén, donde fallecieron artistas nacionales; entre ellos, Paco Pérez, compositor de melodías guatemaltecas como Luna de Xelajú, creación conocida como el ‘segundo himno de Guatemala’, interpretada por propios y extranjeros. El Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad (Conadi), dentro de su quehacer, también promueve  la participación en la vida cultural de las personas con discapacidad. De acuerdo a la Convención de Naciones Unidas Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, los lugares donde se realizan presentaciones artísticas y culturales, teatros, museos, monumentos y sitios de importancia en la cultura nacional, deben de contar con mecanismos accesibles como rampas, información en braille y atención en lengua de señas.

Asimismo, debe reconocerse el potencial creativo y artístico de las personas con discapacidad, su aporte al crecimiento cultural e intelectual de la sociedad. La peculiar forma de un artista con referida condición de apreciar su entorno debe ser una oportunidad para valorar las destrezas, habilidades y capacidades de un sector que ha sido menospreciado por su condición. Sin embargo, la diversidad y la inclusión en las artes manifiestan un avance en el modelo de derechos humanos. Dentro del ámbito artístico debe destacarse la labor de Mario René Matute, escritor con discapacidad visual; “el maestro de los dedos de oro”, Cesar Augusto Hernández, reconocido músico ciego; María Eugenia Nájera, destacada pintora con discapacidad visual, que utiliza su boca y pies para realizar sus creaciones; Flor de María Rodríguez, bailarina de flamenco y embajadora de la Paz, guatemaltecos que a través del arte, contribuyen a cambiar paradigmas, a expandir la cultura y promover los derechos de las personas con discapacidad. 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Influencers y responsables (I)

Avatar

Publicado

-

Patricia San Miguel

Revista Nuestro Tiempo

Audrey Hepburn era influencer mucho antes de que esta palabra se encumbrara como trending topic. Los conjuntos monocromos en negro, las rayas marineras, los vestidos de corte midi combinados con bailarinas, las gafas de sol XXL… continúan en nuestro armario desde que la actriz los convirtió en iconos. Hoy cualquiera puede ser Audrey: el poder de influencia está al alcance de muchos en la época digital. 

Diarios online, foros, blogs y redes sociales, además de posibilitar el acceso a un inagotable catálogo de información, permiten que los usuarios entablen contacto de manera directa. Cualquier voz puede alcanzar a cuatro mil millones de personas. 

Se fijan en cómo las marcas pagan por publicar fotografías, regalan productos, invitan a fiestas y viajes… Les resulta, en apariencia, un mundo idílico.

Cada vez somos más conscientes del impacto de los influencers en nuestro mundo, de su papel en la difusión de ideas, de tendencias culturales o comerciales, en el apoyo de causas sociales. Sin embargo, padres, educadores e instituciones (como la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado, la Plataforma de Infancia o la Fundación Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo, con las que he podido hablar en el marco de un proyecto europeo) se muestran preocupados por la influencia que ejercen en los niños y los adolescentes. 

Las redes sociales (en especial Twitch, Discord, TikTok o YouTube) están repletas de usuarios menores de edad, más vulnerables porque su madurez aún está en desarrollo. Quieren parecerse a sus gamers, tiktokers o youtubers favoritos y copian su forma de hablar, sus movimientos, sus bromas, su ropa… Incluso, sin darse cuenta, también integran sus ideas como propias. Según el estudio de Interactive Advertising Bureau (IAB) España 2021, el 74 por ciento de jóvenes entre 16 y 24 años siguen a influencers y la mitad de ellos considera que son muy creíbles o bastante creíbles. Statista Global Consumer Survey 2021 destaca que España es el quinto país del mundo donde sus opiniones tienen un mayor impacto.

También sueñan, cada vez más, con estar al otro lado de la pantalla, como demuestra la última encuesta de Adecco “¿Qué quieres ser de mayor?”. 

Ven esta profesión como una forma de dedicarse a lo que les apasiona, desde cualquier lugar. Solo necesitan un móvil. Se fijan en cómo las marcas pagan por publicar fotografías, regalan productos, invitan a fiestas y viajes… Les resulta, en apariencia, un mundo idílico.

