Comunícate con nosotros al 1590

EDITORIALES

La importancia de la fiscalización

Publicado

-

Sin lugar a dudas, la fiscalización es vital en cualquier país. Sobre todo, cuando se trata fiscalizar lo que se va a gastar durante un estado de calamidad.

Es por ello que, por medio de la coordinación con el Ministerio de  Finanzas Públicas, la Contraloría General de Cuentas va a fiscalizar las compras que se realicen durante el período en que dure el estado de calamidad.

Fue la Contraloría misma la que dio a conocer que desarrollará tan importante actividad. Además, agregó que su labor de auditoría se extenderá a los donativos en especie y monetarios que se reciban para los afectados por la erupción del volcán de Fuego.

Para que exista un buen ejercicio interdisciplinario y una buena comunicación, se han establecido ya contactos entre la Contraloría y Finanzas. Por esa razón se ha pedido que se designe a una autoridad temporal para que sea el enlace entre el ministerio y la Contraloría. De esa manera habrá un enlace directo y una fiscalización efectiva de los recursos.

También hay que agregar que la Contraloría tiene una cuenta única en la que se canaliza la ayuda económica, lo que ayuda a simplificar el proceso. Esto es importante, ya que de esa manera se centraliza la ayuda de todos los que lo hacen como forma de solidaridad. Las autoridades han informado que desde que se abrió la cuenta se ha llevado un registro contable, que ha garantizado la transparencia de los fondos, y ayuda a hacer posible una fiscalización efectiva.

Algo que también se debe destacar es que Finanzas ha anunciado que tendrá a disposición fondos para atender la tragedia.

Desde el pasado viernes se ha puesto en marcha la rehabilitación, desde cada una de las instituciones, hasta por el monto de 460 millones de quetzales, de los cuales 254 millones son atendidos con transferencias entre entidades públicas. Además de lo anterior, incluye el uso del Fondo de Emergencias y recursos adicionales.

Redacción DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

Trabajando por la salud

Publicado

-

La carga de pacientes e intervenciones médicas recayó por algún tiempo en los hospitales más grandes del país: el Roosevelt y el San Juan de Dios, que se vieron colmados por atender pacientes que no encontraban consuelo en los otros niveles de salud del país, y por emergencias nacionales causadas por fenómenos naturales como huracanes, erupciones volcánicas y movimientos telúricos.

Teniendo la salud como uno de los principales ejes de ejecución en el plan de gobierno, la administración del presidente Jimmy Morales ha trabajado en revitalizar la red hospitalaria, reconstruir puestos y centros de salud dejados en el olvido, dotarlos de insumos como medicinas y materiales médicos, y construir nueva infraestructura para brindarle atención médica a los guatemaltecos.

Las necesidades en salud han crecido y por lo tanto es necesario dar respuestas prontas a la población que busca prevenir, curar e intervenir a favor de su salud y la de su familia en el sistema de atención pública.

La inauguración del Hospital Nacional Especializado de Villa Nueva ha sido una de las respuestas, pues ha contribuido a descongestionar a los dos grandes hospitales nacionales, atendiendo a la población del sur de la ciudad capital.

Entre enero y marzo pasados, este nuevo nosocomio atendió a más de 6 mil 500 pacientes en 14 diferentes especialidades médicas. Esto en la primera etapa, en la que solo se dio atención a la consulta externa, y está por inaugurarse la segunda etapa que contará con 3 nuevas áreas médicas.

Este hospital es parte de la Red Integrada Guatemala Sur, de la que también son parte los centros y puestos de salud de Villa Nueva, Villa Canales, San Miguel Petapa y Amatitlán, que trabajan de forma coordinada.

Además de nuevos centros de atención, como el de Villa Nueva, la cartera de Salud ha puesto atención en jornadas de vacunación de niños y jóvenes para prevenir males como el cáncer cérvico-uterino, por lo que se ha vacunado a miles de niñas y jovencitas.

Otra meta es mantener abastecido a todo el sistema de atención en salud, para lo cual se tiene la disponibilidad presupuestaria para la compra de medicamentos e insumos, por la vía más transparente como las negociaciones que se han hecho por medio de organismos internacionales de Salud.

