Comunícate con nosotros al 1590

Revista Viernes

El gran enigma de las piedras que encajan a la perfección

Publicado

-

Fotos: EFE

El piloto e investigador de enigmas históricos Miguel Labrador ha recorrido lugares recónditos del globo terráqueo, documentando y filmando algunos de los grandes misterios arqueológicos de la humanidad y llegando a conclusiones e hipótesis que, en muchos casos, desafían los paradigmas habituales de nuestros inicios como seres humanos.

Labrador sigue recorriendo el mundo para intentar responder a una serie de preguntas inquietantes que se plantea desde hace décadas: ¿Está todo escrito en la historia de la humanidad? ¿Realmente nuestra evolución ha sido lineal? ¿Los mitos y las leyendas, son solo eso, o hay algo más? ¿Y si hubiera otra historia más verdadera que aquella que nos han contado?

Como resultado de sus propios trabajos de campo y de los testimonios de historiadores, arqueólogos, egiptólogos y decenas de expertos de diferentes corrientes y especialidades, que ha recogido en sus investigaciones, Labrador defiende que pudo haber “una civilización primigenia muy anterior y superior a los sumerios, que posiblemente viajó por buena parte del planeta”.

Uno de los vestigios más llamativos del paso de esa “otra humanidad” primigenia, son las construcciones poliangulares, “una serie de muros y estructuras de piedra relativamente pequeños y a primera vista sencillos, construidos con una misma técnica y distribuidos por todo el planeta”, según explica en su libro Las piedras de los dioses.

Piedra de los doce ángulos (centro) en la calle Hatun Rumiyoc, Cusco, Perú. Autor: Unukorno. Foto: Wikimedia Commons.

A juicio del escritor, estas construcciones  representan el mayor enigma que existe, y “cuando se comprende de qué estamos hablando, supera con creces cualquier otro tema arqueológico”.

Obra de una civilización primigenia

“Probablemente fueron hechas por una civilización milenaria que hizo ese mismo trabajo por todo el mundo”, enfatiza. “Esta técnica está presente por todo el planeta y en ocasiones en los sitios más recónditos, insospechados y enigmáticos, lo que incrementa aún más su halo de misterio”,
recalca.

Explica que, en principio, este tipo de construcciones requiere tales capacidades técnicas que hoy en día sería bastante complicado conseguir ese mismo resultado constructivo y dejarlas en sitios a los que es muy difícil acceder, como sucede en algunos casos. 

Se trata de una tecnología que, en opinión de Labrador, “es anterior a las diferentes culturas o imperios que podrían haberla desarrollado y utilizado, lo cual está demostrado por el hecho de que esté distribuida por todo el mundo”.

Ha descubierto ejemplos de ese mismo sistema en distintos lugares del mundo, a veces distantes miles de kilómetros entre sí, siendo algo “tan exactamente igual que no puede ser casualidad”, asegura.

Ha comprobado, que esta tecnología se ha utilizado en dos tipos de bloques (llanos y abombados), y que todas las construcciones efectuadas, ya sea con uno u otro sistema, presentan el mismo tipo de capacidades, pesos, perfección en el corte y en su colocación, así como unas extrañas protuberancias cilíndricas y cortas, comenta.

Tambomachay (Cusco, Perú). Foto: Miguel Labrador

Misterio presente en todo el mundo

Vio por primera vez estas edificaciones megalíticas en un viaje por el altiplano boliviano y peruano. Le llamaron especialmente la atención sus cortes y ángulos tan perfectos y ordenados, “con un acabado superior al que había observado en los exquisitos yacimientos arqueológicos romanos o griegos, siendo sorprendente que pudieran ser tan antiguas”, puntualiza.

Señala que “en Cuzco (Cusco, en Perú) uno se encuentra con este manejo espectacular de la  piedra, casi por todos lados, siendo la más famosa denominada ‘la piedra de los 12 ángulos’, que denota la capacidad tan especial de los creadores de esa tecnología impresionante”.

Esa misma técnica también puede observarse en Machu Picchu, “estando siempre mejor hecha en la base de los edificios; curiosamente, su parte más antigua”.

“Por encima de la base, puede haber reconstrucciones posteriores en el tiempo, que denotan una clara pérdida de capacidades en cuanto a perfección y tamaño, al compararlas con las de la base”, aclara.

