Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

No fue un perro al que mataron

Por donde quiera verse, no hay alegato que valga en la ejecución de tan deleznable e injustificable crimen.

Avatar

Publicado

-

Por donde quiera verse, no hay alegato que valga en la ejecución de tan deleznable e injustificable crimen.

Ahora resulta que Guatemala tiene que pedir disculpas a Belice por la muerte inaceptable de un ciudadano chapín en la zona de adyacencia. Verdaderamente, causa estupor, indignación y preocupación la forma, a todas luces incongruente y parcial, con que la Organización de Estados Americanos (OEA) ha manejado el caso en el cual perdió la vida, el 20 de abril de este año, el niño Julio René Alvarado Ruano, de tan solo 13 años, víctima de las balas asesinas disparadas por elementos militares beliceños.

Derivado del informe presentado por la comisión de investigación de la OEA, en el cual detalla pormenores del asunto y en el que se exculpan a las fuerzas armadas de Belice de perpetrar el asesinato contra el joven petenero, sobre la base de declaraciones de integrantes de ese Ejército, documentos y fotografías que no fueron adjuntadas, se han desprendido una serie de señalamientos que mantienen una tensa relación entre ambos países.

En tal sentido, hay aspectos denunciados por el Estado guatemalteco que no fueron tomados en cuenta en la elaboración y  posterior exhibición del mencionado informe, que hoy intenta justificar el cobarde asesinato del campesino a manos de soldados de ese país, calificándolo de “defensa propia” ¡Vaya interpretación! ¿O será cinismo?

No fue un perro al que le dieron muerte y tampoco es el primer caso que sucede en esa zona letal, pues van 10 guatemaltecos que han perecido por supuestamente violar la soberanía de la vecina nación. En pleno siglo XXI, es ridículo imaginar que un morral, un sombrero y algunas herramientas para labrar la tierra, machetes, azadones y piochas, sean armas mortíferas que puedan intranquilizar y poner en alerta a tropas beliceñas que patrullan esa área para abrir fuego al mínimo y sospechoso movimiento.

Por donde quiera verse, no hay alegato que valga en la ejecución de tan deleznable e injustificable crimen. Sin duda que procede el total rechazo a lo que las autoridades beliceñas pretenden hacer creer utilizando argucias para mantenerse alejados de lo que realmente sucedió, bajo el escudo de la OEA. Es razonable el reclamo de nuestro Gobierno y la exigencia de ampliar el documento en el cual se incluyan los análisis técnicos y científicos de la escena del crimen, que den validez a las pruebas presentadas y desvirtúen de manera precisa, lo que ahora parecen testimonios dirigidos y malintencionados.

Si bien es cierto que nada justifica adentrarse en un territorio ajeno sin el permiso respectivo, tampoco el caso ameritaba las medidas tomadas que causaron la muerte del labrador chapín. Vale recordar, que en agosto del año pasado, 180 beliceños desembarcaron en un islote a la orilla del río Sarstún, Izabal, para tratar de apropiárselo y las disculpas de ese Gobierno por el atrevimiento de sus ciudadanos aún las seguimos esperando. Por ello, es imperativo que se agote el diálogo entre los dos estados en el cual prevalezca la justicia y la verdad, para que no se repitan hechos similares.


Fernando Lucero
Seguir leyendo

ARTES

Moby, de regreso a lo básico

Avatar

Publicado

-

Uno de los artistas más importantes de la década de 1990, Moby, lanzó su  álbum 17, All Visible Objects. El disco lo regresa al mapa del pop, después de adoptar un bajo perfil durante 10 años. ¿Qué hacía Moby? Pues vivir, y comer de remixes y música ambiental.

Tengo que reconocer que le perdí el rumbo a Moby. Por alguna razón salió de mi radar musical, sobre todo porque en varios discos se repetía a sí mismo, y hoy lo vuelve a hacer a medias. Él siempre seguía presente. Me lo encontré en la película The Equalizer, con el maravilloso cover New dawn fades que le hizo a Joy Division.

