Francisco Alejandro Méndez: “El comisario se sentirá muy feliz”

Ayer al mediodía, “un rayo misterioso de alegría” impactó en el corazón del escritor Francisco Alejandro Méndez Castañeda. No era para menos, pues con una llamada telefónica el poeta Francisco Morales Santos le daba la bienvenida al grupo de escritores que han conseguido el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias, otorgado por el Ministerio de Cultura y Deportes.

En el pensamiento

Inmediatamente después de asimilar la felicidad de saberse ganador del Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias, los pensamientos de Francisco Alejandro Méndez se dirigieron a su abuelo Francisco y su tío Leonel, también escritores. “Lamentablemente murieron muy jóvenes, y por eso quiero dedicarles este reconocimiento”, afirmó el autor al Diario de Centro América.

Admirador de Asturias

Méndez se convierte así en la trigésima pluma laureada con el galardón bautizado en honor de Miguel Ángel Asturias. Eso, si cabe, hace aún más especial el reconocimiento, que coincide, además, con las celebraciones del cincuentenario de la entrega del Nobel de Literatura al Gran Moyas.  “Es algo maravilloso porque soy su admirador y me duele mucho que en Guatemala no sea tan leído. Cuando estuve en París leí sus manuscritos y un original de esa ceremonia. Como soy llorón, me emocioné y, sin lugar a dudas, hoy me acordé de eso”, expresó.  Este affaire de las letras se cerrará cuando reciba el premio, el 19 de octubre, fecha del cumpleaños de Asturias.

Un personaje especial

Mientras se suceden las felicitaciones de familia, amigos, colegas, alumnos y lectores, en estos momentos Méndez también piensa en alguien más: el comisario Wenceslao Pérez Chanán, personaje emblema de 10 de sus novelas. Cada madrugada, de 1:00 a 3:00, específicamente, el autor conversa con este agente incorruptible del Ministerio de Gobernación, el Sherlock Holmes guatemalteco. “Voy a esperar a esa hora para notificarle.  Creo que se sentirá feliz, porque yo le di la vida, y esto significa que las editoriales se interesen en él y se sienta parte del imaginario local”, puntualizó.

Nuevo título

El galardón trae consigo la publicación de un título, y Méndez ya ha hecho su elección: Saga de libélulas. “Es la primera novela protagonizada por Pérez Chanán, y aunque ganó un concurso en España no ha sido publicada. Es una historia alevosamente centroamericana en la que hablo de maras, penitenciarias y deporte”, explicó.

Su obra

El Premio Nacional de Literatura  Miguel Ángel Asturias es una oportunidad para acercarse a la creación del autor de obras, como Manual para desaparecer, Crónicas suburbanas y Completamente inmaculada. Méndez manifestó que también representa un “espaldarazo” para seguir publicando.

Priscilla León López