Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Llevemos la voz de Guatemala a todo el mundo

Publicado

-

Diana López de Sánchez

[email protected]

Asociados a [email protected]

La creación de literatura infantil y juvenil es bastante contemporánea y tiene varias fuentes de inspiración: por un lado, las propuestas vinculadas a la pedagogía, el fomento lector y el propio mercado editorial, y, por otra parte, también toma en consideración los diversos imaginarios que construyeron el concepto de niñez después de la Segunda Guerra Mundial, pasando de los textos clásicos de la narración oral en la Europa medieval a la gran variedad de textos y forma de libros que encontramos hoy en las librerías.

La literatura escrita, editada y dirigida a la infancia se ha desarrollado con mucha mayor abundancia y profundidad en Europa y Norteamérica. Aunque el desarrollo literario en nuestra región ha sido incipiente, en las últimas décadas han surgido nuevas iniciativas editoriales que dan voz a los autores e ilustradores locales.

En las etapas iniciales para desarrollo de esta literatura suele comenzar con una labor que considero importantísima: la recopilación de la narración oral. En ese sentido, Guatemala tiene una riqueza lingüística y cultural abundante, convirtiéndose en una verdadera ventaja competitiva si deseamos que el mundo conozca “la voz de Guatemala” hablándoles a las infancias.

Guatemala tiene una riqueza lingüística y cultural abundante.

Nombrar las ventajas de posicionar a Guatemala como un país punta de lanza en Centroamérica de creación literaria para niños y jóvenes es amplio. El impacto positivo en el desarrollo humano que tiene la lectura sobre la población es innegable, adicional a toda la cadena de valor que se activa desde que una obra se crea en la mente del autor y se convierte finalmente en un elemento o producto que llega a las manos y mente del lector. En esta cadena de creación participan muchos actores de diversos órdenes en la sociedad: artistas, editores, industria de imprenta, comercio, personal educativo y de fomento a la lectura por nombrar los más importantes. Al margen de las complejidades sociales que se han presentado en otros países respecto a la perspectiva de la creación de libros para niños y jóvenes, la labor editorial en ese ámbito encierra un aporte importante en la generación de proyectos vinculados a la economía naranja y una industria de alto valor percibido.

Creo que como país poseemos suficiente base artística y talento emprendedor para la creación de estas obras. Es interesante al investigar lo fácil que es encontrar grupos de artistas muy talentosos, jóvenes principalmente, con intereses en la ilustración. El reto que actualmente enfrentamos los editores es la formación y capacitación de estos artistas para llevarlos a trabajar en libros para niñez y juventud. La base de autores dispuestos a trabajar en estos proyectos es enorme y a mi criterio desaprovechada por el sistema actual.

En mi opinión, la cadena para la producción de libros en Guatemala tiene varios retos, principalmente de aprendizaje y adaptación. Un ejemplo de esto es la industria de imprenta quienes no cuentan con costos competitivos en comparación con otros países latinoamericanos, derivado de las economías de escala que pueden obtener con la fabricación de estos elementos. La cadena de librerías y distribución es todavía pequeña y los costos de exportación aún no se vuelven atractivos hasta tener un volumen de producción alto. Todas estas barreras pueden sortearse con apuestas al sector y un poco de paciencia para que llegue a su
desarrollo óptimo.

A pesar de la grandes ventajas que representa para el desarrollo económico y social de Guatemala,  el nulo incentivo gubernamental, pasando desde una falta de legislación al fomento del libro, bibliotecas y lectura hace que producir libros en Guatemala sea una labor más de ámbito social que una labor empresarial, como es en los países que albergan a los  grandes productores de libros en el mundo.  La industria editorial, desde mi perspectiva, desarrolla integralmente al país, porque no solo aporta al crecimiento económico sino moral y espiritual de todos sus habitantes.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Un llamado a fortalecer la salud mental juvenil

Publicado

-

MARIELOS CARRANZA MEJIA

Marielos Carranza Mejía
[email protected]

A nivel mundial los trastornos mentales son una causa importante de sufrimiento poco visibilizada, pero que interfiere en la salud y en la educación de niños, adolescentes y jóvenes, así como en su capacidad de alcanzar su pleno potencial, según UNICEF.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, en el 2021 se incrementaron en un 8 por ciento los trastornos de ansiedad identificados en la población guatemalteca y hubo aproximadamente 59 mil personas con un desorden mental diagnosticado, una situación que debe llamar la atención.

