Gobernadores

Ellos deben tener muy claro el marco legal que mandata el desempeño de sus labores como representantes del Ejecutivo en su territorio en la ejecución del llamado poder departamental.

Para que el mandato constitucional 134 de   la descentralización del país se cumpla, se deben superar facetas que merecen discusión, análisis y aprobación; por ejemplo, la elección de Gobernadores Departamentales. No se trata solo de reformar la carta magna, la Ley del Tribunal Supremo Electoral, la Ley del Organismo Ejecutivo, probablemente el Código Municipal, sino de elaborar nuevas propuestas legales; como Ley Orgánica para el funcionamiento, su Reglamento y de ser posible una política pública.

De la misma manera como el Alcalde Municipal representa legalmente al poder local, que también son los líderes comunitarios, los actores de organizaciones sociales en los Consejos de Desarrollo, el Gobernador se constituiría como la figura principal del poder departamental, con la potestad de decisión en los asuntos de su espacio territorial, con la autoridad de recurrir al Ejecutivo cuando sus capacidades sean rebasadas.

Por el momento el Gobernador es designado por el Presidente de la República, ante una terna propuesta por las organizaciones que integran el Consejo Departamental de Desarrollo Urbano y Rural, porque la Ley así lo dice. La misma Constitución Política en su artículo 227 lo contempla como un mandato que debe de aplicarse sin discusión y el artículo 36 de la Ley del Organismo Ejecutivo ordena que dichos funcionarios deben ser coordinados por el Ministro de Gobernación, en representación del mandatario. Dependen de la Presidencia de la República, por conducto del Ministerio de Gobernación. Es decir, que cualquier acción, decisión o propuesta, debe de ser considerada y aprobada por la cartera del Interior, previa consulta con el Presidente, según sean la seriedad del asunto o tema a considerar como parte de la relación interinstitucional, de jerarquía y obediencia en la administración pública.

Es posible que cuando sea publicada esta opinión, el Presidente Jimmy Morales, ya haya nombrado a los 24 Gobernadores, ante una larga lista consultada. Ellos deben tener muy claro el marco legal de sus labores como el representante del Ejecutivo en su territorio en la ejecución del poder departamental. De inmediato tienen que iniciar relaciones de acercamiento y presentación con el Ministro de Gobernación, para recibir las directrices de las políticas administrativas que se aplicarán.

Es importante que los Gobernadores conozcan de cerca la Ley de los Consejos de Desarrollo y su Reglamento (Decreto 11-2002 y Acuerdo Gubernativo 461-2002), porque son herramientas que la institucionalidad les facilita para su administración. La aplicación de esa norma le permite al funcionario posicionarse en su cargo y desempeñarse con liderazgo para resolver su propia conflictividad social y encontrar la ruta que debe seguir en la búsqueda del apoyo en la pirámide jerárquica del funcionamiento estatal, para que su participación sea con visión de resolver con inmediatez lo que esté a su alcance.

Además iniciar la gestión de las herramientas legales citadas anteriormente y contribuir de esa manera a la cultura de paz y diálogo en Guatemala.

Rolando Castillo