Hay cosas que no se entienden…

El papel aguanta con todo, pero la red más.…

Con mucha pena, ajena, debo traer a este espacio un acto que desde mi humilde postura es el resultado de una mente extremadamente inconforme con su entorno, que busca confundir y manipular a más de alguno que se deje influenciar por argumentos que carecen de sentido. El por qué de mi pena, ajena, es el resultado de una columna de opinión de un comunicador que lo hace por las redes sociales y que al criticar a un sector de la iniciativa privada, simplemente porque puede, solo demuestra cuan lejos está de la verdad.

Si el comunicador en mención en su artículo llama a no acudir a un centro comercial, que califica de élite, porque argumenta que es un concepto solo para ricos, entonces ¿las aspiraciones de los guatemaltecos deben ser siempre mediocres o mirando al suelo?

En toda sociedad civilizada siempre hay alguien que tiene más o menos que uno, pero hablemos de la guerra fría y el famoso experimento comunista que al final demostró que el único ganador era el dictador que lo controlaba. Pero qué peligro escribir cosas sin tener las debidas pruebas y, sobre todo, hacer un llamado a no acudir a uno de los últimos lugares seguros de la capital; pero lo peor del caso, es los cientos de empleos de personas de menores recursos que pone en riesgo, pues tendrían que buscar nuevos trabajos.

Antes se decía que el papel aguanta con todo, pero ahora parece que la computadora aguanta con más. Se imagina amigo lector que las masas le hicieran caso a un artículo de Internet y dejaran por ejemplo de beber agua pura; crearía caos. Tristemente este tipo de crimen de tinta queda en la impunidad y nadie se atreve a cuestionar a algunos comunicadores, que creen tener la única verdad en la punta de sus dedos, confundiendo más a las personas que confían en ellos.

Pero el mensaje que le doy amigo lector es, si usted tiene ganas de ver cómo debería ser la Guatemala que todos anhelamos, visite Cayala, no hay que ser un ser humano egoísta por el éxito de otros, es necesario cambiar esa visión gris que solo nos deja un vacío en el alma y amargura en el paladar.

La solución está en sus manos; si usted desea mejoras para nuestro país trabaje más cada día, buscando que sus hijos tengan la posibilidad de superarse y lleguen a ser propietarios de proyectos como ese, y le den la oportunidad de empleo que se merecen, a otros guatemaltecos.