Las inscripciones automáticas en la educación

Se han operado cambios importantes en el sistema educativo que resultan en la mejora de los procesos. En  el año 2017, esta administración aprobó la eliminación de la presentación de la partida de nacimiento como requisito para la inscripción continuada.

Como otro aspecto clave para contribuir con los padres de familia, el Mineduc ha creado la inscripción automática, para que los estudiantes que han aprobado el año correspondiente puedan ser inscritos sin ningún trámite en el grado inmediato superior.

No aplica este modelo cuando se reprueba el grado, cuando el niño empieza su formación, cambia de centro educativo, cambia de nivel o de carrera en el ciclo diversificado del nivel medio.

Luego que el estudiante queda inscrito, el sistema genera automáticamente –a partir del 2018– una constancia que certifique que el proceso fue realizado con éxito, lo que dará a los padres de familia seguridad y tranquilidad.

Es importante mencionar que, el padre de familia tiene la total autonomía de decidir si su hijo continúa o no en el centro educativo.

Nadie puede presionar a los padres de familia ahora que el sistema de inscripción es automático, a que obligatoriamente debe seguir en ese centro educativo, máxime si es del sector privado indicándoles que existen compromisos de pago.

Para hacer cambio de establecimiento, sí se debe continuar con el trámite tradicional.  Es un avance muy importante, pues no solo automatiza los procesos, permite ahorro de recursos y de tiempo.

El proceso de inscripciones se realizaba todos los años y quedaba  abierto de enero a marzo, los padres de familia acudían al centro educativo, hacían largas colas, pedían permiso en sus trabajos, o dejaban  de cumplir otros compromisos,  llevaban la documentación que les solicitaban, registraban a los niños y jóvenes  en un libro, cuaderno, o en un programa computarizado, y luego los maestros en un Café Internet, o desde su casa ingresaban los datos de los estudiantes al Sistema de Registros Educativos –Sire–  del Mineduc, y con esto culminaba el proceso.

Ahora el docente no tendrá que realizar ese doble proceso, para inscribir a sus alumnos formalmente.

En una época en la que la tecnología avanza en forma impresionante, debe denotarse en los procesos administrativos y académicos. Este es un paso más, falta mucho por hacer, pero vamos por más.

 

Oscar Hugo López