“Lo mismo ocurre en Ollantaytambo, en especial en su Templo del Sol, con sus seis monolitos que llegan a pesar entre 50 y 60 toneladas y que todavía no hay una explicación de cómo pudieron ser subidos hasta ese risco”, añade el
investigador.

Cerca de Cuzco está el mayor ejemplo de este tipo: la fortaleza de Sacsayhuamán, “construida con bloques de más de 100 toneladas, aunque los estudios indican que hubiera sido más simple construirla con bloques mucho más pequeños, según este investigador. A Labrador no solo le llaman la atención las capacidades impresionantes que implican estos sistemas, sino también “que esté presente en varios de los sitios más enigmáticos de la orbe”.

Machu Picchu (Cusco, Perú). Foto: Miguel Labrador

Ha visitado y documentado construcciones con piedras poliangulares en la Isla de Pascua, Chile (en el muro o ‘ahu’ deVinapu); y en Egipto (en el Templo del Valle, delante de la Gran Esfinge; y en la base de la pirámide Micerinos, ambos en la meseta de Guiza), así como en Abidos (en el yacimiento arqueológico de Osireion, “supuestamente perteneciente a las
dinastías egipcias”).

“Hablamos de una técnica que se utilizó en distintos puntos del globo terráqueo, impropia de la época, específica, compleja y exactamente igual, aplicada hasta el más mínimo detalle en su elaboración y que coincide absolutamente en todo”, añade.

Comenta un último detalle asombroso: “Dentro de esos muros con bloques de varias toneladas cada uno se suele encontrar un bloque único  muchísimo más pequeño, que podría parecer ser un error o un detalle insignificante, pero que cumpliría una función antisísmica”. “Los técnicos han dilucidado que en el caso de un hipotético terremoto de escala muy alta, toda la energía liberada durante esa sacudida del terreno, recorrería el muro hasta llegar a ese pequeño bloque, el cual saldría disparado, salvando la edificación de un colapso total”, concluye.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Revista Viernes

Telar de cintura, el arte que se conserva por generaciones

Publicado

-

Estela Hernández suele tejer y mostrar su habilidad a los visitantes en el Museo Casa del Tejido Antiguo, que se sitúa en San Antonio Aguas Calientes, Sacatepéquez. Trabaja en un telar de cintura prehispánico maya donde elaboran minuciosamente güipiles, chales, piezas decorativas para pared, mesa, entre otras. “Esta es nuestra mayor fuente de ingresos”, aseguró.

Hernández relató que aprendió el oficio a los 10 años y dos más le tomó perfeccionarlo. Ella admitió que es complejo. “Es bonito diseñarlo porque caracteriza a cada mujer según su comunidad”, dijo. Respecto a cuánto tiempo le lleva tejer cada pieza, indicó que se tarda en promedio cuatro semanas, al trabajar seis horas por la mañana y tres por la tarde.

En cuestión de técnica de confección, la entrevistada narró: “La más antigua y más trabajada es la de marcador, que es visible en ambos lados; esta tiene más proceso de realización; también, son importantes los hilos, pues los utilizados son de primera calidad”. La otra es la llamada técnica de pepenado, que elaboran en el municipio arriba mencionado, que va tomada en la parte de enfrente de los hilos, por ello, el diseño se aprecia en el exterior de la prenda, lo que la hace más vistosa y donde sobresalen los diseños y colores.
Tradición versus tecnología
La entrevistada comentó que últimamente ha bajado la calidad de los textiles porque hay muchos trabajos elaborados a máquina. “Eso ha afectado económicamente a quienes nos dedicamos a trabajar el telar, así como a varias comunidades porque las piezas se venden más baratas, pero no es la misma calidad”, afirmó. “Los invitamos a que nos visiten, que vean el arte manual para dar a conocerlo y conservar nuestras tradiciones”, concluyó Estela Hernández.

Kemb al/Telar Maya y sus partes con su nombre en k’iche’ y español

De acuerdo con el libro Indumentaria maya milenaria, del Ministerio de Cultura y Deportes: “Conocido como telar de cintura o telar de palitos, la forma correcta de llamarlo es K’emb’al o telar maya. Está formado por varias piezas finas de madera, cada una con una función específica, que forman un complejo mecanismo que produce la tela. Es un arte manual, que se ha heredado de generación en generación desde hace miles de años. Existen pruebas documentales y arqueológicas que así lo demuestran”.

