El Ballet Nacional de Guatemala celebra con su público

Con el cambio de la Rosa de la Paz, el pasado 16 de julio, el Ballet Nacional de Guatemala (BNG) arrancó la celebración de sus 70 años de fundación. Este siguió hace unas semanas con su Gala de aniversario y continuará con su Temporada oficial. De mañana al 2 de septiembre, la compañía se calzará las zapatillas para ofrecer tres programas dedicados al público que lo ha acompañado por décadas, pero también a las nuevas generaciones.

Los clásicos

Para su Temporada Oficial 2018, el BNG llevará a escena tres programas distintos. Todo comenzará con la intensidad de Giselle, que llegará a escena protagonizada por Martha Lucía Rivera y Norman Barrios; y cerrará con el drama de Otelo, basado en la obra de William Shakespeare, con Gerson Malín en el rol principal.

El otro programa

Resaltan especialmente las funciones 5 y 6, en las que compañía le apostará a una mezcla entre pasado y presente. Su programa variado incluye montajes como: el Grand pas de quatre, Fantasía Carmen, La muerte del cisne, el Pas de cinque y el Macbeth pas de deux. “Esta fase está destinada a visualizar las destrezas y talento de nuestros bailarines”, indica Sonia Marcos, directora del ballet.

En este segundo programa, el BNG rescatará Rapsodia rumana, una pieza original de Roberto Castañeda (1929-2016), que hace años no se monta en el país. “Es un ballet bastante versátil, con una música muy linda y de mucha energía. Sobre todo, es nuestrohomenaje al maestro, quien fue uno de los fundadores de la compañía”, explica Marcos. La bailarina añade que de esta forma se conservan los valores, trayectoria y trabajo del grupo, perteneciente al Ministerio de Cultura y Deportes.

Estreno

Pero la Temporada Oficial tambiénva de estrenos con 29.70, una coreografía que incluye 29 bailarines en escena y alude al 70 aniversario de la agrupación.  “Estas son propuestas de ballet neoclásico con música más contemporánea, pero que siempre guardan los principios de la danza clásica (…) Con esto buscamos acercar e involucrar al público joven en el ballet clásico”, detalla la directora.

Priscilla León López