FRANK MILLER, señor de la violencia

Durante su juventud en Vermont, Frank Miller (1957) devoró todas las revistas de cómics que tuvo enfrente. También leyó muchas novelas de crimen y vio incontables películas de artes marciales. Estas tres vertientes resultarían cruciales en su trabajo.

Dispuesto a ingresar en la industria de los cómics, Miller se mudó a Nueva York en 1977 y laboró como carpintero para sostenerse. Varias veces a la semana visitaba las oficinas de DC y de Marvel, importunando a todos los artistas y editores que podía para obtener críticas de sus dibujos. El creador Neal Adams se interesó en el arte del muchacho, le dio lecciones de cómo dibujar para historietas y le ayudó a conseguir sus primeros trabajos como artista.

Después de intentar entrar en DC Comics infructuosamente, Miller logró ser contratado en Marvel como artista de portadas, lo que más adelante le permitió avanzar a dibujante. A Miller le llamó la atención Daredevil, el superhéroe ciego, por lo que pidió ser asignado como dibujante. A partir de la edición 168 del cómic (1981), también empezó a escribir las historias. Es en este cómic que introduce a la mercenaria ninja Elektra, al maestro Stick y al clan rival conocido como The Hand. En su tiempo con el título, Miller consiguió transformar a Daredevil de un personaje de segunda a uno de los más populares.

Para 1983 creó Ronin, la trama de un samurái que reencarna en una Nueva York del futuro. La historia fue un hito en la industria. Fue publicada en papel de alta calidad y Miller tuvo libertad creativa total, algo muy poco visto en ese entonces.

En 1986, Miller combinó su amor por las películas de Harry el Sucio (Dirty Harry) con una crisis de la edad madura para crear The Dark Knight Rises, una historia que presenta a un Batman cincuentón regresando del retiro. El cómic tuvo éxito astronómico y logró cambiar completamente el concepto que el público tenía del personaje. La visión oscura de Miller influyó poderosamente en Batman, la exitosa cinta de Tim Burton de 1989.

Durante los 90, Miller trabajó en la editorial Dark Horse para crear Hardboiled, Big Guy and Rusty the Boy Robot y Sin City. Este último título, con su estilo visual de alto contraste y su temática noir, fue muy bien recibido por el público y ha sido muy influyente.

Con la llegada del nuevo milenio, la obra de Miller ha experimentado un poderoso resurgimiento, gracias a varias películas recientes que se han basado o inspirado en su obra, siendo la más reciente Justice League (2017).

Alejandro Alonzo