Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Hacer equipo, familia

Avatar

Publicado

-

¿Qué sigue? Suenan tambores de guerra y la agresión apesta en las calles.

Juanita no ve tele. Oye radio, pero no escucha noticias. Lava, se tira al nene en la espalda y camina al río para acarrear agua. Ella no sabe de misiles ni acuerdos. Ella sabe de abrazar al nene, de correr al monte a buscar comida y esperar a Pedro para cenar juntos.

Los niños igual nacen, la inocencia dura poco y la realidad cruda, enferma. Sin embargo, hay caminos. Despertar con el propósito de que solo en equipo se sobrevive. Tomar conciencia de que compartir una visión positiva de futuro sí funciona. Dibujar el cuadro, el clima, gente, recursos, resultados. Lo bueno es que lo que falta, la ilusión lo crea.

En equipo construir lo que quiera que suceda, para luego resolver el propósito, tomar la decisión de unirse y empezar a crear confianza. Escuchar, proponer y pedir. La confianza es creer que cuenta uno con otro. Establecer roles. ¿Quién es bueno para cada cosa? Cómo funcionar en sincronía y generar resultados que provoquen salud, bienestar integral y crecimiento. Unirse por grupos que integren equipos, con vínculos naturales y voluntarios.

Identificar las metas, individuales, de familia, de equipos. Aprender a platicar sobre los sueños organizados, los que soñamos despiertos y controlamos para que no se vuelvan pesadillas sino sigan un guion con final feliz.

Al establecer las metas, el siguiente paso es comprometerse, trabajar y decidir, aportar y proveer, para luego cosechar del esfuerzo y celebrar con pareja y amigos, con compañeros de trabajo y vecinos.

Hace falta unirse porque se escuchan tambores de guerra y en la calle huele a pelea. De repente da tiempo de reciclar el mundo y granito a granito reconstruirlo. Sembrar un árbol, leer un libro y cuidar al hijo es parte del camino. Hacerse famosos por creativos, amables y trabajadores. Darse su lugar y poner límites cuando la agresión perturbe; sin cólera ni resentimiento, sino con la clara expresión de qué molesta y qué agrada, con el desenfado de evitar y apartarse o pedir cariño y abrazar.

Esa ira vieja dejar que se muera. Tratarla con respeto y cariño para que no le quede otra alternativa que transformarse en ganas de trabajar. La guerra empieza adentro, donde duele el pecho y se nubla el entendimiento, donde no se dialoga y se acaba el afecto. La guerra empieza en uno, pero también puede sofocarse y usarla como combustible para avanzar fácilmente hacia el futuro.

A Juana y a Pedro, eso del equipo, les suena a chamusca. Sin embargo, juntos trabajan mil horas y cuando hay enojo se acuestan de espaldas, pero no es frecuente. Cuando ven al cielo, no ven los misiles. Su único anhelo es que su bebito viva muchos años, aprenda en la escuela y salga adelante.

Redacción DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Día de los Trabajadores, para reflexionar

Avatar

Publicado

-

Consejo Editorial Conadi

El 1 de mayo se conmemoró una de las fechas más importantes del movimiento obrero, El Día de los Trabajadores, que promueve las reivindicaciones sociales y laborales a favor de las clases obreras. Guatemala no es la excepción, se realizan marchas y pronunciamientos sobre las demandas del sector trabajador.

Esta fecha se vivió en medio de la pandemia por el Covid-19, enfermedad que, además de provocar un cambio en el comportamiento social, ha afectado al sector empleador y trabajador. Lo más lamentable es el despido de personal con discapacidad en diferentes empresas. Sin embargo, diferentes sectores hacen esfuerzos para reactivar la economía del país.

Muchas personas con condición de discapacidad, por falta de oportunidades laborales, han optado por desarrollar emprendimientos, como ventas de conservas, artesanías, manualidades, venta de perfumes, entre otros. A esto se suman los agentes vendedores de lotería y artistas ambulantes, quienes han visto en detrimento el esfuerzo por llevar un plato de comida a su mesa.

Diferentes sectores hacen esfuerzos para reactivar la economía del país.

Debemos destacar que diferentes instituciones han promovido proyectos de inclusión laboral y existen compañías que cuentan con programas de responsabilidad empresarial, pero uno de los obstáculos que afrontan los aspirantes a una plaza es no cumplir con un perfil laboral, por baja escolaridad.

Esto debe hacernos reflexionar sobre la urgente necesidad de crear estrategias para incluir a la referida población en la actividad productiva. Una acción a corto plazo es crear proyectos de empleo, de acuerdo a los conocimientos y habilidades de las personas con discapacidad. Tales programas deben realizarse en consulta con las personas con discapacidad, para que se identifiquen las áreas de conocimientos, destrezas y habilidades. 

En tanto, entre las acciones a mediano y largo plazo está la implementación de programas de educación inclusiva, dando cumplimiento a convenios internacionales. Además, se reflejará en el futuro una oferta laboral de personas con discapacidad capacitada, que cumpliría con la demanda empresarial, además de reducir la brecha de desempleo de este sector.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

El rol del cuerpo en la era Zoom (II)

Avatar

Publicado

-

Pablo Fossa

Profesor Investigador, Facultad de Psicología

Compartir esta crisis a nivel social explica en parte el desorden social, el hiperabastecimiento, los altos niveles de angustia, depresión y violencia que hemos observado en el último año. La pandemia por el Covid-19 que actualmente experimentamos presenta un ingrediente diferente al de la gripe española y a las anteriores. En gran medida, por la época en la cual vivimos y por los avances de la ciencia y la tecnología. Hoy existen diferentes medios para mantener el contacto durante el aislamiento. Se han desarrollado nuevas formas de interacción y organización en el trabajo. La distancia y el aislamiento se intenta diluir, al menos ilusoriamente, a través de plataformas virtuales de interacción humana. Vivir la pandemia con el desarrollo tecnológico actual, y con Zoom, al parecer, es muy diferente a vivirla sin Zoom, lo cual transforma el modo en que se vive la experiencia del aislamiento durante la pandemia.

