El poder de los libros

Tomar un libro entre las manos, ojearlo, sentir su aroma, sea este
de reciente adquisición o de viejo cuño, deja una múltiple sensación en los sentidos, es indescriptible. Prepararse para tener contacto con las ideas del autor o los autores de la obra que nos disponemos a leer, nos abre la mente a otras opiniones, concepciones, tramas y universos. Sin duda, es uno de los placeres más exquisitos de la vida. En el mundo contemporáneo en el cual vivimos repleto de inmediatez, el libro se convierte en un excelente amigo en el cual se cobijan, relatos, pensamientos, fantasías, etcétera. Toda vez, que las comparamos con nuestras vivencias, conocimientos e historias, entre otros. La lectura es el vehículo que nos traslada hacia diferentes escenarios en tan solo unos instantes. Conocemos sociedades, lugares en donde físicamente quizá no estaremos, pero nos ayuda a crear un túnel hacia otras dimensiones.

Por ello, hay libros que leemos y releemos y que con el recorrer de los años descubrimos aspectos que en ese entonces pasamos inadvertidos. Por cierto, del 12 al 22 de julio de este año, se llevará a cabo en nuestro país, la decimoquinta edición de la Feria Internacional del Libro en Guatemala (Filgua), con la importante visita de Francia como invitado de Honor y dedicada a don Jesús Chico García, por la promoción de la literatura en Guatemala. 157 stands estarán disponibles para los asiduos amantes de la lectura que decidan darse una vuelta en busca de contactarse con los pacientes amigos que aguardan el momento para dialogar con nosotros por medio del contenido de sus páginas. La más reciente producción editorial tanto nacional como internacional estará al alcance de nuestras manos. La infaltable música para acompañar ese momento de reflexión hacia la elección de la lectura que nos interesa, también estará presente.

Contribuir a la promoción de la lectura en Guatemala, como un medio para elevar el nivel cultural de los chapines y la formación de ciudadanos informados capaces de incidir positivamente en el futuro del país. Coadyuvar al libre desarrollo de las ideas en la nación con el libro como uno de sus principales medios de difusión e impulsar el desarrollo de la industria editorial nacional, como un sector que dada la creatividad de los guatemaltecos tiene un gran potencial de crecimiento, son algunos de los objetivos de Filgua 2018.

En lo personal, me entusiasma encontrarme con esos eventos que verdaderamente refrescan y refuerzan la avidez y el placer que tenemos algunas personas por la lectura que siempre nos trasmite conocimientos acerca de tantas cosas. Descubrir la magia del universo que posee un libro entre sus líneas, entre sus páginas, es inquietante. Descifrar los códigos que esperan revelarse ante nosotros es un reto. Darle rienda suelta al poder de nuestra propia imaginación hasta alcanzar otras culturas, pensamientos, lugares inimaginables, es excelso. Debemos fomentar la lectura en el país, crear más espacios a donde pueda acudir gente interesada en relacionarse con los libros. Debemos heredarles a nuestros niños y jóvenes el hábito de leer, comprender, analizar, así como procesar la información, pues es la herramienta para un mejor desarrollo de nuestra sociedad, al tiempo de alejarla de la ignorancia que muchas veces la obliga a creer en lo que otros dicen.

Fernando Lucero