Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

La trata y la paradoja de la tecnología

Avatar

Publicado

-

Michele Klein-Solomon

Michele Klein Solomon

Directora Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe Organización Internacional para las Migraciones

El 30 de julio se conmemora el Día Mundial Contra la Trata de Personas. Veintiún años después de la firma del Protocolo de Palermo, que contribuyó a establecer una definición internacionalmente aceptada y con ello posicionó la problemática de la trata en la agenda internacional, los avances en la lucha contra este delito en el ámbito mundial son evidentes. 

Sin embargo, la trata de personas sigue siendo un delito muy lucrativo; en algunos casos, difícil de investigar, con tasas altas de impunidad y una gran cifra negra en detección de casos, razones que lo hacen atractivo para los perpetradores y un gran reto para los Estados y sociedades. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) señala que para 2018, alrededor de un tercio del total de las víctimas de trata en el mundo fue de personas menores de edad, siendo Centroamérica y el Caribe dos de las tres regiones con mayor número de casos detectados de trata con fines de explotación sexual en niños, niñas y adolescentes. 

Como consecuencia de la pandemia del Covid-19 se han incrementado las desigualdades y la vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes frente a este flagelo. 

Muchos países disponen de leyes para combatir la trata; son mayores los esfuerzos para investigar, detener y procesar a los delincuentes.

La pobreza, la pérdida de empleo y el cierre de las escuelas, entre otros factores, han aumentado los riesgos de explotación y abuso. De forma simultánea, se observan cambios en los métodos delictivos usados por los delincuentes, siendo la utilización de nuevas tecnologías cada vez más frecuente.

Por medio de las redes sociales, plataformas de mensajería instantánea encriptadas, la deep web, el uso de criptomonedas y el desarrollo de sistemas informáticos para facilitar la comisión del delito, los criminales logran mantenerse en el anonimato mientras realizan sus fechorías. 

Pueden participar en comunicaciones en tiempo real pero encriptadas, llegar a un público más amplio en términos de víctimas y victimarios, y controlar a las víctimas a distancia. La tecnología ha permeado todas las fases de la explotación sexual infantil, desde la captación y la explotación de la víctima, hasta el chantaje con información, fotos y vídeos.

Si bien los espacios virtuales ofrecen a los criminales un escudo tras el cual se sienten seguros de operar casi con total impunidad, también la tecnología se presenta como una oportunidad para las autoridades en su lucha contra este delito. 

Permite brindar evidencias para el desarrollo de investigaciones y procesos judiciales, generar información sobre identidades, funciones, estructuras, ubicaciones y actividades de los sospechosos, así como rastrear transacciones financieras electrónicas realizadas por los
delincuentes.

Se hacen imperativas, entonces, la continua capacitación de las autoridades en materia tecnológica, la inversión en equipos tecnológicos y recursos humanos y la actualización los marcos normativos para permitir el uso de evidencias digitales como medio de prueba, y así se facilite la aplicación de la ley. Por otra parte, los proveedores de servicios tecnológicos deben mejorar sus capacidades para colaborar con las autoridades, brindando información sobre potenciales casos y criminales que operan en sus plataformas.

Resulta también urgente cooperar en la asistencia y protección de víctimas de trata de personas y desarrollar investigaciones de alcance internacional y multilateral, ya que los autores de las diferentes acciones que componen el delito y las víctimas podrían estar radicados en diferentes países. 

Esto genera retos adicionales en materia de protección y asistencia a víctimas y en la aplicación del principio de la no criminalización de estas. 

