Comunícate con nosotros al 1590

Tokio 2020

Japón inaugura los JJOO con un homenaje a su cultura tradicional y pop

Publicado

-

Tokio, EFE.- Japón homenajeó a su cultura tradicional sin olvidar el cool Japan que tantas puertas le ha abierto a nivel internacional, en la inauguración este viernes de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde hubo teatro kabuki, jazz y videojuegos.

El programa de la ceremonia se dividió en nueve actos. En los primeros compases se retransmitieron unos breves vídeos y una cuenta atrás, desde que la capital japonesa fue escogida como anfitriona olímpica en 2013 hasta la fecha presente y una batería de 694 fuegos artificiales para dar el pistoletazo de salida al espectáculo.

La pirotecnia del evento estuvo íntegramente a cargo de la Japan HANABI Association (Asociación de Fuegos Artificiales de Japón).

La pirotecnia estuvo exclusivamente a cargo de la empresa Japan Hanabi Association. (EFE)

A ello le siguió una actuación protagonizada por la boxeadora y enfermera Arisa Tsubata y un grupo de bailarines coreografiados por Shintaro Hirahara y con música de Seigen Tokuzawa, y que fue un homenaje a las dificultades de la sociedad con la llegada de la pandemia y, en particular, de los deportistas en su entrenamiento.

Los bailarines empezaron danzando separados, en un símbolo del distanciamiento social a que el mundo se ve obligado por el Covid-19 y que tanto ha influido en el propio evento deportivo.

El fondo inicialmente blanco de la pista del estadio se tiñó de colores más vivos para terminar uniendo a los bailarines con un hilo rojo, en evidente referencia a la leyenda popular del “hilo rojo del destino”, que representa a la fuerza invisible que une inconscientemente la vida de las personas y todo lo abarca.

Después de ello fue el turno de la entrada de la bandera japonesa y la interpretación del himno de Japón por parte de la artista Misia, famosa por unas canciones folclóricas.

Detrás de ella, el bailarín y actor Mirai Moriyama interpretó una pieza contemporánea lúgubre para homenajear a todos aquellos que ya no están, por los que se guardó, además, un minuto de silencio.

El duelo dio paso a la fiesta y al ritmo de una canción popular, los bailarines se mezclaron con miembros de una asociación para la preservación de la memoria de los bomberos de Edo, imprescindibles para velar por la seguridad de las casas típicamente de madera de Japón, que sigue sintiendo predilección por este material en la construcción.

El propio Estadio Olímpico de Tokio está hecho de madera.

El grupo danzó al ritmo de la canción «Kiyari Uta», vistiendo chaquetas tradicionales «haori» y «happi» y encabezados por la actriz Miki Maya, antigua miembro de la compañía de teatro íntegramente femenina Takarazuka Revue y célebre por sus papeles masculinos, los más codiciados en el grupo.

El bailarín de claqué Kazunori Kumagai se sumó a ellos mientras entraban farolillos flotantes y unos anillos olímpicos labrados nuevamente en madera, en esta ocasión tomada de los árboles nacidos de semillas traídas a Japón por atletas que participaron en los primeros Juegos Olímpicos que albergó Tokio, en 1964.

La tenista Naomi Osaka encendió el pebetero. (EFE)

Estaba previsto que el bangladesí Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz en 2006, recibiera el Laurel Olímpico del Comité Olímpico Internacional (COI) en la ceremonia, pero como no pudo asistir personalmente, lo hizo a través de un vídeo de agradecimiento.

Luego de esto comenzó el desfile de los atletas, que marcharon durante más de dos horas al compás de la música de conocidos videojuegos como Dragon Quest, Final Fantasy, Chrono Trigger o Monster Hunter, en un sentido homenaje a la cultura pop del país.

Cortesía COG
Los hermanos Juan Ignacio e Isabella Maegli portaron la bandera nacional delante de la delegación guatemalteca.

Los carteles con los nombres de los países simulaban bocadillos de diálogo de mangas y la ropa de los portadores y asistentes parecían bordados con la técnica de tramas que se usan en los cómics.

No faltó un espectacular despliegue tecnológico, con la formación en el cielo del logotipo olímpico de los Juegos que se puso a girar para conformar un globo terráqueo con mil 824 drones flotando sobre el estadio mientras sonaba la canción «Imagine«, de John Lennon, interpretado por artistas de los cinco continentes, entre ellos el español Alejandro Sanz y el neozelandés Keith Urban.