El último álbum que escuché de él fue Hotel (2005), con Lift me up, y no supe más. Creo que me empalagué de ternura y dibujitos cursis. All Visible Objects es un disco refrescante, agresivo y vitaminado, sin el ingrediente blues que tanto lo caracterizaba en sus primeras producciones.

Durante los últimos 20 años, Richard Mellville Hall (Moby) estuvo buscando material para sus malogradas memorias. Hace poco se metió en problemas con Natalie Portman, peleó con Eminem, y tuvo un poco de alcoholismo, adicción al sexo y abuso de drogas. Es decir, estuvo ocupado viviendo.

All Visible Objects es un golpe de realidad y sobriedad, lo cual permitió inspiración y creatividad en estos 11 cortes. Las canciones pueden comprarse, y las ganancias serán donadas a 11 diferentes organizaciones de caridad. Es por esta razón que el disco no se encuentra en las plataformas de streaming, aún.

El álbum se inicia con Morningside, y es el Moby superestrella y súper DJ que todos esperamos. Tiene pasajes espaciales y un tecno delirante. My only love es una carta al único y verdadero amor que se fue. Un ritmo nostálgico y frenético la vuelven intensa.

Refuge tiene mucho de efectos y voces, parecido al grupo Faithless, pero es una canción que se disfruta. El tema contó con la colaboración del poeta jamaiquino Linto Kwesi Johnson. One last time muestra el trabajo vocal de Apollo Jane, cuyo aporte encontraremos en otros cortes del disco.

Power is taken incluye la colaboración del batería de Dead Kennedys, DH Peligro, y el rapero Boogie. Es un ritmo frenético sobre una estrofa que invita a retomar el poder. Rise up in love es una melodía bailable, con una base tecno-ambiental.

También encontramos las puramente instrumentales, como Forever, que tiene un ritmo tecno. Separation es una composición instrumental con un ambiente de cuerdas distorsionado; y Tecie tiene un loop vocal de Jane sobre instrumentos de percusión, y un piano que eleva la tensión. Por último está la que le da título al disco, All visible objects, una pieza de piano con toques nostálgicos y ambientes densos.

La buena noticia es que suena a Moby. La placa desentierra sonidos básicos que le sirvieron para revolucionar el mercado y hacerse notar; y, de nuevo, lo logra. También nos causa un poco de extrañeza que con todo lo que Moby experimentó en los últimos 15 años, este álbum no sea un manual del lado oscuro.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

Da 5 Bloods, una película marca Spike Lee

Avatar

Publicado

-

El cine de autor transgresor marca Spike Lee Joint siempre es emocionante de ver y regocijarse. De esa entrañable Do The Right Thing, pasando por la épica Malcom X, la feroz 25th Hour y la gran BlacKkKlansman, ahora toca celebrarlo con Da 5 Bloods, una cinta apadrinada por Netflix.  

Sin duda, Lee es la voz que más presencia y fuerza tiene en EE. UU. sobre la dignidad y el papel que el afroamericano tiene en la Gran América secuestrada por Trump, un reality que ya perdió su chiste. Controversial, sin miedo y fiel a su voz como artista y como afroamericano, el director logra cautivarnos con una película en la que nos muestra el rol que tuvieron los afroestadounidenses en la Guerra de Vietnam.

El realizador usa a cinco amigos, que se hacen llamar Bloods (Sangres), para adentrarnos en los rastros del conflicto que marcó a una generación de estadounidenses, con no menos de 58 mil muertos, y 1 millón 300 mil entre Vietnam del Norte y del Sur. Los cuatro amigos que sobreviven planean regresar por los restos de Norman, interpretado por Chadwick Boseman, quien era su líder. El otro plan es recuperar un cofre de oro que enterraron en la selva. Este oro lo entregaba el Gobierno de EE. UU. a nativos, para comprar armas, y así ayudar a su causa.

Lo que siempre encanta del cine de Spike es ver a actores secundarios que dejaron huella en sus películas, como el caso de Delroy Lindo en Malcom X e Isiah Whitlock Jr en 25th Hour; y, recientemente, Paul Walter Hauser y Jasper Pääkkönen, como integrantes del KKK. Las secuencias de intérpretes flotando en tomas y las confesiones de los personajes en primer plano son parte de la marca registrada en la filmografía del director estadounidense.

