Héctor Álvarez: “Desde el día de la tragedia, mis hijos y mi esposa han sido mi fuerza y estoy de pie”

El  3 de junio de 2018 es ya una fecha que quedará en la memoria de los guatemaltecos, principalmente de los pobladores de San Miguel Los Lotes que sobrevivieron a la erupción del volcán de Fuego, que según expertos “es la erupción más grande de la historia en el país”.

Para Héctor David Álvarez Catillos y su familia han sido casi dos meses de “alegría y tristeza”, ya que  jamás logrará olvidar todas aquellas pertenencias (casa y terrenos con plantaciones) que con esfuerzo y tiempo logró obtener, pero las perdió por la “fuerza de la naturaleza”.

“Desde el día de la tragedia, mis hijos y mi esposa han sido mi fuerza para no rendirme y seguir luchando para salir adelante”, expresó don Héctor,  quien no pudo evitar derramar lágrimas mientras recibía su ATU junto a su esposa y dos hijos.

Don Héctor recuerda que “Los Lotes tenía un clima fresco, era alegre y hermoso, era un área boscosa y, si uno quería sus pacayitas iba al monte, como todo agricultor, es algo que queda grabado en la mente”.

Además, “nosotros no perdemos la esperanza de encontrar los restos de mi suegra, que fue la única familiar que perdimos el día de la erupción”, recordó don Héctor.

La familia Álvarez Mijangos (en medio de suspiros) ruegan por la ayuda de las autoridades y empresas que puedan “ayudarles a encontrar un trabajo”, para poder salir adelante y tener una vivienda propia.

A casi dos meses de la tragedia, dentro del Plan de Respuesta y Recuperación donde participan autoridades públicas y privadas, por 58 días consecutivos se construyeron los Albergues de Transición Unifamiliares (ATUs), que albergarán a las familias damnificadas por la erupción volcánica.

“Esta mañana, se inició el traslado de las primeras 28  familias que estaban en albergues colectivos. Se espera que para el viernes sean instaladas 104 familias”, dijo Fernando Pineda, viceministro de la Defensa Nacional.

Alex Mijangos Tuchán, junto a su esposa y dos hijos varones fueron trasladados a los ATUs, por lo cual manifestó darle “gracias a Dios por estar alejados del volcán, ya que no estamos en peligro”, y que espera conseguir trabajo y poder garantizarle un mejor futuro a su familia.

Mijangos dijo que el día de la erupción del volcán de Fuego él se encontraba jugando futbol, cuando el flujo piroclástico descendía del volcán: “yo salí corriendo a buscar a mi esposa y mis hijos, no los encontré, hasta que una agente de la Policía me dijo que fuera a ver a los albergues porque habían llevado a mucha gente”, allí encontró a su esposa y sus dos hijos. “Fue una alegría para mi”, relata.

Por su parte, el gobernador del departamento de Escuintla, Guillermo Domínguez, agradeció la presiones que se recibieron de todas partes, ya que “hoy es un día de felicidad para todos lo escuintlecos, porque se está haciendo entrega de las viviendas temporales para todas las familias damnificadas.

Las autoridades indicaron que en las próximas semanas se estará finalizando los trabajos de los otros módulos, lo cuales servirán para ubicar a las familias que se encuentran albergadas en escuelas.

Los ATUs que se encuentran en finca La Industria contarán con seguridad de la PNC, una clínica móvil, 25 módulos educativos y todos los servicios básicos.

Noe Pérez