Mil 824 drones configuraron en el aire el logo de los Juegos Olímpicos que después se transformó en un globo terráqueo.

Una de las últimas piezas fue una actuación de teatro kabuki a cargo del reputado actor Ebizo Ichikawa XI, que interpretó un fragmento de una emblemática obra de su familia, “Shibaraku”, junto a la pianista Hiromi Uehara, ganadora de un Grammy en 2011 al Mejor álbum de jazz contemporáneo, entre otros actos que se sucedieron en las cuatro horas que duró el evento.

Max S. Pérez
Seguir leyendo

DEPORTES

Gobierno otorga reconocimientos

Los atletas olímpicos y paralímpicos de Tokio 2020 fueron homenajeados.

Publicado

-

Los atletas que representaron a Guatemala, en los recientes Juegos Olímpicos y Paralímpicos, recibieron ayer un reconocimiento por parte del presidente de la República, Alejandro Giammattei, del Ministerio de Cultura y Deportes (MCD) y del Banco de los Trabajadores.

“Hoy quisimos rendirles un merecido homenaje a los 26 jóvenes valores guatemaltecos que han inspirado a todo el país”, dijo el mandatario.

“Gracias a ustedes, miles de niños y jóvenes pueden llegar a sentir en el corazón ese fuego olímpico. Llenaron de orgullo y esperanza al pueblo de Guatemala”, añadió el Presidente.

Por su parte, Felipe Aguilar, titular del MCD, agradeció a los jóvenes atletas por ser una inspiración y ejemplo a seguir para las futuras generaciones.

Kevin Cordón fue uno de los atletas reconocidos, y realizó el cambio de la Rosa de la Paz. Foto: Herbert García/DCA

Momentos antes, los atletas distinguidos Kevin Cordón,
Isaac Leiva y Éricka Esteban realizaron el Cambio de la Rosa de la Paz y fueron nombrados Embajadores de la Paz de nuestro país.

Cordón llegó a semifinales en bádminton y finalizó en el cuarto lugar. Mientras Leiva y Esteban representaron al país en los Juegos Paralímpicos, en lanzamiento de bala y atletismo, respectivamente.

500
mil quetzales se repartieron entre los 28 deportistas.

Aporte económico 

Durante la actividad, a todos los atletas se les entregó un trofeo, un diploma y un aporte económico de Q10 mil en una cuenta en el Banco de los Trabajadores. 

El presidente Alejandro Giammattei instó a los deportistas a seguir dando alegría al país. Foto: Herbert García/DCA

Sin embargo, el Gobierno informó que para el atleta Kevin Cordón el aporte fue de Q100 mil; así como para el nadador Luis Carlos Martínez, quien recibió un cheque por Q60 mil; el corredor Luis Grijalva, premiado con Q40 mil; mientras que a Leiva y a Esteban les otorgaron Q30 mil.

Guatemala estuvo representada en los Juegos Olímpicos por 24 deportistas en las disciplinas de bádminton, navegación a vela, tiro con armas de caza, pesas, atletismo, natación, ciclismo, pentatlón moderno, judo y remo. Mientras que, en los Paralímpicos, hubo 2 representantes: Esteban y Leiva.

Foto: Herbert García/DCA
Max S. Pérez
Seguir leyendo

DEPORTES

Se apaga el fuego paralímpico

Tokio dedica un adiós agridulce a los Juegos de la pandemia.

Publicado

-

La capital nipona clausuró ayer los Juegos Paralímpicos, certamen que ha salido adelante pese al enorme desafío que planteó la pandemia y que será recordado por los estadios vacíos y las fuertes restricciones para sus participantes.

Con la ceremonia de cierre que acogió ayer el Estadio Olímpico de la capital nipona, Japón pasa la última página del capítulo de su historia reciente dedicado a los Juegos, una cita deportiva que ha estado marcada por la crisis sanitaria global.

Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, que como su propio nombre indica debieron haberse celebrado el año pasado, de no haber sido por la pandemia, tuvieron lugar después de meses rodeados de oposición ciudadana, dudas sobre su celebración y rompecabezas logísticos, y se despiden dejando un sabor agridulce en Japón.

Sentimientos encontrados 

Durante los Juegos, que han sido calificados como los más extraños hasta la fecha, la megalópolis nipona ha vivido prácticamente de espaldas al evento, celebrado en un formato burbuja que no ha permitido a los ciudadanos asistir a las competiciones, y mientras las infecciones de Covid-19 registraban cifras récord.

