No solo será para tomarse la foto

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que la cumbre que tiene prevista mantener el próximo día 12 con el líder norcoreano, Kim Jong-un, será “mucho más que una foto”, aunque indicó que será el primer paso de “un proceso” que requerirá de otros encuentros.

“Va a ser mucho más que una foto. Es un proceso, como ya he dicho muchas veces. Creo que no va a ser un acuerdo de un solo encuentro”, sostuvo Trump en presencia del primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien visita Washington para ultimar los detalles de la cumbre que se celebrará en Singapur.

En todo caso, Trump opinó que la reunión entre ambos líderes será “muy fructífera”, aunque, subrayó, en última instancia su éxito dependerá de que “la gente quiera que suceda”, lo cual será algo que se podrá apreciar “muy rápidamente”.“Tienen que ceder (los norcoreanos) sus cabezas nucleares. Si no se desnuclearizan, no será aceptable”, advirtió Trump.

Optimismo

A pesar de los numerosos baches que ha sufrido la organización de la cita entre Trump y Kim, que llegó a ser cancelada hace dos semanas por el mandatario estadounidense, la Casa Blanca ha manifestado estos últimos días su optimismo respecto a que la cumbre conduzca a que Corea del Norte abandone su programa nuclear.

El régimen de Kim mostró su disposición a abandonar sus armas nucleares durante la cumbre que las dos Coreas celebraron el pasado 27 de abril en su frontera, pero no quiere que se le imponga una fórmula y prefiere un proceso de desarme progresivo.

Redacción DCA