Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

La migración (III)

Publicado

-

Las migraciones tienen dos caras, dos formas de ver el problema. Una, la del que decide irse de su lugar de origen para buscar mejores expectativas de vida, ya sea por la violencia o la pobreza, y, la otra, la de aquellos que los reciben, muchas veces con el temor de ser desplazados económicamente y miedo de ser atacados. Konrad Lorenz señalaba lo importante que es el instinto de territorialidad entre los animales, a lo que los seres humanos no son ajenos.

Defender su territorio, incluso más que la propia vida, es lo que asemeja a los seres humanos al resto de animales mamíferos. La migración no solo constituye un problema de seguridad y economía para aquellos países que se ven amenazados por los grandes flujos de personas, sino también constituye un problema de tipo cultural. Integrarse y no segregarse a las sociedades donde se reside tendría que ser parte del comportamiento del migrante, pero ello trae consigo la pérdida de su identidad.

No obstante, el que recibe ve al inmigrante como a un extraño, y muchas veces lo juzga como a un invasor. Lo mismo ocurre con el que llega, quien al no sentirse identificado culturalmente con las costumbres de los habitantes del país al que emigra, persiste con los patrones culturales que lo identifican. Cómo poder solventar eso, el espacio que le corresponde tanto a la esfera privada como a la pública podrá ser la solución.

Pero, en la esfera pública, todos deberían comportarse de acuerdo con las normas y leyes del país donde residen, sin evidenciar sus rasgos peculiares. En tanto que en la esfera privada, cada quien está en la libertad de comportarse como quiera, siempre y cuando guarden las normas mínimas de urbanidad y dignidad. Por ello, los nacionalismos, etnocentrismos, racismos deberían ser parte del pasado, y a partir de ahí convertir al mundo en un territorio donde habite la especie humana identificada no con principios de nación, sino de naturaleza, junto a todo ser viviente de la tierra. Pero para eso se requiere de una conciencia de especie.

Jairo Alarcón
Seguir leyendo

COLUMNAS

El trabajo en equipo en las instituciones públicas (I)

Publicado

-

Lic. Francisco Leal

Dirección de Investigación, DIADI/INAP 

[email protected] 

Nada más importante en las instituciones públicas que la conformación de los equipos de trabajo, ya que a través de estos pueden elevar sus niveles de eficiencia y eficacia y, por lo tanto, lograr mayores niveles de efectividad en el logro de sus objetivos.

En general, puede decirse que en un equipo es un conjunto de personas que realizan una serie de tareas o actividades, con el propósito de alcanzar un resultado claramente determinado.

Los elementos esenciales de un equipo de trabajo humano son los siguientes: personas, tareas y
resultados.

El elemento fundamental de un equipo de trabajo son las personas, pero para ello estas deben actuar articuladamente. Los mecanismos de articulación de las personas en un equipo de trabajo pueden ser muchos; los más comunes son los siguientes: vínculos interpersonales, objetivos comunes, el contrato de trabajo, la cadena de mandos y la relación pertenencia.

Se dice que para que el equipo funcione, debe estar bien enraizada en sus integrantes la idea del resultado que se quiere alcanzar.

Sin embargo, el vínculo más importante es la tarea que tienen que realizar sus integrantes para lograr el resultado, el cual es la esencia fundamental de un equipo, ya que este únicamente tendrá éxito cuando logre el resultado que se espera de él.

La palabra resultados revela el sentido de competencia de un equipo; primero, en cuanto a la intención de ganar, y segundo, en cuanto a ser competente. Por eso se dice que para que el equipo funcione debe estar bien enraizada en sus integrantes la idea del resultado que se quiere alcanzar.

Para que los equipos de las instituciones públicas puedan cumplir con las tareas y lograr el resultado, sus integrantes deben reunir por lo menos las siguientes características: especialización, sinergia, motivación y sentido de pertenencia.

Sin embargo, el éxito de un equipo no depende exclusivamente de las características individuales de sus integrantes, sino del trabajo conjunto de estas y de la creatividad y el esfuerzo que se ponga para mejorar la tarea y lograr los resultados con un determinado nivel de calidad.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

ARTES

VIVIANO SALVATIERRA (1844-1888)

Publicado

-

Guillermo Monsanto 

[email protected]

Foto: Cortesía Guillermo Monsanto

La historia del arte guatemalteco del siglo XIX es un universo que no termina de sorprender. Hay muchos investigadores que se han especializado en áreas específicas y publicado sus hallazgos en diversidad de medios. Sin embargo, cuesta encontrar documentos integrados en los que se pueda apreciar el abanico de artistas (mujeres incluidas) que propusieron sus productos creativos a lo largo de aquella centuria.  

En 2021 escribí un ensayo en el que integré material disperso relacionado con las artes visuales y la interconexión que existió entre la gráfica y la fotografía y, a partir de ellas, con la pintura y la escultura. En ese ejercicio, publicado en el compendio Bicentenario en busca de la libertad de la UFM, me apareció en distintos momentos el nombre de un artista llamado Viviano Salvatierra. 