Pese a que no se permitía la entrada en las sedes deportivas y a la recomendación de las autoridades de permanecer en casa por la situación de los contagios, ha sido frecuente ver aglomeraciones de curiosos en torno a las competiciones y en los aledaños del Estadio Olímpico, con motivo de las ceremonias de apertura y cierre.

El ambiente ha sido más frío, si cabe en el caso de los Paralímpicos, que han recibido menor atención mediática que los Olímpicos y que estaban rodeados de mayor inquietud debido al riesgo que representaban los posibles contagios entre paratletas con patologías subyacentes.

Ericka Esteban disfrutó su primera experiencia paralímpica. Cortesía: Copag

Finalmente, los Paralímpicos, al igual que los Juegos celebrados entre el 23 de julio y el 8 de agosto, terminaron sin grandes sobresaltos en materia sanitaria, con unos 300 casos de Covid-19 registrados entre paratletas y otro personal implicado en el evento deportivo, ninguno de ellos con cuadro grave.

El presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), Andrew Parsons, calificó ayer de “increíble” que los Juegos hayan podido salir adelante pese a los obstáculos sin precedentes que han debido afrontar organizadores y los 4 mil 400 atletas participantes, una cifra récord.

Max S. Pérez
Seguir leyendo

DEPORTES

El cielo de Tokio se ilumina de nuevo

Arde la llama tricolor del movimiento paralímpico.

Publicado

-

La llama tricolor (azul, roja y verde) del movimiento paralímpico iluminó el cielo de Tokio durante la ceremonia de apertura de estos Juegos, los cuales no cuentan con la participación de deportistas afganos, homenajeados en la gala, pero sí con un equipo de refugiados que abrió un desfile que contó con la presencia de 162 delegaciones. Sin público en el estadio, por las estrictas medidas de seguridad para hacer frente a la pandemia del Covid-19, los pocos asistentes a la ceremonia pudieron disfrutar de una historia desarrollada en un aeropuerto y con las alas de los aviones como protagonistas, como metáfora del impulso que mueve a los deportistas con discapacidad a cosechar éxitos extraordinarios en sus vidas.

Ese momento musical dio paso a la entrada en escena de una hélice gigante que fue enviando globos rojos, verdes y azules desde tres direcciones, mientras unos bailarines de danza contemporánea, dirigidos por Kaiji Moriyama, se movían con las ráfagas de viento.

Se lanzaron 378 fuegos artificiales, también de 3 colores, que cambiaron la sintonía del guion a la electrónica para empezar el desfile de los 162 países participantes en estos Juegos, 3 más que en Río de Janeiro, incluidos Paraguay, Bután, Maldivas y las islas caribeñas de Granada y San Vicente y las Granadinas, que debutan en la mayor contienda mundial del deporte de personas con capacidades diferentes.

Los primeros en desfilar fueron los 6 integrantes del equipo de refugiados, el resto de países avanzó según el abecedario japonés. Guatemala desfiló con sus dos únicos atletas en contienda, Isaac Leiva y Ericka Esteban.

Isaac Leiva, de impulso de bala, y Éricka Esteban, de 400 m planos, durante el desfile de los países. Fotos: cortesía Copag

Esa explosión de color que supuso el desfile siguió con otra, en la que varios artistas disfrazados se dejaron llevar por el movimiento de la escenografía realizada por Yohei Taneda, director de arte de la película El mundo secreto de Arriety y que ha trabajado con el estudio Ghibli.

Los discursos institucionales los abrió Seiko Hashimoto, presidenta del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, que puso en valor el protagonismo de Tokio como la primera ciudad de la historia que celebra dos veces estos Juegos, luego de hacerlo por primera vez en 1964.

Las guitarras eléctricas también tuvieron su protagonismo en la ceremonia con la actuación de un cuarteto de rock que lideró Tomoyasu Hotei, uno de los guitarristas japoneses más famosos, autor de la canción Battle Without Honor or Humanity para la película Kill Bill de Quentin Tarantino.

Tres paratletas fueron los encargados de encender el pebetero.
Fotos: cortesía Copag

El broche final lo puso el encendido del pebetero. Los deportistas paralímpicos Yui Kamichi (tenis), Shunsuke Uchida (boccia) y Karin Morisaki (halterofilia), quienes fueron los encargados de subir los últimos metros, en sus sillas de ruedas, para encender el pebetero, que iluminó el cielo de Tokio con un chispazo provocado por mil fuegos artificiales.

Max S. Pérez
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

COREFIS07

Directorio

 

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.