Garante con su actuación

La ciudad de Szombathely, Hungría, fue testigo de una nueva hazaña de un deportista guatemalteco: Jorge Vega, quien ayer se colgó la medalla de plata al ocupar el segundo lugar en la final de salto al potro de la Copa del Mundo Challenge, organizada por la Federación Internacional de Gimnasia.

Vega, quien en 2016 conquistó el oro en la prueba de suelo y el bronce en salto, y que fue quinto en la clasificación de esta edición, se colgó la presea al completar una rutina calificada con un 14.499, superando al finlandés Heikki Saarenketo, que se quedó con el bronce, con 14.199.

El metal dorado se lo apoderó el múltiple medallista mundial rumano Marian Dragulescu, quien se proclamó campeón gracias a una puntuación de 14.783.

“Ayer (sábado) me quedé con un sexto puesto (en la final de suelo); feliz, pero no satisfecho. Me quedé sentido, porque sabía que podía hacerlo mejor. Hoy (ayer) desperté con ganas de volar y de ver mi bandera en lo alto. Les puedo decir que estoy orgulloso de esta plata y de compartir podio con una leyenda que ha sido 10 veces campeón mundial, 12 veces campeón de Europa y creador del doble de frente con medio giro en salto, Marian Dragulescu”, manifestó Vega al Comité Olímpico Guatemalteco.

Antes de la gesta en Hungría, el mayor exponente activo de la gimnasia guatemalteca, se motivó con el bronce obtenido en la final de suelo del Festival Deportivo, realizado en Guatemala, y con las conquistas del oro y bronce en el Campeonato Panamericano de Especialidades, disputado en Perú.

Con 4 preseas acumuladas en lo que va del 2017, el Pequeño Gigante se trasladará a París, Francia, donde competirá en el FIG World Cup Challenge, del 13 al 18 de este mes. Posteriormente, sus habilidades serán exhibidas en la 47 edición de la Copa Mundial de Gimnasia Artística, que se efectuará en Montreal, Canadá, del 26 del mes actual al 10 de octubre.

Alex Jacinto