A pesar de las tragedias personales de cada protagonista, la amistad entre los Bloods es lo que más destaca en la cinta, y después de muchos años continúa intacta. Norman, el líder ausente, es quien les enseña a comportarse como afroamericanos de bien, honrados, rectos e íntegros. El personaje de Norman está inspirado en la figura de Martin Luther King Jr., cuyos valores siguen vigentes.

Luego tenemos la búsqueda del cofre de oro que, de una u otra manera, será una compensación por haber luchado por su país, ante el olvido sistemático del Gobierno a los veteranos de guerra. La empresa no será fácil, y tendrán que adentrarse en la selva espesa, donde aún existen mercenarios y minas personales que intentarán hacer más complicada la misión.

Como en cada una de sus películas, Lee hace un llamado de conciencia sobre la violación de los derechos humanos de la comunidad afroamericana, represión abanderada por el presidente de turno y ejecutada por las fuerzas policiales de casi todo el país.

Directores como Antoine Fuqua, el fallecido John Singleton y el mismo Spike son las voces más fuertes que pelean por la igualdad social y el fin del racismo en EE. UU. Da 5 Bloods es el documento cinematográfico de que la lucha continúa vigente. Muy recomendada.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

LOS BOLETINES DE STAN

Avatar

Publicado

-

En 1965, Marvel Comics se había consolidado como una editorial de historietas exitosa, gracias a títulos como los Fantastic Four y Spider-Man. No conforme con eso, el editor Stan Lee deseaba interactuar con los aficionados de Marvel en un tono afable e informal, compenetrando al equipo editorial y a los jóvenes lectores, convirtiéndolos en cómplices de las historias que se publicaban.

Lee retrabajó las secciones de Cartas al Editor de sus publicaciones, creando así los  Marvel Bullpen Bulletins. El bullpen del título es un término deportivo usado en el beisbol, el cual también se empleaba para aludir a espacios de oficinas sin divisiones entre los escritorios, como los que se usaban en las oficinas de editoriales de la época. La nueva sección, ahora de dos páginas, contenía cartas de los lectores, pero además incluía noticias e información de otros títulos publicados, todo siempre presentado en un tono cordial y alegre, el cual se convertiría en el estilo editorial característico de Marvel. 

Dos años después hizo su aparición Stan’s Soapbox, el púlpito desde el cual Lee se dirigía mensualmente a sus feligreses, los fieles lectores de Marvel, hablándoles con un tono más sincero y menos mercantilista que en otras partes de la revista. Inicialmente, Lee se limitaba a comentar sobre el avance de sus títulos, ocasionalmente mencionando a sus colaboradores con amistosos apodos, como Fabulous Flo Steinberg y Jovial Joe Orlando. Pero, poco a poco, el editor fue abordando temas más escabrosos, como la guerra de Vietnam y la discriminación racial. Cuando algunos lectores se quejaron del tono moralista de algunas historias, Lee contestó que “una historia sin un mensaje carece de alma”. 

En 1972, Lee se retiró de su puesto de editor en jefe y dejó los Bulletins en manos de sus sucesores, aunque siguió escribiendo su columna hasta finales de la década. En 2009 Marvel Comics y The Hero Initiative recopilaron todas las columnas escritas por Lee de 1967 a 1980 en un libro titulado Stan’s Soapbox: The Collection.

Pero no todos fueron fans de los Bulletins, empezando por algunos de los creativos de Marvel. Unos, como Jack Kirby, refunfuñaban en lo privado, aunque le seguían la corriente a Lee; pero otros, como Steve Ditko, estaban furiosamente opuestos a la ficción de una amistosa fraternidad. 

Los Bulletins fueron objeto de mofa en 1963, en una miniserie escrita por Alan Moore, que satirizó muchos de los clichés de la Era de Plata de los Cómics. En un segmento titulado el Sixty-Three Sweatshop, Moore escribe jovialmente como Affable Al, un editor tiránico que vive tomando crédito por las creaciones de otros y promocionando todo tipo de mercadería a sus lectores.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Fernando López
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2020 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.