Según la información, los trastornos de salud mental en los jóvenes resultan amplios e inabordables en su totalidad, pues existen problemas como los trastornos alimenticios, violencia escolar, suicidio, aislamiento social, depresión y conductas delictivas, entre otros.

El 10 de octubre se conmemora el Día de la Salud Mental, para destacar la importancia del bie-nestar integral.

En Guatemala la ansiedad es el trastorno más común entre las juventudes, seguido por el estrés agudo, el trastorno de adaptación, la depresión y el abuso del alcohol. Entre los departamentos con más casos se encuentran Santa Rosa, Guatemala, Jutiapa, Huehuetenango y Petén.

Asimismo, según las estadísticas de la cartera de Salud, el 59 por ciento de los suicidios en el 2021 correspondieron a personas entre 11 y 30 años; aunque cabe destacar que hay un subregistro en torno a esta problemática, pues existe un estigma en el tema de la salud emocional y mental.

UNICEF destacó la necesidad de aumentar la inversión en la salud mental de adolescentes y jóvenes, así como ampliar el acceso a servicios de salud mental y emocional, a través de intervenciones de psicología y psiquiatría a nivel municipal y comunitario con pertinencia cultural.

Por su parte, la OMS y la OIT, hicieron un llamado de atención en la salud mental en el entorno laboral, pues se estima que cada año se pierden 12 mil millones de días de trabajo debido a la depresión y la ansiedad que sufren las personas, lo que cuesta a la economía mundial casi un billón de dólares.

La Política Nacional de la Juventud contempla acciones que responden a las demandas de la juventud y de fortalecer su salud, a través de servicios integrales y diferenciados, adecuados a sus características y particularidades culturales, etarias, éticas y lingüísticas.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Llamamiento para apoyar la participación de Taiwán en la OACI

Publicado

-

Wang Kwo Tsai
Ministro de Transportes y Comunicaciones
República de China (Taiwán)

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) desarrolla reglamentos y normas comunes para la aviación civil. Los países de todo el mundo cumplen con las directivas de la OACI para garantizar el crecimiento seguro y ordenado de la aviación civil internacional.

La 41ª Asamblea trienal de la OACI, que se celebrará entre el 27 de septiembre y el 7 de octubre de este año en Montreal, Canadá, será el mayor evento de la OACI desde que comenzó la pandemia de la Covid-19. Así, el encuentro será simbólico para apoyar la recuperación del sector de la aviación.

Además, muestra la importancia de la colaboración entre todas las partes interesadas en la comunidad de la aviación internacional. Hacemos un llamamiento a la OACI para que se reconecte con Taiwán en un esfuerzo colectivo para lograr el objetivo de un cielo sin fisuras. Reconectar el mundo y facilitar la participación técnica de Taiwán.

La OACI, un importante foro que impulsa el desarrollo de la aviación, es donde las autoridades de aviación civil debaten asuntos tales como la seguridad de la aviación, los servicios de navegación aérea, la protección del medioambiente y la economía de la aviación. Todos ellos inciden en el desarrollo del sector de la aviación civil de cada país.

Para seguir contribuyendo a la aviación civil internacional, la CAA de Taiwán aspira a compartir sus experiencias profesionales y a participar, de manera significativa y profesional, en la 41 Asamblea de la OACI.

Dado que la industria de la aviación mundial se ha visto especialmente afectada por la pandemia, la colaboración entre todas las partes interesadas en apoyar la salud de los pasajeros y la seguridad en los viajes es más importante que nunca. Ninguna autoridad de aviación civil debe ser excluida.