Redacción DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

Entre procesiones y veraneo

Publicado

-

Alfombras de flores, pino, corozo y aserrín cubren calles para asentar el paso de las andas que llevan al Nazareno camino a la cruz o al sepultado camino al Santo Entierro. Y así ha acontecido año tras año, desde que en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, a mediados del siglo XVI, los dominicos comenzaron a procesionar al Cristo Morto sobre el empedrado camino.

El barroco supo sacar de las vetas de madera preciosa las imágenes que ahora son veneradas, bendecidas y consagradas para el pueblo católico creyente, que las admira y las lleva en hombros para bendecir las calles y casas por donde pasan.

La Iglesia ha dejado la conservación de esta tradición en las manos de hermandades y cofradías, que aglutinan a hombres y mujeres alrededor de la devoción de imágenes de  nazarenos, santos muertos y vírgenes, talladas a partir de mediados del siglo XVII.

Las tradiciones, aunque guardan su esencia, van cambiando de acuerdo con los pueblos que las siguen: más allá de la fe y la religión, la economía, la política y la comunicación van añadiendo cosas, detalles, novedades,  y dejando en el olvido otro tanto.

Por ejemplo, a finales del siglo XIX se prohibió que los penitentes cargadores llevaran la cara tapada, y de esa cuenta ahora los cucuruchos ya solo llevan capirote, casco o tapasol, dejando el rostro a la vista. 

Detrás de la procesión caminaban algunos vendedores, para saciar la sed o mitigar el hambre de los piadosos que asistían a ver pasar el cortejo. Ahora los vendedores anuncian, desde cuadras anteriores, la llegada del cortejo. Muchas cosas cambian.

Mucha tradición, pero el verano se lleva a muchos a las playas, ríos y lagos, y la Semana Mayor se vuelve descanso, diversión, esparcimiento y ocio. Los conciertos de música popular a la orilla de playas y los de marchas, en la iglesias, suenan durante los mismos días. Y cansados de cargar andas o bronceados al volver de las playas, después de la Resurreción, todos regresan al cotidiano vivir reconfortados en cuerpo y alma.

Redacción DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

Por el bienestar de los guatemaltecos

Publicado

-

Como parte de sus funciones, el Gobierno debe velar por la seguridad y el bienestar de los habitantes y por ello se promueven acciones de las instituciones del Estado para que, de manera organizada, realicen su trabajo en beneficio de la población.

La Semana Santa que dio inicio ayer, cuando muchos guatemaltecos deciden viajar a distintos puntos turísticos del país, es propicia para pasar momentos de tranquilidad y entretenimiento junto a la familia, amigos o compañeros de trabajo con la vigilancia, protección y apoyo de las instituciones encargadas de hacerlo.

Para ello fue creado, desde hace 19 años, el Sistema Nacional de Prevención para Semana Santa (Sinaprese), cuyo objetivo es prevenir, mitigar y responder a eventos generadores de riesgo, emergencia o desastre por la afluencia masiva de personas. Esto se logra con el apoyo directo de las coordinadoras municipales y departamentales.

Ello se complementa con el apoyo de 23 instituciones para brindar atención prehospitalaria, seguridad, información y atención vial, en lo cual puntualiza la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

La estimación es que unas 90 mil personas entre médicos, personal de enfermería, urgencias médicas, salvavidas, bomberos, policías y Ejército estarán prestas a ayudar a los turistas durante la Semana Mayor.

Además, estarán en apoyo de la población y de los veraneantes en todo el país 1,558 servicios de salud y 2 mil 500 vehículos entre ambulancias, autopatrullas, motocicletas en acciones de seguridad y grúas.

Este protocolo se activó el viernes 12 de abril a las cero horas y estará activo durante la Semana Santa, con Alerta Amarilla Institucional, y será desactivado el lunes 22 de abril a las 10:00 horas.

El presidente Jimmy Morales reconoció la labor de los colaboradores y recordó que “mientras el resto de guatemaltecos disfruta del descanso de la época, ellos están atentos en los puestos de control y campamentos ante cualquier contingencia.”

El mandatario manifestó que, a diferencia de años anteriores, el Sinaprese dispondrá de dos aeronaves para cubrir emergencias. Si usted maneja, no beba y disfrute con su familia.

Redacción DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.