Los océanos, responsabilidad de todos y todas

Por: Flor de María Bolaños, oficial de Programa Energía y Medioambiente de la ONU

El océano cubre tres cuartas partes de la superficie terrestre y alberga el 97 % del agua de nuestro planeta. Millones de personas dependen de los océanos como medio de vida y fuente de alimento. El océano es el hogar de al menos 200 mil especies identificadas, aunque se estima que la cifra real es de millones de especies. Además, absorbe gran parte del dióxido de carbono generado por los humanos.

Guatemala es un país privilegiado al contar con costas en el Pacífico (254 km) y en el Atlántico (148 km). El territorio marino se estima que cubre 120 mil 229.59 km2. Utilizar sosteniblemente mares y océanos se trata de la conservación de especies marinas, dentro de las cuales muchas se vinculan a la seguridad alimentaria. Los litorales de Guatemala representan el sustento de aproximadamente 300 comunidades de 7 departamentos del país. La pesca es un medio de vida para más de 12 mil 400 pescadores artesanales en el Pacífico y el Caribe.

El Convenio sobre la Diversidad Biológica ha reconocido a Guatemala como parte de los países megadiversos, y la vida en el Pacífico es un buen ejemplo. En este se han reportado al menos mil 505 especies de flora y fauna, algunas de ellas clasificadas como vulnerables, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Las 17 mil 670.56 hectáreas de mangle del Pacífico constituyen uno de los bosques más productivos, pues contribuyen a mantener el equilibrio ecológico; son el hogar de aves, peces y crustáceos, y mantienen la calidad del aire.

Las actividades humanas son las responsables en gran medida del estado en el que se encuentran los océanos, por lo que deben ser entonces quienes realicen las acciones para revertir esta situación.

La Agenda de Desarrollo Sostenible y el ODS 14 se refiere a los océanos y a la vida submarina, por lo que es una pieza clave para el cumplimento de la Agenda de Desarrollo Sostenible por su vinculación con otros objetivos: erradicación de la pobreza, seguridad alimentaria, acción por el clima, producción y consumo sostenible, y agua limpia y saneamiento.

Debemos tomar acción para poner fin al deterioro de los océanos, en beneficio de las personas, la prosperidad y de nuestro planeta, y asumir compromisos voluntarios en la búsqueda de aportes y soluciones desde los espacios en los que participamos para ¡Salvar Los Océanos! Yo me comprometo… ¿y tú?

Colaborador DCA