Enfrentamos grandes retos en la lucha contra la trata de personas, en especial en niños, niñas y adolescentes. Todos los sectores de la sociedad estamos llamados a cumplir un rol protagónico en la protección y garantía de los derechos de una niñez, especialmente vulnerable en estos momentos de pandemia.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

1944-1954

Avatar

Publicado

-

Juan Everardo Chuc Xum

[email protected]

Ninguna sociedad o pueblo es estática todas son dinámicas. En las sabias enseñanzas del Pop o Popol Wuj nos indica que el ensayo y error es necesario y de allí que hubo cuatro intentos para la formación-creación del ser humano hasta llegar a la humanidad de maíz. Hace 77 años Guatemala vivió una gesta revolucionaria para salir de una crisis política que no permitía una vida feliz o al menos contentos sus habitantes. Sin duda, los logros políticos son históricos; por ejemplo: la fundación de las escuelas tipo federación, el IGSS, el Código de Trabajo, la autonomía universitaria,  municipal y del deporte, entre otras, que han significado avances en el proceso transformador del país. Aunque, la revolución no escapó de los prejuicios coloniales hacia los pueblos indígenas, ya que la política de tutelaje y de integración del indígena a la ¿modernidad? continuó. 

Unidad nacional entre la diversidad cultural sea el centro de la nueva política de nuestra amada Guatemala. 

Innegable y valorable el Decreto 900, Ley de Reforma Agraria, artículo 2 que fijó: “Quedan abolidas todas las formas de servidumbre y esclavitud y por consiguiente prohibidas las prestaciones personales gratuitas de los campesinos, mozos colonos y trabajadores agrícolas, el pago en trabajo del arrendamiento de la tierra y los repartimientos de indígenas, cualquiera que sea la forma en que subsistan”, artículo que mitigó de alguna manera el trato inhumano que sufrían nuestros antepasados y la posibilidad de recuperar tierras los indígenas. Esos diez años de revolución tenían como política principal el ser humano y la democracia,  aun cuando se propiciaba el rompimiento de las propias formas de vida de los pueblos indígenas. 

La revolución y sus debilidades marcó sin discusión alguna una metamorfosis favorable para Guatemala y que ahora mismo los guatemaltecos de ciudadanía y con identidades culturales diferenciadas añoramos, pero de igual manera trabajamos para la construcción de un mejor país, en donde las relaciones sociales sean más armónicas, las políticas públicas más congruentes a la composición social, en donde el respeto y la promoción de los más excluidos como los pueblos indígenas sean una realidad y que la unidad nacional entre la diversidad cultural sea el centro de la nueva política de nuestra amada Guatemala.
Xa utzil qa tiko pa Siwan Tinamit

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

El águila, signo real en la heráldica y en el tetramorfos (II)

Avatar

Publicado

-

Ricardo Fernández Gracia, 

Director de la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

Así, sabemos que Sancho el Mayor y sus descendientes utilizaron distintas variantes en forma de cruz. El reinado de García Ramírez el Restaurador (1134-1150) coincidió con unos momentos de difusión en España de los emblemas heráldicos. Como es sabido, aquel rey estuvo casado con Margarita l´Aigle (“el Águila”), cuya familia había empezado a utilizar el águila como signo transmisible a los herederos, de acuerdo con los usos del naciente sistema heráldico.

El hijo de ambos, Sancho VI el Sabio aún recurrió al tradicional diseño cruciforme como su signo personal pero, el hijo de este último y nieto de García y Margarita, Sancho VII el Fuerte, prefirió suscribir sus documentos con un águila con las alas y las garras desplegadas, que lo había utilizado su abuela. El águila de Sancho el Fuerte la encontramos en señero ejemplo en una clave del monasterio de La Oliva, en clara alusión al patrocinio del rey sobre las obras del templo abacial. 

El águila negra, explayada en la totalidad del campo, figura en numerosos escudos heráldicos de pueblos de Navarra, como Aguilar de Codés, Bacaicoa, Ciordia, Ezcabarte, Iturmendi, Olazagutía, Urdiain y Villafranca. Es motivo que también aparece en los cuarteles de los de Alsasua, Araiz, Eslava, Ezcabarte, Gallipienzo, Lanz y Valtierra.

El emblema municipal de Corella se conforma con un águila en actitud de atrapar a un conejo que corre, algo que Faustino Menéndez Pidal puso en posible relación con la familia del conde Rotrou y la mencionada Margarita, prima de Alfonso el batallador y mujer de García Ramírez.  En el Libro de Armería del Reino de Navarra figura en todo el campo del escudo o en uno de sus cuarteles y con distintos colores, como blasón de los señores de Cascante y Aguilar en 1275, Domezain, Ezcurra, Ijurieta, Sarasa… etc.

