Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

El capital humano no depende de los años de escolaridad

Avatar

Publicado

-

Josefina Santa Cruz

Facultad de Educación

Recientemente, el artículo Measuring human capital using global learning data, publicado en la revista científica Nature, entregó sólida evidencia que permite concluir que el progreso en el aprendizaje ha tenido un crecimiento limitado a pesar del aumento en la escolarización de las personas.

Estos datos, recogidos entre 2000 y 2017, tienen un impacto directo en el desarrollo de capital humano, puesto que, de acuerdo con la premisa de este artículo, el crecimiento de los países no dependería de la escolaridad de las personas, sino de lo que logran aprender en la escuela; ambos índices, desgraciadamente, no van de la mano. Este es el caso de Brasil, país con un promedio de 11.7 años de escolaridad (12 es el máximo) y un índice de aprendizaje apenas sobre la media; Ghana, por su parte, tiene la misma escolaridad de Brasil y un puntaje de aprendizaje que lo aleja de la media en 190 puntos.

A pesar de que Chile tuvo un puntaje por sobre la media global (449 sobre 420), aún está lejos de tener un rendimiento destacable si nos comparamos con Estados Unidos (521) o Japón (553), y la pregunta que asoma es global, no solo para Chile: ¿Por qué la escuela no logra generar los aprendizajes que la sociedad espera? La respuesta a esta pregunta es compleja, en tanto refiere a un conjunto de variables.

A pesar de que Chile tuvo un puntaje por sobre la media global aún está lejos de tener un rendimiento destacable.

Pero hay un factor que puede ser más sencillo de controlar: entregar a la escuela aquello que es su principal responsabilidad, que los niños aprendan el currículum, esa parte o “recorte” cultural que la sociedad ha determinado que las generaciones jóvenes deben aprender para convertirse en personas plenas que puedan integrarse a la sociedad, aportar, participar y decidir.

Actualmente, las escuelas y quienes trabajan en ellas se hacen cargo de innumerables responsabilidades, como campañas de vacunación, entrega de alimentación, programas de prevención de la obesidad, programas de nutrición sana, prevención de drogas, entre tantas otras iniciativas; todas importantes, pero que requieren tiempo por parte de los docentes, restándoles dedicación a su principal tarea: que los niños y jóvenes aprendan el currículum, tanto el 70% obligatorio como el 30% de libre disposición, que cada escuela decide de acuerdo a su proyecto educativo.

Hoy enfrentamos una situación crítica a propósito de la pandemia y será aún más urgente focalizar las tareas de la escuela en recuperar aprendizajes. Es importante que esto ocurra y permanezca. Los profesores son expertos en enseñar sus materias y hay que dejarlos que se dediquen a esta tarea, porque a juzgar por la evidencia, nuestro capital humano se juega en cuánto aprenden los niños en la escuela.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

Una coalición de trabajo

Avatar

Publicado

-

Sebastián Toledo 
[email protected] 

La Asociación Guatemalteca de Personas con Discapacidad Manuel Tot (AGPD) convocó a los entes relacionados con la gestión integral de riesgos, para iniciar una coordinación en función de las necesidades de la población con discapacidad. Iniciativa que cuenta con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y como organismo complementado en la región, la Red Latinoamericana de Organizaciones de Personas con Discapacidad y sus Familias (RIADIS), un esfuerzo sumamente necesario en el país.

La AGPD propone la conformación de una coalición entre el sector público y organizaciones de la sociedad civil, para impulsar una ruta de trabajo que contenga acciones en pro de las necesidades de la población con discapacidad en los desastres y calamidades. 

Un sector altamente vulnerable ante estos hechos, ya que si en tiempos regulares el ambiente físico presenta dificultades que limitan la movilidad de esta población, ante la alteración a causa de un desastre los obstáculos se hacen más frecuentes.

Existen otros estudios que reafirman la información

La tasa de mortalidad de personas con discapacidad es entre dos o cuatro veces mayor en relación con personas sin discapacidad, según datos que derivan de la 8a. Conferencia de Estados Partes de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad del 2015. Sin embargo, existen otros estudios que reafirman la información, por lo que se hace urgente e impostergable establecer la coordinación interinstitucional.

La geografía de Guatemala, más sus características sociales, económicas y políticas le hacen ser altamente vulnerable a los efectos de desastres naturales y de la conflictividad social. Por lo que el país atraviesa conflictos en sus capacidades, debido no solo a que se dispone de limitados recursos, sino que además se carece de espacios de coordinación interinstitucional e
intersectorial.

A partir de la propuesta de coalición para impulsar procesos de gestión integral de riesgos con enfoque en discapacidad, se pretende la suma de esfuerzos y recursos para fortalecer la capacidad institucional.

Misma que debe estar en condiciones apropiadas, a fin de atender como corresponde a este sector, para que se hagan efectivos los compromisos de país en materia de gestión de riesgos ante desastres, bajo principios de equidad y justicia.

Sebastián Toledo
Seguir leyendo

COLUMNAS

La inmovilización biométrica en la seguridad registral

Avatar

Publicado

-

Luis Alfredo Pineda Loarca,

[email protected]

A lo largo del tiempo, el Registro General de la Propiedad ha estado a la vanguardia tecnológica, siendo ese uno de los ejes más importantes de la institución. Por ende, la cartera de servicios cada día se tecnifica más, con el objetivo de brindar un mejor servicio a los usuarios.

La visión institucional y el compromiso con los notarios y usuarios radica en la seguridad registral y certeza jurídica, es por ello que el Departamento de Seguridad Registral verifica que las operaciones registrales, sobre todo el traslado del dominio de bienes inmuebles, sean realizadas de forma totalmente legal, y de acuerdo con la voluntad del legítimo propietario, a efecto de evitar que el derecho de propiedad sea vulnerado por personas que ilegalmente pretenden despojar de este derecho.

