Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

El Sernac y el abuso de la libertad de empresa

Avatar

Publicado

-

Julio Alvear

Investigador Centro de Justicia Constitucional Facultad de Derecho

 

El año 2014, el Sernac interpuso una demanda para la defensa del interés colectivo en contra del Banco de Chile por ciertas cláusulas contenidas en su “Contrato Unificado de Productos de Personas”, particularmente las relacionadas con el contrato de sobregiro. Le imputaba cobrar una comisión adicional por el uso de la Línea de Sobregiro que habitualmente excedía varias veces el interés equivalente a la tasa máxima convencional, incluso al monto del sobregiro utilizado por el cliente. Además, en opinión del Sernac, la comisión no daba cuenta de una contraprestación distinta al uso del dinero que se prestaba, para lo cual ya se cobraba intereses y una comisión en forma.

Hace unos días atrás, el 14 de junio, se llegó a un acuerdo de conciliación total (12º Juzgado Civil de Santiago, Causa rol C-10051-2014). El Banco de Chile se compromete a compensar con más de US $30 millones a los más de 140 mil cuentacorrentistas y exclientes que sufrieron cobros excesivos, en virtud de las dobles comisiones entre el 1 de marzo de 2009 y el 31 de agosto de 2016.

El Banco deberá pagar, además, una multa a beneficio fiscal de 50 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) por infracción al derecho a una información veraz y oportuna sobre bienes y servicios ofrecidos, condiciones de contratación y precio total (art. 3 letra b) y letra a) inciso 2º de la Ley 19.496).

Estamos aquí frente a un claro abuso de la libertad económica (financiera) en materia de consumo, particularmente, en lo que respecta a la facultad de negociación y las conductas correlativas. Sí, “abuso”. Porque no se trata de vulneraciones aleatorias, puramente ocasionales, momentáneas o fácticas, sino injustos premeditados, establecidos como estrategias de negocios, que por su propia naturaleza afectan con carácter general e indeterminado a toda una categoría de personas.

Una consideración adicional. Es de justicia decirlo. El Banco de Chile es una de las instituciones financieras más serias del país, con una gran tradición de servicios personalizados y de excelencia, pero no ha podido escaparse a los defectos de nuestra cultura económica, al menos las que inciden en el derecho.

Son muchas las empresas, de muy diversa naturaleza, que en nuestro país han abusado de facultades que les entrega la libertad económica. Considerado en la práctica como un derecho a lucrar con los menores condicionamientos posibles, no es extraño caer en este tipo de conductas. El problema es que las alarmas suenan solo en su momento represivo, cuando después de muchas vueltas se ha constatado la vulneración de la legislación en distintos planos, según los casos: consumidor, libre competencia, competencia leal, laboral, entre otros.

Por ello, en el ámbito del derecho del consumidor, la labor del Sernac sigue siendo esencial.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

Ante lo que pueda venir

Avatar

Publicado

-

Sebastián Toledo
[email protected] 

Nos encontramos en un nuevo invierno y, con ello, frente a
posibles situaciones que conlleva esta época del año, los ya tradicionales desastres naturales, que tantas secuelas han dejado en el país. Apenas hemos salido de los efectos de uno de estos fenómenos cuando en seguida llega otro, a veces con mayores consecuencias que los anteriores, por lo que debemos prepararnos para reducir al mínimo los daños que puedan ocasionar, tanto en las pérdidas materiales como de vida de nuestros semejantes.

Todos los sectores de población son castigados por cada uno de los desastres que se observan con relativa frecuencia en el país, pero los que llevan la peor parte son los grupos en mayor vulnerabilidad. Tal es el caso de las personas con discapacidad y adultos mayores, quienes resultan ser las principales víctimas de todo desastre; esto, según estudios de organismos internacionales.

