Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

El nuevo orden mundial (II)

Publicado

-

Diana Herrera

[email protected]

En Latinoamérica surge un fenómeno de fragmentación de los espacios nacionales, pero en otros lados se producen fenómenos de integración. Un sinnúmero de organizaciones se va creando desde los ochenta hasta la actualidad, y esto fue gracias a la integración regional.

En una época en donde los Estados eran proclives a la fragmentación, al menos en Centroamérica el integracionismo, fue una solución al problema del despegue económico de la región. A medida en que se avanza en la expansión del institucionalismo liberal, los Estados se volvieron más democráticos logrando constituciones de avanzada en derechos humanos, en aquella época del auge de la integración.

Luego, a partir de los años noventa, desde la caída del muro de Berlín, la fuerza imparable de la globalización que vino a potencializarse más en nuestras regiones, hasta nuestros días.

A medida que los Estados se debilitan, la conflictividad aumenta en diversos puntos estratégicos.

En la actualidad, la discusión gira entorno a que estamos siendo testigos de las consecuencias de vivir en un mundo hiperconectado, la rápidez en el desarrollo de pandemias, la alerta próximanente sobre el “cisne verde”, haciendo referencia a los cambios que habrá en el sistema financiero internacional sobre el cambio climático, la crisis de alimentos producto de la falta de técnicas en agricultura de precisión, la crisis de los contenedores, la invasión a Ucrania, entre otros aspectos del acontecer mundial. Sin embargo, derivado de las acciones para contrarrestar el Covid-19 del mundo, así como las amenazas a países independientes y democráticos, la economía global se está desplanzado gradualmente en la dirección del capitalismo estratégico. Las respuestas que se han tenido derivadas de la invasión a Ucrania por una potencial mundial, Rusia, ha marcado ahora una nueva reconfiguración del orden mundial.

En contraste con el capitalismo de libre mercado que prevaleció en las últimas décadas, somos nuevamente testigos de que ahora se recurre a medidas geopolíticas y económicas ante la inacción de la institucionalidad del sistema internacional.

Ahora, también los protagonistas en el plano internacional son los gobiernos, quienes están imponiendo condiciones sobre las cuales se pueden realizar transacciones de bienes, servicios y tecnologías y qué socios económicos extranjeros se consideran dignos de confianza. Las empresas tratan de preservar sus negocios en la medida de lo posible y al mismo tiempo, reconocen que tienen un control limitado sobre los cambios geopolíticos que se están desarrollando.

El comportamiento del mercado resulta de una actitud matizada que podría llamarse arte de gobernar corporativo, o como bien lo conocemos, “gobernanza corporativa”, en donde las empresas están restringiendo y estimulando las medidas geopolíticas y económicas estatales.

Describir esta dinámica es la tarea en la cual muchos analistas estamos en la actualidad, el auge de China juega un papel central, y se argumenta que esta dinámica entre las medidas estratégicas en materia política y económica estatales, junto con el arte de la gobernanza corporativa, definirá hasta qué punto la economía global se apartará de la actual orientación de mercado y cuánto estarán sujetas las opciones estratégicas nacionales.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

El papel actual de la juventud

Publicado

-

Mildred M. Trigueros Castillo
[email protected]

Ser joven es sinónimo de cambio, progreso y futuro, es tener la valentía de enfrentar los desafíos y promover espacios para el desarrollo pleno en sus países de origen. Las y los jóvenes tienen la capacidad de convertir los problemas en oportunidades y son el motor impulsor de nuestra
sociedad.

La juventud es la encargada de transformar el mundo que le rodea desde sus diferentes espacios, ya sea en la universidad, en el trabajo, en su comunidad o donde participe, aportando una visión novedosa y actualizada del mundo. Es la responsable de que la sociedad evolucione.

Sin embargo, para lograr que la juventud sea promotora de cambios, es necesario conocer y respetar sus opiniones, apoyar las acciones que emprenden y, especialmente, reconocerlos como sujetos de derechos y obligaciones.

Las juventudes necesitan oportunidades para poder incidir en el desarrollo económico, político y social de su país.

Es acá en donde se involucran los actores institucionales y las iniciativas gubernamentales, quienes son los responsables de impulsar acciones que promuevan el desarrollo de esta población y reduzcan el impacto de las crisis que se reportan a nivel mundial y que afectan principalmente a la población joven.

La juventud es el arma más poderosa de avance en el país, razón por la que se debe invertir en ellos y ellas, además de garantizar su formación, el acceso a la salud, a la educación, a la participación, a la recreación, mejorando sus condiciones de vida y promoviendo oportunidades laborales, para que sean adultos responsables y comprometidos.

Desde el Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve), se promueven diversas actividades dirigidas al desarrollo integral de las y los jóvenes en los diferentes departamentos de Guatemala; entre ellas, ferias de empleo, promoción del emprendimiento, espacios de capacitación y apertura de espacios en donde ellos y ellas son protagonistas, asimismo, se impulsan actividades de voluntariado, artísticas, culturales, de participación y deportivas, entre otras, en coordinación con otras instituciones.

Finalmente, es necesario reconocer el papel de las juventudes, así como su importancia como agentes de cambio social, además de recordar que lo que puedan hacer hoy las y los jóvenes por el país, repercutirá en su vida adulta y en el futuro del país.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

La cortinilla o velum (IV)

Publicado

-

Ricardo Fernández Gracia
Director de la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

Resulta significativo comprobar cómo hacia finales del siglo XVI y, sobre todo, en el siglo XVII, el uso religioso de los vela
desapareció en muchos lugares de culto, momento en que los documentos y los lienzos atestiguan la irrupción de la cortina en la presentación de las obras de carácter privado, particularmente en los gabinetes de pintura.