Dentro de los servicios más representativos de la institución y del Departamento de Seguridad Registral está la Inmovilización Biométrica, que de conformidad con el Artículo 1 de la Ley de Inmovilización Voluntaria de Bienes Registrados, Decreto 62-97 del Congreso de la República, los propietarios de bienes inscritos en el Registro General de la Propiedad pueden solicitar la inmovilización de los bienes registrados a su nombre, para que los mismos no sean enajenados o gravados sin su
consentimiento.

La Inmovilización Biométrica consiste en tomar las huellas dactilares.

La Inmovilización Biométrica consiste en tomar las huellas dactilares. Dichas huellas quedan registradas bajo un código biométrico en el que se le identifica como propietario de ese bien inmueble o derecho, siendo así el propietario el único facultado para gravar, enajenar o de cualquier forma disponer de sus bienes o derechos. 

La Inmovilización Biométrica actúa como un candado legal que impide inscribir actos o contratos sobre inmuebles, por lo que se requiere la huella dactilar del propietario. La inmovilización tiene un plazo máximo de 3 años y se puede renovar por el mismo tiempo. Si el propietario desea gravar, enajenar o de cualquier forma disponer de su bien inmueble o derecho inmovilizado,  puede solicitar la cancelación. Según el arancel vigente, el costo de la solicitud de inmovilización o de cancelación de inmovilización es de Q160. 

El interesado en proteger sus propiedades y optar por el servicio de Inmovilización Voluntaria de Bienes puede acudir a cualquier sede del Registro General de la Propiedad y hacer uso de este servicio que actúa bajo un código biométrico, con el cual se resguardarán sus derechos de propiedad.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Nuestro Futuro (III)

Avatar

Publicado

-

Dr. Jorge Antonio Ortega

[email protected]

Los retos y desafíos del futuro plantean las habilidades que se deben
adquirir, debido a que en el 70% de las profesiones y servicios técnicos existentes en la actualidad van a desaparecer.

Para ello es necesario incorporar la prospectiva a nuestro diario vivir, ya que nos permite la construcción de nuevos escenarios probables y deseables. Ahora podemos construir el futuro para las nuevas generaciones.

Con lo anterior nos podemos adelantar a los hechos y tendencias, reparar la ruta o elegir un mejor derrotero para alcanzar los objetivos y las metas trazadas en los tiempos pronosticados con variantes y alternativas. Siempre considerando un plan “B”, es justo y necesario debido a la incertidumbre que produce el porvenir.

Otra habilidad que debemos adoptar es la adaptabilidad a las circunstancias, es necesario reinventarse para lo laboral, académico y personal, solo así lograremos ingresar en la posmodernidad con herramientas eficientes y eficaces que nos den viabilidad en el día a día, no importando dónde nos encontremos.

Luego viene la especialidad en el campo laboral y académico a través de las credenciales necesarias y respaldadas por los entes respectivos, pero cuidado la otra cara de la moneda nos obliga a la multidisciplinar nuestro conocimiento para no quedar atrapados en un espacio determinado, teniendo muchas posibilidades de desaparecer por caduco o innecesario. 

Por lo anterior y paralelo a esta exigencia del futuro, nos encontramos con la necesidad de desaprender y aprender nuevas técnicas, teorías y oficios logrando un humano integral progresivo en su conocimiento y habilidades.

La comunicación virtual es y será la guía en esta exploración del futuro. 

Un trabajador o un emprendedor con variados panoramas donde pueda adaptarse en forma inmediata y ser productivo. Un migrante plus, que vale por su multidisciplinaria formación.

Todo va a depender de nuestra capacidad de curiosidad y la disciplina de innovación, las cuales son básicas para lograr concretizar las diversas habilidades y herramientas del futuro. 

Un acelerador puede ser la necesidad, como lo que sucedió con la pandemia que permitió un salto cualitativo y cuantitativo desde la óptica de lo digital en lo académico, laboral y comercial, no se diga el mejoramiento en plataformas de comunicación.

La inteligencia artificial y la realidad virtual ya cohabitan en nuestros ámbitos, debemos aprender a vivir con esa tecnología que nos facilita la vida, pero tiene un costo y es el aislamiento y el desprendimiento de la realidad para llegar a la automatización de nuestra existencia; son en sí estos programas los que van tomando decisiones ahora básicas, pero con la posibilidad de abarcar todo nuestro quehacer. Algunos ejemplos son la casa inteligente, el GPS y otros que asumen nuestras decisiones. 

La comunicación virtual es y será la guía en esta exploración del futuro. 

El ser humano requiere de la comunicación como una necesidad nuclear, de hecho, uno de los castigos aplicados a los privados de libertad cuando sobrepasan algunas normativas de los centros de rehabilitación es el aislamiento, pero aún en esas condiciones extremas el individuo se comunica con él mismo, con seres reales en su mente o imaginados, para sobrepasar la soledad. Hay muchos ejemplos de ello a lo largo de la historia de la humanidad. 

La conectividad que se requiere para ello es un reto diario de mejora progresiva, tanto para las empresas proveedoras del servicio como para los gobiernos, donde la velocidad y la facilidad del usuario debe ser prioritaria, de ello dependerá la velocidad de los cambios en los múltiples escenarios y los roles que conciernen a la sociedad en su conjunto. 

Por eso, la comunicación juega un rol fundamental que permite desvanecer la incertidumbre en todo sentido, debido a que ella genera confianza y seguridad en el traslado de imágenes e información, e interactuar y compartir. 

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  •  Nacionales: Elder Interiano, José Pélico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.