Si en condiciones normales el entorno dificulta su desplazamiento seguro e independiente, ante un fenómeno que altera el ambiente por deslaves, derrumbes e inundaciones, es poco probable que puedan escapar del peligro. Por lo que se hace necesario y urgente revisar los planes de respuesta familiar e institucional, para desarrollar e implementar procesos que incluyan las necesidades y demandas de este sector de población.

Los grupos de rescatistas deben estar capacitados en las técnicas de apoyo a personas con discapacidad.

Los grupos de rescatistas deben estar capacitados en las técnicas de apoyo a personas con discapacidad y adultos mayores. No pensar que solo pueden ser sujetos de apoyo, sino también en formar parte de los equipos de auxilio, porque conocen la comunidad, piensan en sus seres queridos o porque tienen hijos bajo su responsabilidad. 

El no dejarlos participar puede generar estrés, por lo que siempre será oportuno mantenerles debidamente informados.

Las instituciones encargadas de la gestión de riesgos ante desastres y de ayuda humanitaria, los centros hospitalarios y los albergues, además de procurar la capacitación del personal involucrado, deben garantizar la implementación de medidas de accesibilidad en las instalaciones, contar con información en formatos accesibles y garantizar las herramientas auxiliares que requiera cada condición de discapacidad: bastones, muletas, sillas de ruedas, entre otros, así estar preparados ante lo que se pueda venir.

Sebastián Toledo
Seguir leyendo

COLUMNAS

El rol del cuerpo en la era Zoom (V)

Avatar

Publicado

-

Pablo Fossa

Profesor Investigador, Facultad de Psicología

La presencia que logramos en una videollamada no es sinónima a la presencia de cuerpo presente. La palabra “sucedáneo” significa “cosa que imita algo, sin alcanzar todas sus cualidades”.  Zoom es un excelente sucedáneo… pero un sucedáneo, al fin y al cabo. No debemos olvidarnos de que la vida es multidimensional y, sobre todo , multisensorial (lo cual incluye a todo el cuerpo), y que el ser humano es intrínsecamente relacional. Necesitamos del calor del otro, para hacer crecer nuestros vínculos y nuestra identidad. 

¿Qué se pierde, al no tener al cuerpo en nuestras interacciones? Las expresiones corporales como la mirada, el tacto, el aroma. La felicidad de los amantes en un matrimonio no alcanza a atravesar la pantalla, y el frío desapego de la despedida ante la muerte no se alcanza a apreciar totalmente por Zoom. 

El calor de la vida no se logra transmitir por la fría pantalla. El poder de un silencio emotivo, lo profundo de un suspiro y lo erótico de una mirada, no entienden de pantallas. Necesitan del encuentro humano de cuerpo presente en el aquí y ahora para demostrar, por un segundo, la complejidad e inmensidad de la naturaleza humana. La pantalla no permite experimentar el calor del amor y el desarraigo de la muerte. 

Antes del desarrollo de las sociedades y de la aparición del lenguaje, fuimos solo cuerpos… y, al parecer, en la modernidad no le hemos otorgado aún el lugar que se merece. 

La invitación es a desarrollar una perspectiva consciente, hacemos un llamado de alerta, a no confundir dimensiones, valorar el cuerpo y la riqueza del encuentro, los cuales nunca podrán ser reemplazados del todo por la digitalización de la comunicación. 

Antes del desarrollo de las sociedades y de la aparición del lenguaje, fuimos solo cuerpos… y, al parecer en la modernidad no le hemos otorgado aún el lugar que se merece. Que la pandemia no nos haga olvidar la importancia del cuerpo. Quizás necesitábamos distanciarnos para, cuando volvamos a estar de cuerpo presentes, poder valorar con más fuerza el aroma, la temperatura de la piel y afecto que sobrepasa los límites del cuerpo cuando nos abrazamos.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

La conflictividad de la libertad (II)

Avatar

Publicado

-

Jorge Antonio Ortega G.