No se sabe mucho de su primera educación. Pudo haber sido discípulo Julián Falla, Doménico Toyetti y Ángelo Moschini, probablemente relacionado con la escuela de arte de la Sociedad Económica. El Diccionario Enciclopédico de Guatemala, que es quien vierte estos datos, indica que también lo fue de Francisco Cabrera, pero por las fechas de muerte del miniaturista esta afirmación es imposible.  

En 2021 escribí un ensayo en el que integré material disperso relacionado con las artes visuales.

¿Fue Salvatierra un artista precoz? Cuando tenía apenas 15 años pintó el telón de boca del Teatro Carrera para su estreno en 1859. Lo que implica que a esa edad ya ejercía como escenógrafo abriendo la posibilidad hacia otra línea de investigación y la relación interdisciplinaria entre las artes escénicas y las visuales.  

Lo que sí se sabe es que debido a su excelencia fue becado a París, donde se especializó en fotografía, grabado y litografía bajo la guía de maestros de las escuelas neoclásicas, naturalistas e impresionistas. Formación que podría sugerir su estilo tan particular respecto a la poca obra religiosa localizada. Con esta temática obtuvo diferentes distinciones.

En 1875, ganó por oposición la cátedra de dibujo de la Escuela de la Sociedad Económica.  Entre sus obras más conocidas se lista un Retrato en miniatura de Rafael Carrera, Desnudo masculino y su Autorretrato. También hay localizados dos retratos; uno femenino en la Casa Popenoe y otro masculino en la colección Monesco. 

Junto al nicaragüense Fernando Caldera fundó un taller litográfico en donde se ilustró, en 1875, Un viaje al otro mundo pasando por otras partes, del literato José Milla. El establecimiento del fotógrafo y corresponsal de prensa William Buchanan pasaría a sus manos. Allí, según el Diccionario Enciclopédico de Guatemala, fabricaría “papel sensible para fotografía”.

La Historia General de Guatemala indica que “hacia 1870 se lista a Salvatierra como el primer fotógrafo en utilizar formatos de grandes dimensiones”, resultado que supone una línea de búsqueda y encuentros que, en aquel momento, pudo haber sido tendencia y que otros iniciados también exploraron con sus propios aciertos.  Murió a los 44 años.

Guillermo Monsanto
Seguir leyendo

COLUMNAS

Una bacteria que heredamos es un nuevo alimento (II)

Publicado

-

Ignacio López-Goñi 

Miembro de la SEM (Sociedad Española de Microbiología) y Catedrático de Microbiología.

Representa hasta el 4 por ciento de la microbiota fecal total desde los primeros años de vida hasta que somos ancianos, se ha aislado incluso en muestras de individuos centenarios. Akkermansia muciniphila produce ácidos grasos de cadena corta que pueden desempeñar un papel importante en la salud y el estado inflamatorio del huésped.

Esta bacteria también parece estar relacionada con el aumento del grosor de la mucosa intestinal, lo que mejora la función de la barrera intestinal. A lo que se suma que otros estudios han revelado su papel antiinflamatorio en el entorno intestinal.

Por otro lado, se han demostrado los efectos beneficiosos de A. muciniphila en diferentes estudios, como el papel protector contra agentes patógenos, propiedades antitumorales, reducción de la inflamación, mejora de la permeabilidad intestinal y potenciación de la respuesta inmunitaria. Todo esto podría explicar por qué la presencia de A. muciniphila se ha asociado con un intestino sano.

Su escasez podría favorecer varios estados patológicos como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Chron. 

Por el contrario, su escasez podría favorecer varios estados patológicos como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Chron. Las personas con apendicitis aguda presentan también una cantidad reducida de esta bacteria, menor cantidad cuanto más grave es la apendicitis. Y algo similar ocurre con la obesidad, la enfermedad del hígado graso y la diabetes.

Alteraciones en la presencia y abundancia de esta bacteria también se ha asociado con hipertensión, inflamación, epilepsia, problemas metabólicos, autismo, esclerosis lateral amiotrófica, cáncer, psoriasis, enfermedades alérgicas, párkinson, etc. Curiosamente, la bacteria pasteurizada, pero también las proteínas aisladas de la membrana externa de la bacteria, son más eficientes que las bacterias vivas viables para aliviar estos problemas de salud.

Por lo tanto, los productos bacterianos elaborados a partir de A. muciniphila o las proteínas que secreta podrían convertirse en nuevas herramientas terapéuticas contra las enfermedades metabólicas e inflamatorias crónicas.

La bacteria alimento. En septiembre de 2021, Akkermansia muciniphila pasteurizada fue la primera bacteria aprobada como alimento por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. En realidad, no es un probiótico, ya que la bacteria no se administra viva, sino muerta, pasteurizada.

Aunque son necesarios nuevos estudios clínicos para confirmar su efecto beneficioso en la salud y para entender los mecanismos moleculares que hay detrás, Akkermansia muciniphila es un buen ejemplo de esas bacterias intestinales beneficiosas de las que tenemos mucho que aprender.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.