El proyecto ferroviario británico Crossrail retrasa nueve meses su apertura

El proyecto ferroviario Crossrail, que atravesará Londres de este a oeste a lo largo de 118 kilómetros, retrasa nueve meses su inauguración, hasta otoño de 2019, para “asegurar un ferrocarril seguro y fiable”, anunció hoy el Ministerio de Transporte británico.

Estaba previsto que Crossrail, considerado el mayor proyecto en infraestructuras de Europa, comenzara a operar en diciembre de este año, pero los responsables han considerado que necesitan más tiempo para probar su funcionamiento y desarrollar el software del sistema.

El nuevo tren comenzó a construirse en 2009 con un presupuesto de 15 mil millones de libras (16 mil 720 millones de euros) y, por el momento, ha incrementado en 600 millones de libras (668 millones de euros) esa cantidad.

La línea de tren se llamará, en honor a la reina Isabel II, “Elizabeth Line” y se estima que transporte anualmente a 200 millones de pasajeros, aumentando la capacidad ferroviaria de la capital británica en un 10 %, el mayor incremento desde la II Guerra Mundial.

La ruta ayudará a descongestionar las zonas de mayor tránsito de la ciudad, como el aeropuerto de Heathrow o el centro financiero de Canary Wharf.

Cuando se encuentre en pleno funcionamiento, los trenes de Crossrail circularán desde Reading y Heathrow, en el oeste de Londres, hasta Shenfield y Abbey Wood, en el este.

Varias empresas españolas participan en la construcción de túneles o estaciones, como Ferrovial, ACS a través de Dragados, FCC a través de la filial ALPINE y la compañía Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF).

*Con información de EFE.

Berta Abrego