En estos últimos, la pieza mejor de la colección estaba cubierta para generar curiosidad y expectación entre los visitantes.

En el momento en que el poseedor de la colección juzgaba oportuno, procedía a descubrir el cuadro, generalmente el más señalado por su autoría, composición o valor monetario. Como es sabido, las representaciones de galerías de coleccionistas o interiores ornamentados con objetos de arte, con presencia de diletantes o aficionados, fue un género habitual entre los pintores flamencos del siglo XVII, glorificando la práctica del coleccionismo, como actividad culta y sofisticada.

En muchos casos, las obras no mostraban estrictamente la colección del comitente.

En muchos casos, las obras no mostraban estrictamente la colección del comitente, sino que aludían metafóricamente a sus intereses artísticos y su lugar como aficionado a las artes. Por otro lado, la cortina protegía al cuadro del polvo y de la luz excesiva. Se descorría solo cuando el propietario quería mostrar o contemplar la obra.

Al desvelar el cuadro únicamente en ocasiones muy especiales, además de evitar que la obra se volviese obsoleta, se aumentaba su efecto sobre el espectador.

Según recoge V. Stoichita en su estudio sobre La invención del cuadro (Barcelona, El Serbal, 2000), las fuentes tratan de unas imágenes que usaban la cortinilla: las obras de tipo licencioso.

La Venus del espejo, de Velázquez, o el Amor profano, de Caravaggio, eran contempladas, tras descorrer la cortinilla, por las personas más íntimas del coleccionista, generalmente hombres.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

COLUMNAS

Hacia una Guatemala Digital

Publicado

-

Hugo Arnoldo Forkel Salazar
[email protected]

Nuestra Guatemala, hermoso País de la Eterna Primavera, lleno de rica cultura y gran belleza, con un clima que por su perfección es añorado por el resto del mundo; pero, en el transcurrir del día nos lleva a los guatemaltecos a ser parte de un complejo, anticuado e imperfecto sistema de trámites burocráticos que nos incomodan, pues en muchos casos, afectan nuestro bolsillo por los costos que representan: transporte, hospedaje, parqueo y tiempo entre otros.

Según informe del BID, denominado El fin del Trámite Eterno, de 25 naciones evaluadas en Latinoamérica, Guatemala se lleva el primer lugar como el país con más trámites, con alrededor de 5 mil; esto representa grandes retos, pero también la oportunidad de hacer las cosas de forma diferente pero bien hechas, con pasos firmes y seguros con los que marquemos huellas indelebles en nuestro camino Hacia una Guatemala Digital.

Hacia una Guatemala Digital requiere de decisiones acertadas dentro del Gobierno, tomadas por empleados públicos con las capacidades adecuadas.

Este camino se empezó a recorrer hace muchos años, con iniciativas de gente visionaria que supo aprovechar las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), para desarrollar sistemas informáticos de gran impacto para el país, como lo son, entre otros: el Sistema de Administración Financiera (Siaf), los sistemas tributarios de la SAT, el Registro Nacional de las Personas (Renap), así como los relacionados a la emisión de los certificados de carencia de antecedentes penales y policiales.

Esto demuestra que como guatemaltecos somos muy capaces; sin embargo, falta mucho más por hacer, de tal forma que los nuevos desarrollos e implementaciones tecnológicas que se hagan en el Gobierno, se realicen de forma totalmente interconectada, transparente y segura, basándose en los principios de simplicidad y orientado al ciudadano, donde prevalezca la política de “una sola vez”; es decir, que cada uno de los datos que de nosotros ingresen al sistema de gobierno, sin importar la institución, proceso o servicio, no nos los vuelvan a solicitar nunca más.

Todo esto parece una utopía, pero ya existen muchas tecnologías que lo permiten. Es cuestión de que todos cambiemos de mentalidad y evolucionemos a aprender, creer y confiar en el mundo digital. Definitivamente, necesitamos cambiar nuestra cultura en la forma de cómo estamos acostumbrados a hacer las cosas gestionándolo todo con papel.

Esto obliga a trabajar en equipo y con objetivos bien definidos y comunes para todos (gobernantes y gobernados; financieros, planificadores e informáticos entre otros). Para lograrlo, necesitamos un camino a seguir.

La transformación hacia una Guatemala digital requiere de decisiones acertadas dentro del Gobierno, tomadas por empleados públicos con las capacidades adecuadas y con una “Visión de País”, quienes por cada una de las instituciones del Organismo Ejecutivo, deberán realizar una adecuada planificación de todas aquellas actividades o proyectos que evolucionen y mejoren significativamente la forma en las que el Gobierno hace las cosas, que permitan la participación ciudadana y que los servicios y obligaciones del Gobierno sean de calidad, eficientes y eficaces, con total seguridad y transparencia.

Esta planificación deberá ser plasmada en los programas de gobierno electrónico, los que deberán construirse con la participación de todas las áreas sustantivas de las instituciones, para que su contenido y ejecución permitan realmente alcanzar esa transformación.

Los programas de gobierno electrónico están siendo construidos por las instituciones del Organismo Ejecutivo, quienes reciben acompañamiento de la Comisión Presidencial de Gobierno Abierto y Electrónico (GAE), apoyándolos para que los proyectos planteados sean acordes a nuestro Plan Nacional de Desarrollo K´atun Nuestra Guatemala 2032, a la Política General de Gobierno 2020-2024 (PGG), así como el Plan de Gobierno Digital 2021-2026, en el marco de los ejes y líneas estratégicas que estos definen.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

DCA Mundo 14

Directorio

 

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.