Ecofiltro duplicará su producción para el mundo

La empresa guatemalteca Ecofiltro invirtió más de Q4 millones en la ampliación de su planta de producción, ubicada en Ciudad Vieja, Sacatepéquez, para incrementar la fabricación de filtros de 10 mil a 20 mil unidades al mes y cubrir la demanda de Centroamérica y México.

La tecnología de este invento, que fue creado por José Fernando Mazariegos en 1980, se ha replicado en 39 países, mediante 59 fábricas, y en Guatemala ha logrado ventas por arriba de las 350 mil unidades desde 2010.

“Este año esperamos producir 125 mil unidades, y en 2019 la cifra se elevaría a 200 mil. Por eso quisimos anticiparnos y realizar esta ampliación, que nos permitirá suplir la demanda del mercado”, manifestó Philip Wilson, director ejecutivo de la compañía.

Nuevos mercados

Ecofiltro ingresó el año pasado en México, con 3 mil 500 unidades. La expectativa es que en 3 años se construya una fábrica en ese país. A su vez, incursionará en Panamá a principios de julio, y hace 2 meses lo hizo en Ecuador.

La venta de filtros se ha convertido en una fuente de empleo para artesanos de Rabinal, Baja Verapaz, y Antigua Guatemala, Sacatepéquez, que elaboran las cubetas de barro purificadoras.

“El año pasado se generaron 38 empleos, y con la ampliación, el número de puestos de trabajo aumentó a 84 en 2018. También buscamos ligar a 250 microempresarios a este negocio, para alcanzar a más personas”, dijo Wilson.

Invención

“Cuando desarrollé este proyecto nunca imaginé que llegaría a Camboya, Ghana, Uganda y Kenia, entre otros países. Pero sí tenía claro que este producto, práctico y económico, contribuiría a potabilizar el agua, y a salvar vidas”, expresó Mazariegos.

En la actualidad, este químico- farmacéutico está en el proceso de investigación y desarrollo para crear discos purificadores. Se estima que una familia que utiliza un filtro ahorra US $192 al año.

Brenda Jiguan