La embajada

La embajada siempre ha jugado un papel protagónico en la vida política, económica y social del país.

Cuando escuchamos la frase “La embajada” rápidamente la asociamos a los Estados Unidos de Norteamérica. A ellos les gusta llamarse USA, sin el Norte. Eso los hace incluir a todo el continente.

En Guatemala, La embajada siempre ha desempeñado un papel protagónico en la vida política, económica y social. Para nadie es un secreto que durante muchas décadas la política de Gobierno ha tenido que contar con su aval. Nada se mueve en el país si no se tiene la opinión de esta sede diplomática, a veces, la menos diplomática de las sedes cuando se trata de ejercer presión en una u otra dirección.

Durante los años de la república bananera, La embajada desempeñaba un rol de primer orden, velando por los intereses de la United Fruit Company contribuyó al derrocamiento de Jacobo Árbenz; durante el conflicto armado, su papel fue fundamental, primero, apoyando al ejército en el combate contra la insurgencia, posteriormente impulsando el retiro de la ayuda militar a Guatemala por la denuncia de desmanes cometidos por este.

La embajada fue clave para que saliera Jorge Serrano Elías del poder y últimamente Otto Pérez Molina. Vigiló de cerca las acciones de todos los presidentes. Durante décadas, La embajada ha decidido quién debe permanecer o salir del poder.

Esto ha provocado en muchos guatemaltecos un sentimiento de rechazo a lo que hace y dice el embajador de turno, no importa su apellido ni el color de su piel, ni su filiación partidaria. Basta leer los comentarios al oficio publicado recientemente por esta sede diplomática, en el cual da un fuerte apoyo al gobierno del presidente Jimmy Morales.

El contenido de dicho comunicado destaca los principales logros del actual gobierno en diferentes áreas de la vida nacional. Entre ellos menciona la disminución de la tasa de criminalidad, la política de recaudación de ingresos, la disminución del gasto público, el avance en el Plan de Alianza para la Prosperidad, el proceso de solución de temas laborales con la OIT y el Cafta-DR.

Destaca además, la no intromisión del Gobierno en el trabajo de los tribunales, contrario a lo que sucedía en algunos gobiernos anteriores. También reconoce el papel del ejército en tareas de mantenimiento de carreteras y otras actividades importantes.

El contenido del comunicado de La embajada no tiene discusión, es objetivo. Basta con poner la vista, por ejemplo, en el nuevo empeño de la Superintendencia de Administración Tributaria, como ente recaudador de impuestos; en la persecución de la delincuencia por parte del ministerio de Gobernación; en la cuantiosa incautación de droga; en el respeto a la independencia de poderes, solo para mencionar algunos casos.

Seis meses son muy poco tiempo para producir cambios profundos. Ni siquiera cuatro años son suficientes.

Lo que la gente no se traga mucho es que lo diga La embajada. Aún se mantiene vivo en la memoria aquel chiste muy popular durante los años de la Guerra Fría: ¿sabe usted por qué en Estados Unidos no hay golpes de Estado? ¡Porque allá no hay Embajada gringa!


Carlos Interiano