Libre lactancia

El tema no es debatir si se apoya, o no, la lactancia; el debate es proteger las capacidades de las mujeres de tomar las mejores decisiones para la nutrición de sus bebés, de manera informada, y con acceso para ellas y sus bebés, sin ser estigmatizadas.

Es importante mencionar que el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas reconoce la práctica de la lactancia materna como derecho humano para niños y madres, que debe ser fomentado y protegido.

Es por eso que se entiende como escándalo el hecho que Estados Unidos quiso, supuestamente, no apoyar una resolución en favor de la lactancia materna, aludiendo que protegían intereses comerciales de la leche fórmula.

Sin embargo, la lactancia materna aún enfrenta desafíos para su protección universal en materia de derechos humanos, a pesar de que es una práctica tan antigua y natural que parte desde nuestra existencia como humanos.

Los beneficios de la lactancia materna tiene relación directa con la salud de la madre y del hijo, porque es cuando se empieza el apego emocional, ayuda a la reducción de la mortalidad infantil, a la desnutrición crónica y, por supuesto, y más importante, al desarrollo del bebé. No obstante, mi bisabuelo fue criado por una nodriza, mi papá fue criado con fórmula porque mi abuela no pudo desarrollar leche materna; mi hermana y yo fuimos lactantes por 6 meses, y conozco amigas que alimentan a sus bebés hasta por 1 año con leche materna.

En conclusión, es una práctica libre que toda mamá pueda elegir, según las necesidades de ella y su bebé.

En este tema, lo más importante es ser inclusivos, y promover que la práctica sea como la madre escoja, en los lugares públicos y privados. Es por ello que las acciones afirmativas por parte de las instituciones, como el Ministerio de Trabajo, con el programa Amigos de la lactancia materna en el trabajo, promueve la creación de espacios para que las madres puedan alimentar a sus hijos de una forma cómoda dentro de su lugar de trabajo.

También, el Fondo de las Naciones Unidades para la Infancia (Unicef) certifica a empresas que cumplen con los 10 pasos establecidos que garanticen la lactancia materna a la madre trabajadora y a sus hijos.

En la cultura guatemalteca, la práctica de la lactancia no es un tema tabú, pero ahora con las redes sociales se ha viralizado la violencia que sufren las mujeres que realizan la práctica en lugares públicos; esto sí es un tema en el cual hay que regularlo, para proteger esta práctica y promocionar lugares de confianza para la madre y el bebé. No escondamos esta práctica en los baños, promovamos la lactancia libre e informada.

Diana Herrera