La OACI celebrará su 41ª sesión de la Asamblea con el objetivo declarado de “reconectar el mundo”. Incluir a Taiwán ayudaría al mundo a cumplir con este objetivo.La Región de Información de Vuelo de Taipéi de Taiwán (Taipéi FIR, en inglés) es parte de la red de la OACI de más de 300 FIRs. La Administración de Aeronáutica Civil de Taiwán (Taiwán CAA, en inglés) es la única entidad supervisora y es responsable de la gestión segura del tráfico aéreo en toda la FIR de Taipéi.

Ofrece una amplia gama de servicios de información y coordina las rutas aéreas para garantizar la seguridad y la eficiencia de todas las aeronaves y pasajeros que llegan, salen y transitan por la FIR de Taipéi. Los esfuerzos de la FIR de Taipéi se han visto obstaculizados por las acciones recientes de China. En agosto de 2022, China realizó ejercicios militares unilateralmente alrededor de Taiwán con escaso margen de aviso.

Esto afectó a las rutas aéreas internacionales y puso en peligro la seguridad de la aviación en la FIR de Taipéi y en las FIR vecinas. En un esfuerzo por evitar el peligro y aliviar los problemas de seguridad, la CAA de Taiwán tuvo que planificar y guiar precipitadamente el tráfico aéreo, incluidas muchas aeronaves extranjeras que salían, llegaban o transitaban por la FIR de Taipéi.

La situación sobrecargó a las aerolíneas con costes adicionales debido a su necesidad de realizar viajes más largos y costosos, e incrementó sustancialmente el riesgo imprevisto. Tanto desde la perspectiva de la gestión del riesgo como de la seguridad, la OACI debería permitir que la CAA de Taiwán participe en la OACI para poder comunicarse con otras FIRs y proporcionar y obtener información oportuna a través de la OACI.

Compartir las experiencias de aviación de Taiwán para lograr el objetivo de la OACI de una aviación sin fisuras. A pesar del grave efecto que la pandemia ha tenido en el mundo durante los últimos dos años, la CAA de Taiwán ha hecho los mayores esfuerzos para mantener el sólido historial de seguridad de la FIR de Taipéi, mientras se
adhiere diligentemente a las medidas antipandémicas pertinentes y cumple con los Normas y Prácticas Recomendadas por la OACI.

Con un esfuerzo conjunto de las partes interesadas de la aviación civil y el gobierno, las aerolíneas nacionales de Taiwán han estado entre las pocas aerolíneas del mundo que se han mantenido rentables y no han eliminado puestos de trabajo. Además, según las estadísticas para 2020 y 2021 del Consejo Internacional de Aeropuertos, el Aeropuerto Internacional Taoyuan de Taiwán, el más grande de Taiwán, fue el cuarto aeropuerto más transitado del mundo para carga aérea internacional.

Los avances tecnológicos han provocado un desarrollo y cambios sin precedentes en la aviación. Los drones son un ejemplo de ello. Dado que el uso más generalizado de drones plantea un riesgo potencial para la seguridad de la aviación y las operaciones aeroportuarias, la OACI ha estado revisando o adoptando disposiciones en los materiales de orientación relacionados con los sistemas de aeronaves no tripuladas.

A pesar de la falta de acceso a la información de la OACI, la CAA de Taiwán ha establecido mecanismos de gestión relevantes de manera oportuna para mantener la seguridad de la aviación dentro de la FIR de Taipéi y contribuir al mismo tiempo a impulsar el desarrollo de industrias relacionadas con los drones.

El 31 de marzo de 2020 entró en vigor un capítulo dedicado a los drones en la Ley de Aviación Civil de Taiwán. Al mismo tiempo, se activó en línea un sistema de aplicación en internet llamado Sistema de Información de Gestión de Operaciones de Drones.

