La seguridad desde el ámbito municipal

Con el transcurso del tiempo, se ha percibido con mayor importancia, la necesidad de resolver los problemas que enfrentamos con la participación integral de cada sector y persona que conforma la sociedad.

De forma específica, cuando de seguridad se trata, no hay actor de la esfera social y política que quede fuera de responsabilidad.

Por ello, quiero referirme al papel que desde el poder local se debe de cumplir para contribuir en la reducción de la inseguridad.

Al respecto, ha llamado mi atención el discurso de apertura que la encargada del ámbito de seguridad ciudadana del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó durante el evento Clínica de Seguridad Ciudadana 2017.

En un principio, debemos recordar que vivimos en una región con los índices delictivos más altos, donde la mayoría de personas que mueren de forma violenta son jóvenes entre 15 y 30 años, nos encontramos en una situación que afecta nuestro entorno social, la calidad de vida y nuestra economía.

También es importante reconocer que hay espacios más seguros que otros y el tipo de delito con mayor incidencia varía de un lugar a otro; ahí es donde radica la importancia de conocer el entorno y trabajar desde lo local para mejorar la seguridad.

Durante el evento que arriba se menciona, se presentaron cinco elementos que son esenciales poner en práctica a nivel municipal, tomando en cuenta que el gobierno local conoce de forma más específica que tipo de violencia le afecta a la comunidad.

En ese sentido, el primer elemento se refiere a que cada jefe edil debe reconocer la importancia de su participación en el ámbito de seguridad, es decir, un alcalde jamás se debe desvincular de su responsabilidad y delegarla a otras instituciones. Un segundo elemento, la alineación de las acciones de cada sector que participa en la comunidad, para definir objetivos en común.

Tercero, la coordinación con las fuerzas de seguridad, especialmente con la Policía, trabajando hombro a hombro para aplicar la mejor estrategia, de acuerdo a las necesidades del municipio. Cuarto, la prevención de la violencia, especialmente la enfocada en la niñez y juventud.

Por último, la importancia de que el alcalde afiance alianzas entre el sector privado y la sociedad civil, con el fin de implementar programas que tengan como objetivo un mejor entorno para cada ciudadano.

Mónica Castellanos