Fallece el legendario David Bowie

El ícono británico de la música, David Bowie, murió de cáncer a los 69 años, dejando de legado una carrera excepcional a 2 días de la salida al mercado de su 25 álbum Blackstar, una noticia vista con sorpresa y dolor por el mundo del arte.

“David Bowie murió en paz rodeado de su familia al final de una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer”, indicó un mensaje difundido ayer en las cuentas del intérprete en Twitter y Facebook. El comunicado no precisa dónde murió, aunque residía desde hací      a tiempo en Nueva York.

“Lamento y me entristece decir que es verdad. Estaré desconectado durante un tiempo. Los quiero a todos”, confirmó su hijo Duncan Jones que publicó además, una foto en blanco y negro en la que aparece él cuando era bebé sobre los hombros de su padre.

Homenajes diversos

De inmediato llovieron las reacciones de asombro en el mundo. Desde artistas de todo tipo hasta políticos. Quizá recalca que el Duque Blanco, como se le llamaba, es más un patrimonio de la música y no solo del rock.

Entre los más destacados se encuentran el compositor Brian Eno que colaboró con Bowie, y el tecladista clásico de Yes, Rick Wakeman, quien dijo sentirse “abatido” tras enterarse, y que la influencia del Camaleón (otro mote) fue “una fuente de aliento mayor de lo que jamás habría imaginado”. Para su camarada de toda la vida, el padre del punk, Iggy Pop, la amistad del vocalista era “la luz de mi vida”. 

También Madonna se sumó a las muestras de dolor. “¡Estoy devastada! ¡Este gran artista cambió mi vida! El primer concierto que observé en Detroit! R.I.P”, lamentó.

Los Rolling Stones aseveraron que “estamos conmocionados y profundamente tristes por la muerte de nuestro querido David Bowie. Era un hombre maravilloso y amable, también un artista extraordinario y único”.

Para el rapero Kanye West fue una de sus “principales fuentes de inspiración, (era) tan valiente, tan creativo; nos dio magia para toda una vida”, recalcó. “Crecí escuchando y viendo al genio del pop David Bowie. Sabía reinventarse mejor que nadie, siempre acertaba. Una enorme pérdida”, escribió el primer ministro británico David Cameron, en una red social. Incluso el ministerio alemán de Relaciones Exteriores agradeció al intérprete por haber “ayudado a derribar el Muro de Berlín con su tema Heroes”. Por su parte, el actor estadounidense Mark Ruffalo lo definió como “el padre de todos nosotros, los frikis”.

El último aliento

Así como su gran amigo Freddie Mercury, quien logró sobreponerse a los síntomas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida para impregnar con su potente voz Innuendo, el último disco que Queen editaría con él; Bowie, a su vez, se despidió con Blackstar, un cierre de altura.

Con aires de jazz, la enigmática estrella negra de cinco puntas que el álbum tiene en su portada, permite intuir un contenido en el que la batería y el saxofón comparten protagonismo con la inconfundible voz de Bowie.

En su adiós, el artista desestructuró sus temas, que superan el formato estándar de tres o cuatro minutos. Hay también resonancias con sus trabajos Low (1977) o Black Tie White Noise (1993) que lo relanzaron después de la década del 80.

El hombre del espacio

Nacido como David Robert Jones el 8 de enero de 1947, en Brixton, un barrio popular del sur de Londres, abandonó el colegio en la adolescencia y saltó a la fama en 1969 con Space Oddity, una mítica balada sobre Major Tom, un astronauta perdido en el Universo.

A partir de entonces compuso 25 producciones, cambió su música y encarnó diferentes personajes, gracias a su formación como mimo y su gusto por la moda. Así creó a su alter ego Ziggy Stardust para un espectáculo con su banda The Spiders from Mars. También participó en al menos 10 películas.

Hace tres años el compositor ya había elegido su cumpleaños para romper la sequía con la canción ¿Where Are We Now?, que alude  a su etapa en Berlín, donde se refugió por su adicción a las drogas. Entre sus últimos proyectos están la melodía de la serie de televisión The Last Panthers, la comedia musical Lazarus y la colaboración en el último disco de The Arcade Fire.