Además, para mantener el funcionamiento seguro de los aeropuertos y detectar actividades ilegales de drones, la CAA de Taiwán instaló sistemas de defensa para drones en varios aeropuertos. La CAA de Taiwán también ha comenzado a planificar un sistema de automatización de control del tráfico aéreo de próxima generación para garantizar que su sistema de gestión de tráfico aéreo satisfaga las futuras necesidades operativas de la FIR de Taipéi.

El objetivo de ello es contribuir a una mayor eficiencia de la navegación regional y mundial. Taiwán está dispuesto a compartir sus experiencias de aviación con otros países y espera aprender de ellos para mejorar la seguridad de la aviación.

Instar a la comunidad internacional a apoyar la participación de Taiwán en la OACI. El llamamiento de Taiwán para ser incluido en la OACI ha sido cada vez más reconocido por la comunidad internacional. Como parte interesada importante en la comunidad de la aviación internacional, Taiwán se toma muy en serio su responsabilidad de salvaguardar la seguridad de la aviación.

La participación en la OACI permitiría a Taiwán, junto con todos los demás países, contribuir al mayor desarrollo de la aviación mundial y al bienestar de toda la humanidad. Durante muchos años, la CAA de Taiwán ha mantenido los más altos estándares de servicio y seguridad para la FIR de Taipéi.

También ha trabajado arduamente para cumplir con las Normas y Prácticas Recomendadas por la OACI. La OACI eligió el tema reconectar el mundo para la Asamblea de este año, a fin de promover la recuperación de la aviación mundial. Ha llegado el momento de que la OACI se reconecte con Taiwán.

Para seguir contribuyendo a la aviación civil internacional, la CAA de Taiwán aspira a compartir sus experiencias profesionales y a participar, de manera significativa y profesional, en la 41ª Asamblea de la OACI, para ayudar al mundo a cumplir el objetivo de la OACI de una red sin fisuras para la seguridad de la aviación.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

La comunicación y su rol en el abordaje de la malnutrición

Publicado

-

Miriam Pineda Chacón
Técnico de Aprovechamiento Biológico de SESAN

La Comunicación para el Cambio Social y de Comportamiento (CCSyC) es un eje fundamental para el abordaje de la malnutrición y constituye la quinta línea de acción de la Gran Cruzada Nacional por la Nutrición, implementada por la actual administración de gobierno.

Esta promueve las competencias necesarias en las familias para la toma decisiones y cambio de comportamientos que permitan mejorar la salud y nutrición. La coordinación interinstitucional a cargo de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Presidencia de la República y la participación de los representantes de todos los sectores del país en las comisiones departamentales y municipales de seguridad alimentaria y nutricional hacen operativa la estrategia de CCSyC.

Esta promueve y genera espacios de diálogo y acción con la población, propiciando que los individuos comprendan y se apropien de la problemática, definiendo desde sus roles y responsabilidades las acciones concretas que ayuden a superar la situación, la aplicación sistemática de procesos y estrategias de comunicación interactivas, basadas en teoría y fundamentados en investigación para abordar los puntos de inflexión para el cambio a nivel individual, comunitario y social.

Cada 29 de septiembre se conmemora el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos.

Por ejemplo, anualmente se pierden y desperdician alrededor de 1 mil 300 millones de toneladas de alimentos, los cuales podrían alimentar a más de 2 mil millones de personas, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

De esta merma de alimentos, el 61 por ciento proviene de los hogares, lo que evidencia el papel fundamental que cada uno de nosotros como individuos tenemos en la lucha para detener este flagelo. Estos datos resaltan la importancia de intervenciones desde múltiples niveles que promuevan el cambio.

Y es que los cambios a nivel familiar, comunitario, institucional y de políticas públicas, afectan los cambios en el individuo y suman esfuerzos a nivel de la región, país, continente y del mundo.

El desperdicio de alimentos es un desafío global que nos compete a todos, por lo que es esencial favorecer conocimientos, actitudes y prácticas ventajosas en el consumidor que permitan contribuir al combate del hambre y malnutrición en general.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.