[email protected]

Lo desfavorable de los resultados de la conducción militar del coronel Arzú en la primera ofensiva contra los salvadoreños impulsó a los imperialistas guatemaltecos unidos al brigadier Gaínza a pedir apoyo al imperio de Iturbide, el cual accedió al proporcionar una unidad militar al mando del brigadier don Vicente Filísola, que se encontraba acantonada en Chiapas.

El 12 de junio de 1822, la columna mexicana ocupó la capital de Guatemala. Dicha unidad militar la denominaron Socorro Mexicano, conformada por un escuadrón de caballería y unidades de infantería que, según reportes de la época, su fuerza estaba constituida aproximadamente por 600 elementos.

El 22 de junio del mismo año, Filísola se hizo cargo del gobierno y en los testimonios rescatados del pasado se logra reconstruir la intervención mexicana para someter por medio de las armas a la provincia de San Salvador e integrarla al imperio de Iturbide:

“Dándole un nuevo giro a la política, pero siempre con las miras de consolidar la unión de todas las provincias a México, comenzó por poner en ejecución su proyecto, buscando la manera de hacer convenir a los salvadoreños por medio de un acomodamiento que evitara la efusión de sangre…” (Rodríguez,1921, p.130).

Los dirigentes salvadoreños, con la intención de ganar tiempo para mejorar sus defensas, aceptan celebrar una reunión para lograr un alto a las hostilidades, mientras se reúne el Congreso salvadoreño para debatir su incorporación al imperio de Iturbide.

”…convocó a las autoridades y vecinos a jurar obediencia al imperio de Iturbide.“

Las autoridades salvadoreñas delegaron a don Antonio Cañas y a don Francisco Sosa, y Filísola comisiona al coronel Codallos y a don Luis González Ojeda para llevar a cabo las diversas negociaciones para un armisticio, lo cual se logró el 10 de septiembre. Mientras se suspenden las hostilidades, el Congreso del El Salvador deliberaría sobre la incorporación al imperio de Iturbide.

El 28 de septiembre, la Junta Gubernativa de El Salvador ratificó el armisticio, el cual fue ignorado por el monarca que ordena al brigadier Filísola atacar a San Salvador. Los preparativos se iniciaron de inmediato, y el 26 de octubre, el brigadier Filísola se colocó al mando de las unidades que dispuso para las operaciones militares. En noviembre, ocupó Santa Ana, donde se agregaron los imperialistas de Sonsonate.

La toma de Texistepeque y Metapán por la fuerza imperial les permitió el avance a las profundidades del eje de ataque, utilizando la Hacienda Mapilapa como puesto de mando de las operaciones ofensivas, frente a las fortificaciones del Atajo y Milingo, situación que se mantuvo hasta el 6 de febrero de 1823 sin mayores novedades en el frente. 

El ejército imperialista llegó con el contingente de San Miguel y Honduras con 2 mil elementos, situación que puso en desventaja a los salvadoreños y que fueron superados por la artillería. 

A pesar de lo anterior, las operaciones militares continuaron sin un arreglo con las autoridades salvadoreñas, por lo cual dijo el emperador: “Se acabaron las contestaciones con el Salvador, Vuecelencia no es más que un soldado que viene a atacar la ciudad, posesionarse de ella y tratar a los cabecillas como perturbadores del orden, castigándolos con arreglo a las
leyes”.

El brigadier Filísola, asegurando la posición en el terreno, se dispuso a combatir. Los resultados favorecieron a los imperialistas, debido a la ausencia de una buena dirección en el ejército salvadoreño. La ciudad estaba defendida por mil quinientos soldados de infantería y, treinta y dos piezas de artillería. 

Filísola recibió el 8 de febrero, en el cuartel general, a una delegación del Ayuntamiento, encargada de manifestarle que podía ocupar la ciudad que se encontraba indefensa. El 10 de febrero ingresó en la capital salvadoreña y convoco a las autoridades y vecinos a jurar obediencia al imperio de Iturbide. 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Elder Interiano, Jose Pelico, Carlos Ajanel S. y Erick Campos
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.