Las plataformas de interacción virtuales tienen evidentes ventajas. Por un lado, nos permiten interactuar y relacionarnos, nos ayudan a seguir en contacto, cuando podríamos no hacerlo. Pero, ¿qué pasa cuando ya no tenemos al cuerpo en estos encuentros?

La mayoría de nosotros ha establecido durante la pandemia interacciones virtuales con sus seres queridos e interacciones a distancia en el trabajo o en la educación. Algunos han debido asistir a clases, celebrar cumpleaños, conversar con su pareja o amigos por Zoom u otros medios de comunicación virtual. Estos sistemas nos han permitido continuar con la vida “como si” continuara todo igual. 

La mayoría de nosotros ha establecido durante la pandemia interacciones virtuales con sus seres queridos e interacciones a distancia en el trabajo o educación.

Sin embargo, esta forma de interacción humana tiene algunos riesgos menos visibles. Con esto, nos referimos no solo a la fatiga por exceso de pantalla, sino también que la experiencia de estar frente a una pantalla deja algunas dimensiones de la experiencia fuera. Una de ellas, de las más importantes, es el cuerpo.

La corporalidad ha sido objeto de estudio en la historia del pensamiento filosófico, antropológico y psicológico. No obstante, el interés por el estudio del cuerpo en los académicos e intelectuales ha sido considerablemente menor en comparación con otras funciones/dimensiones de la experiencia humana, como son, por ejemplo, las funciones cognitivas, la neurobiología y las emociones. 

Continuará…

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

La conflictividad de la libertad

Avatar

Publicado

-

Jorge Antonio Ortega G.

[email protected]

La dinámica que desembocó en la independencia tiene muchas aristas; entre ellas se dan eventos externos como internos que contribuyen a la culminación de vasallaje y darle inicio al proceso de formar al ciudadano para la construcción de un proyecto de nación.

En el momento culminante del 15 de septiembre de 1821 se encontraban ya en conflicto las líneas de pensamiento, siendo el abanderado de los conservadores el licenciado José Cecilio del Valle, quien en forma hostigada promulgaba su discurso de mantener a las provincias de Centroamérica sujetas a la Corona española, contra la voluntad de la mayoría de los habitantes centroamericanos.

Un error político que dio dividendos inmediatos fue la anexión a México, el 5 de enero de 1822, y con ello llega la discusión a lo largo y ancho del Istmo que motivó a que El Salvador entrara en la polémica, separándose de las provincias centroamericanas y desconociendo la anexión. Dos de sus departamentos, Santa Ana y San Miguel, se separarán de dicha provincia, los cuales fueron sometidos a través de las armas salvadoreñas. De igual forma, los gobernadores de Honduras, Nicaragua y Chiapas se negaron a dar cumplimiento a las órdenes del brigadier Gabino Gaínza, quien mantenía el poder político y militar de América Central en ese momento crítico. Las contravenciones se dieron en el seno de la Asamblea y en la Junta Provisional en vez de sentar las bases sólidas para el diseño de una región próspera, segura y en paz que aceptara los desafíos del futuro, pero muchos de los políticos conservadores del momento optaron por la anexión.

Mientras en el ámbito militar la dinámica de la anexión al Imperio de Iturbide se fue fragmentando, la conflictividad escaló en un escenario innecesario de guerra, debido a las dos provincias salvadoreñas que estaban dispuestas a la anexión; esto provoca que el coronel Arce con su ejército se dispusiera a someter a Santa Ana, acción que aprovechó el sargento mayor Abos Padilla para evacuar dicha plaza, evitando así todo encuentro de armas. La toma de la plaza por el coronel Arce sin incidentes le permite redactar un acta contra la anexión al imperio mexicano.

Las operaciones continúan y las tropas de Sonsonate ingresan en territorio guatemalteco. Arce, sin mayor respeto a la legislación vigente en esa época, viola el territorio nacional, ataca y vence a las tropas salvadoreñas en la hacienda El Espino, situación que Gaínza tomó como un acto de guerra, una ofensa a la soberanía guatemalteca y una invasión al territorio nacional, a lo cual dio respuesta de forma inmediata declarando la guerra a El Salvador; se organizó una división con lo que se abrieron las operaciones militares al mando del coronel don Manuel Arzú, el 19 de abril de 1822.

El ejército expedicionario guatemalteco se involucró en una operación para lo cual se organizó y entrenó durante dos meses. La primera plaza de importancia estratégicapor tomar fue la de Santa Ana, la cual tomó con suma facilidad y donde se acantonó en espera de las unidades de la artillería de Sonsonate. La pérdida de tiempo en espera de otras unidades y demoras en las marchas permitió a las fuerzas salvadoreñas replegarse y fortalecer la defensa de la capital, con una defensa fija en profundidad. Las tropas guatemaltecas evaden dicha defensa y utilizando rutas alternas, logran llegar y tomar parte de la ciudad, donde provocan una serie de encuentros fortuitos que no definían la situación y que, al contrario, generaron confusión entre los oponentes. Se termina  la confrontación sin definir la victoria y a la espera de refuerzos. Las guerras en el Istmo centroamericano serán el común denominador luego de la independencia.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Elder Interiano, Jose Pelico, Carlos Ajanel S. y Erick Campos
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.