Gala de la Canción Guatemalteca:  25 años de sonar en el corazón del público

Con la motivación de promocionar la música nacional, hace 25 años surgió la Gala de la Canción Guatemalteca. Desde baladas hasta salsas y merengues han sonado en una celebración que ha reunido a no menos de mil artistas a lo largo de su historia. En ocasión de sus bodas de plata, Heidy Sandoval, coordinadora general, comparte cinco momentos emblemáticos de la fiesta, por la que han pasado orquestas, quintetos, dúos y solistas.

Celebre usted también

La XXV Gala de la Canción Guatemalteca se festejará mañana a las 16:00 en la Sala Efraín Recinos, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. El ingreso es gratuito y los boletos se entregarán en taquilla.

La creación

Heidy Sandoval recuerda con gran emoción la primera Gala de la Canción Guatemalteca, el 9 de septiembre de 1994. Aún con la duda de si asistiría el público o si aplaudirían a un repertorio totalmente nacional, se presentaron artistas como Víctor Manuel Porras, Roberto Rey y Juan de Dios Quezada.

Participación inusual

De acuerdo con Sandoval, la X edición tuvo un detalle, hasta ese momento, inédito. A pesar de estar en pleno reinado, Florecita Cobián, Miss Guatemala 2003, fue una de las cantantes invitadas.  “Es un recuerdo muy especial, porque fue la primera vez que una representante de belleza actuó en una actividad de esta naturaleza”, afirma.

Cambio de escenario

El Centro Cultural Miguel Ángel Asturias siempre ha sido el hogar de la gala, pero la VIII edición (2001) tuvo lugar en el Teatro de Bellas Artes. Si bien el escenario cambió en aquella oportunidad, lo que se mantuvo fue el total apoyo del público, resalta la coordinadora. Esa fiesta contó con la presencia de Paco Real, voz de Los Iracundos, y Miguel Ángel, vocalista del Grupo Cariño, entre otros.

Fuera de lo tradicional

Este festejo se ha apuntado a la evolución de la música y de  los gustos del público nacional. En 2005, por ejemplo, el elenco artístico sufrió variaciones. Una de las invitadas fue Nancy Recinos y sus Chiquirrines, lo que provocó mayor asistencia infantil. En aquella velada, el toque juvenil lo puso El Tambor de la Tribu.

Sus 15 primaveras

“Fue una celebración inolvidable”, dice Sandoval con respecto a la XV Gala. En una fecha tan especial, recuerda la organizadora, el público se puso a bailar al estilo de la Sonora Dinamita, pero también sonaron Las Mañanitas, en las voces de los artistas invitados.

Stephany López