Somos nosotros quienes entronizamos a los influencers: un millón de followers equivale a un millón de individuos que han decidido seguir a ese perfil. 

 Continuará…

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Los Soldados de Octubre

Avatar

Publicado

-

Dr. Jorge Antonio Ortega G.

[email protected]

¡ Un disparo de revolver rasgó la noche!  A ese… le siguieron muchos más. El general Francisco Corado yacía sobre un charco de sangre en el interior de la comandancia. Un intercambio de disparos llegó cual granizo; en minutos, los alzados tomaron el control de la Guardia de Honor. El segundo comandante y un grupo de oficiales fueron detenidos y arrestados en el cuarto de banderas, eran las 22:45 horas del 19 de octubre de 1944; la armería fue violentada, el armamento repartido a discreción y la munición sin mayor control. Los vehículos salieron de sus garajes, se organizaron en tres grupos de combates, motocicletas, camiones, Jeeps y tanques; todos ellos, dispuestos al combate con sus respectivas dotaciones y tripulaciones de soldados. 

Pasados los primeros 30 minutos del 20 de octubre, las puertas del cuartel se abrieron de par en par y cual hormiguero salían soldados a los que se les unían civiles ya dotados de la diversidad de armamento individual de aquella época. Las piezas de artillería Hoitzerwer calibre 75 mm se emplazaron en la periferia del Campo de Marte, las posiciones alternas en lo que hoy es Vista Hermosa. Se establecieron las direcciones generales de tiro, se calibraron los aparatos de puntería y se implementaron las medidas de mimetismo, para los emplazamientos. Los tanques, aprovechando la oscuridad y la cobertura de fuego se desplazaron en los tres ejes de avance determinados en la planificación de ataque hacia el centro del poder gubernamental. Lo anterior permitió la toma de los puntos estratégicos en la ciudad capital por las unidades de Infantería Motorizada y la Caballería Blindada perteneciente a la Guardia de Honor. Luego de los intercambios de artillería desde el Cuartel de San Rafael de Matamoros y el Castillo de San José de Buenavista, el cual se incendió y provocó que explotara el polvorín general, la Santa Bárbara, inhabilitando dicha fortaleza.

Un parteaguas en nuestro pasado nacional marca nuestro destino, que hoy desencadena nostalgias, proyectos inconclusos y sueños diluidos.

La toma y el control de las instituciones del Gobierno aligeraron el paso de la Revolución hacia el Palacio Nacional encabezada por el mayor Francisco Arana, el capitán Jacobo Árbenz Guzmán y el ciudadano Jorge Toriello. Al mediodía se rindió el general Ponce Vaides y las tropas leales a su gobierno. Se instaló la Junta Revolucionaria de Gobierno de inmediato.

Este evento histórico es un parteaguas en nuestro pasado nacional, marca nuestro destino, que hoy desencadena nostalgias, proyectos inconclusos y sueños diluidos. Aproximarse a este momento político-militar permite a los guatemaltecos de hoy y a los de mañana, visualizar los retos de la posmodernidad, así como los criterios torales de la revolución de octubre y sus consecuencias en el quehacer diario de los herederos de ese pasado. Esta conmemoración es un momento ideal para renovar los votos por una Guatemala próspera, en paz y con oportunidades para todos. Anhelos, que sin duda alguna Guatemala se los merece luego de su transcurrir por más de siete décadas. 

Cada época tiene sus luces y sus sombras, pero es necesario diseñar nuestro futuro con lo mejor de cada una de ellas es en sí, el producto de la experiencia de nuestros antecesores la que debemos aprovechar en esa nueva arquitectura de los escenarios a construir para las nuevas generaciones de guatemaltecos. No podemos seguir perdiendo el tiempo a la espera del mejor momento para hacerlo, es necesario actuar de inmediato. Solo así podremos heredar una Guatemala en desarrollo, inclusiva y de cara a los retos del futuro con todas las herramientas necesarias para enfrentar las incógnitas del porvenir: no existe otra forma que no sea estar preparados para la incertidumbre que produce el futuro. 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Dirección General:
  • Silvia Lanuza, Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  •  Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.