Marisol Vásquez Fotógrafo: Mariano Macz
Seguir leyendo

Revista Viernes

La feria a las faldas del cerro

Publicado

-

Fotos: Archivo / DCA

Durante julio se celebra a la Virgen del Carmen, y una de las iglesias más antiguas de la Nueva Guatemala de la Asunción se ubica en la cúspide del Cerrito del Carmen, un lugar emblemático, lleno de relatos y tradiciones.

Una de estas es la Feria del Cerrito, que año con año reúne a visitantes que van en busca de la gastronomía y juegos mecánicos, así como de las tradiciones religiosas. Para este 2024, se tiene proyectado que la procesión con la imagen de la Virgen del Carmen se realice este 13 de julio, de 15:00 a
20:00.

La feria estará habilitada hasta el 21 de julio y los horarios son de domingo a jueves de 10:00 a 22:00 y viernes y sábado de 10:00 a 23:00. Alrededor de 80 puestos fueron autorizados por la municipalidad, en los que podrá encontrar garnachas, elotes locos, churros, buñuelos y más.

Historia reciente

Bryhan López coordinador de los proyectos de feria de la Dirección del Comercio Popular de la Municipalidad de Guatemala, informó que en 2011 se inició con el proyecto de mejorar esta atracción. “Compartimos con los comerciantes para ver cuáles eran las debilidades y fortalezas. En ese tiempo, la feria se ubicaba sobre la 1ª. calle desde la 13 avenida hasta la avenida Juan Chapín”, explicó. Esto significaba un riesgo para los visitantes y complicaba el tráfico en la ciudad, ya que la 1ª. calle es una vía altamente utilizada.

Otra de las novedades que han implementado es el Festival del Cerrito del Carmen. “Surge con la necesidad de poder darles ciertas actividades a los asistentes. La posibilidad de que puedan integrarse en funciones culturales hace que se vuelva a un ecosistema cultural y tradicional, que es lo que hemos buscado”, finaliza López.

FERIA DEL CERRITO DEL CARMEN EN SU DIA INAUGURAL, CON POCA ASISTENCIA.

Las presentaciones del festival se llevarán a cabo el 20 y 21 de este mes y para conocer el calendario puede visitar el Facebook Centro Cultural MuniGuate.

Katheryn Ibarra
Seguir leyendo

Revista Viernes

Conozca de cerca la vida personal y profesional de Miguel Ángel Asturias

Publicado

-

Cartas, fotos, carnés de prensa, títulos, fotografías y otros objetos personales del premio Nobel de Literatura 1967, Miguel Ángel Asturias, prestados por su familia, se exhiben en el ingreso de la Feria Internacional del Libro (Filgua), situada en Fórum Majadas y que permanecerá hasta el 14 de julio.

En el estand dedicado al escritor guatemalteco está impreso en grande el poema Autoquiromancia y a la par una ilustración del artista Daniel Palacios donde se interactúa con un filtro de realidad aumentada que aparece en el Instagram de Filgua. Hay información de sellos dedicados a él, pasaporte, credenciales de prensa, misivas que escribió con su puño y letra, así como con máquina de escribir, a su familia y colegas. Se observa también una línea del tiempo de su trayectoria, sus obras más importantes y las fechas de publicación.

Claudia Navas, de Filgua, explicó que se muestra un poco al público quién es el laureado literato y para que la población infantil aprenda más. “Miguel Ángel hijo me comentó que este último verso de Autoquiromancia le gustaba mucho a su reconocido padre”, dijo Navas. Asimismo, mencionó un dato desconocido por muchos, que en 1970, el autor de Hombres de Maíz fue presidente del jurado del Festival de Cannes.

Lo más llamativo

A decir de Pilar López, encargada del pabellón, entre lo que más ha llamado la atención de los visitantes es el filtro efecto de realidad virtual. Otro detalle que atrae a las personas que se acercan es la voz de Asturias al recitar sus poemas en una bocina que se mantiene todo el día encendida, así como el diseño del ilustrador guatemalteco. “La gente queda sorprendida al escuchar los audios, ver la letra y sus fotos de cuando era joven, les llama mucho la atención porque indican que no lo conocían así”, comentó López.

Marisol Vásquez
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación General de Redacción: Miguel González Moraga
  • Coordinación de Información: Mario Antonio Ramos
  • Editores: Carlos Ajanel Soberanis, Jose Pelico, Erick Campos, Katheryn Ibarra y Max Pérez
  • Página Web: Isabel Juárez

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.