El águila negra, explayada en la totalidad del campo, figura en numerosos escudos heráldicos de pueblos de Navarra.

En relación con la heráldica, no podemos olvidar, en tiempos más modernos, la presencia de la doble águila en escudos de la monarquía hispánica, en distintos lugares de Navarra como por ejemplo los del palacio real de Pamplona (hoy Archivo General de Navarra), o en la muralla de Viana. Como es sabido, el águila bicéfala se convirtió desde el siglo XVI en emblema de los Habsburgo, significando la unión de la monarquía hispánica y el imperio.

Los textos medievales insistieron en algunos de los aspectos que hemos señalado anteriormente. Tanto en los bestiarios, como en la literatura de aquel mismo período, gozó de amplio prestigio. 

Así, El Fisiólogo, muy popular por su fin moralizante, recoge varias leyendas sobre el ave: al envejecer cura y renueva sus ojos nebulosos y sus alas cansadas volando hacia el sol y sumergiéndose tres veces en una fuente. La misma fuente literaria refiere la agudeza de su vista y la renovación de su pico, que lo rompe contra una piedra cuando no podía comer. 

La interpretación de sus representaciones en el patrimonio medieval navarro, como en el europeo, no deja de ser controvertida, ya que se ha polemizado mucho sobre otorgarles un contenido simbólico o considerarlas como motivos decorativos y formales. 

Los estudios de referencia ponen de manifiesto que poseían, tanto el águila como otros animales e iconografías profanas, en el contexto medieval, un claro contenido religioso y didáctico, ya que, en la mentalidad del momento, en su espíritu y creencias, existía una equivalencia y conjunción entre lo sacro y lo profano. 

Continuará…

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

COLUMNAS

Octubre, tiempo para organizarnos

Avatar

Publicado

-

Marlon Leonel García Estrada

Marlon Leonel García Estrada

[email protected]

Sabías que, según los datos del INE, en Guatemala cohabitan 6 041 838 personas entre 13 y 30 años de edad, el 49.9 por ciento mujeres y el 50.1 por ciento hombres, lo que nos confirma que la adolescencia y juventud son los agentes de cambio en sus comunidades y en el país; es por esto la importancia de la organización comunitaria.  

La organización comunitaria juvenil es un proceso de desarrollo y aglutinamiento de jóvenes que promueven acciones para el desarrollo de sus comunidades: dichas acciones pueden ser formativas, de capacitación o bien de articulación y alianza por el bienestar de la población. 

Entre los espacios que tiene la juventud guatemalteca están los consejos comunitarios de desarrollo, las organizaciones juveniles, los comités únicos de barrio y las oficinas municipales de Juventud, entre otros espacios que, aunque por sus formas y mecanismos de participación algunos son más fáciles que otros para su incorporación, son espacios que tienen como objetivo promover el desarrollo económico, social y cultural de las comunidades, así como la intermediación entre la población para la resolución de conflictos, un aspecto importante en la actualidad. 

La organización siempre será la herramienta para el desarrollo de los pueblos. 

También es importante mencionar que el país cuenta con un marco normativo importante que respalda los mecanismos de organización juvenil; entre ellos, la Constitución Política de la República de Guatemala, las leyes de descentralización y el Código Municipal. 

Es por ello que las y los jóvenes pueden promover diversos proyectos juveniles, los cuales pueden ser deportivos, sociales, formativos, de incidencia política, de emprendimiento y de desarrollo económico, entre otros, que principalmente ubiquen a la juventud como parte del cambio y transformación de su realidad. 

Asimismo, el involucramiento de la juventud trae consigo diversas ventajas; entre ellas, conocer a otros jóvenes e intercambiar puntos de vista de sus realidades y principalmente mostrar el potencial que cada joven tiene y lo que aporta a la sociedad guatemalteca.  

Desde Conjuve valoramos el trabajo de las organizaciones juveniles y reconocemos todos sus aportes en el fortalecimiento de la Política Nacional de la Juventud. ¿Qué esperamos para organizarnos?

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Dirección General:
  • Silvia Lanuza, Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  •  Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.