Letalidad y solvencia

Solventes con sus atribuciones dentro de la cancha, el mexicano Agustín Herrera, de Antigua y el nacional Nicholas Hagen, de Municipal, se adueñaron de los primeros reconocimientos al consagrarse como el goleador y portero menos vencido del Clausura 2017 de la Liga Nacional.

A pesar de que su equipo fracasó en la contienda, al quedar al margen de la pelea por el título, el oriundo de Los Mochis, Sinaloa, se apoderó del goleo al concretar 14 dianas en un certamen en el que las anotaciones fueron exiguas, pero que para él figuró como la oportunidad ideal para ser identificado como el San Agustín de los coloniales.

El delantero de 32 años, que usa sus habilidades como arma en defensa de su causa, disputó mil 934 minutos y concretó 4 anotaciones más que el brasileño Janderson Pereira, de Petapa, quien se llevó el segundo lugar con 11 celebraciones, mientras que el colombiano William Zapata, de Xelajú, ocupó el tercer puesto, con 9.

Título y récord

En un contraste total, Hagen, el encargado de resguardar el pórtico escarlata, se adueñó de la distinción Josué Danny Ortiz, pero no solo ese es el reconocimiento, sino que además se aferró al récord del portero más joven en obtener el premio.

El golero chapín, que con tan solo 20 años le arrebató la titularidad al veterano y experimentado Paulo César Motta, recibió 8 anotaciones en 18.71 juegos disputados, en los que acumuló un total de mil 684 minutos, para un promedio de 0.43 dianas por partido.

Su efectividad, del 85.05 por ciento, superó a cancerberos extranjeros de la talla de los uruguayos Cono Javier Irazún, de Comunicaciones, y Álvaro García, de Cobán Imperial, quienes ocuparon el segundo y tercer lugar con 10 y 15 perforaciones en su marco, respectivamente.

Alex Jacinto