Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Día de la Madre Tierra

Publicado

-

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, nos
recuerda que nuestro planeta se encuentra en un punto de inflexión. “La humanidad sigue abusando del mundo natural de manera irresponsable, saqueamos los recursos del planeta, mermamos sus especies silvestres y tratamos el aire, la tierra y los mares como vertederos”, explica el secretario en su mensaje por el Día Internacional de la Madre Tierra 2021. Y es que hay ecosistemas y cadenas alimentarias cruciales que se están viendo al borde del colapso.

El mundo está llamado a llevar a cabo una acción climática ambiciosa para limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 °C como máximo y adaptarse a los cambios que se producirán. Eso implica adoptar medidas más contundentes para proteger la biodiversidad, y reducir la contaminación creando economías circulares que generen menos desechos. Esas medidas protegerán nuestro único hogar y crearán millones de empleos.

La recuperación de la pandemia del Covid-19 ofrece una oportunidad para que el mundo emprenda un camino más limpio, ecológico y sostenible. Debemos comprometernos a trabajar con ahínco para restaurar nuestro planeta y hacer las paces con la naturaleza. Y eso es precisamente lo que procuramos hacer el sistema de las Naciones Unidas en Guatemala, en nuestro Marco de Cooperación 2020-2025, tenemos en cuenta acciones para la gestión integral de los recursos naturales, la reducción de la contaminación y el aumento de la resiliencia ante los impactos del cambio climático, particularmente con fenómenos estacionarios como las sequías e inundaciones que golpean fuertemente, por ejemplo, la producción de alimentos. Tenemos acciones concretas para impulsar el logro de los ODS 13, 14 y 15, muy ligados a reducir los impactos sobre el planeta.

Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Madre Tierra, con un llamado para unirnos en el logro de los ODS 13, 14 y 15.

La Asamblea General designó el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, mediante una resolución adoptada en 2009. Su origen se remonta a 1970, un periodo en el cual la protección del medioambiente no era una prioridad en la agenda política. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 1972, celebrada en Estocolmo, sentó las bases de la toma de conciencia mundial sobre la relación de interdependencia entre los seres humanos, otros seres vivos y nuestro planeta. Así mismo, se estableció el 5 de junio como el Día Mundial del Medio Ambiente y se creó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la agencia de la ONU encargada de establecer la agenda ambiental a nivel global, promover la implementación coherente de la dimensión ambiental del desarrollo sostenible en el sistema de las Naciones Unidas y actuar como un defensor autorizado del medioambiente. En 1992, más de 178 países firmaron la Agenda 21, la Declaración sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo y la Declaración de Principios para la Gestión Sostenible de los Bosques en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro (Brasil).

Desde entonces, todos los esfuerzos por crear conciencia medioambiental crecieron exponencialmente: la Cumbre de la Tierra de Johannesburgo en 2002; la Declaración en 2008 del Año Internacional de la Tierra; la declaración oficial de la ONU del Día Internacional de la Madre Tierra; Río+20, donde se elaboró un documento que contenía medidas y prácticas para implementar un desarrollo sostenible; o las más recientes, como la Cumbre del Clima o la COP25, ambas enfocadas al cumplimiento del Acuerdo de París. También conmemoramos a nuestra Madre Tierra con la iniciativa Armonía con la naturaleza, una plataforma para el desarrollo sostenible global que celebra anualmente un diálogo interactivo con motivo del día internacional. Los temas incluyen métodos para promover un enfoque holístico de la armonía con la naturaleza y un intercambio de experiencias nacionales sobre criterios e indicadores para medir el desarrollo sostenible en armonía con la naturaleza. 

Rebeca Arias Flores
Seguir leyendo

COLUMNAS

Día de la Educación Ambiental

Publicado

-

[email protected]

Cada 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación
Ambiental, que tiene como propósito generar conciencia y promover acciones que velen por conservar la biodiversidad y los recursos naturales, que son parte esencial de nuestro planeta.

Con esta conmemoración, además, se busca promover la reflexión para que cada persona comprenda que somos parte de la naturaleza y que, por ello, debemos mantener un equilibro que nos permita aprovechar sosteniblemente los recursos, sin poner en riesgo su disponibilidad para las futuras generaciones.

Para el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), la educación ambiental es un factor fundamental para el logro de los objetivos de la Ley de Áreas Protegidas; por tal razón, es preciso reconocer que más que limitarse solamente a un proceso educativo, debe convertirse en la base para generar un nuevo estilo de vida que priorice una relación de apreciación y armonía entre la humanidad y la naturaleza.

La educación ambiental es un factor fundamental.

Con el propósito de sensibilizar y apoyar la formación de la población guatemalteca, el Conap en 2021 capacitó a más de 25 mil personas en educación ambiental en el ámbito nacional. También lanzó la Plataforma Educonap que permite desarrollar actividades de educación ambiental y capacitación en espacios virtuales de aprendizaje.

Esta es una herramienta práctica que busca incrementar la participación de la población en procesos educativos; para ello, se contó con el apoyo Usaid Guatemala. Por otro lado, en coordinación con el Ministerio de Gobernación, se capacitó a personal de Diprona y otras dependencias de la Policía Nacional Civil; se estableció una serie de capacitaciones que se desarrollaron cada trimestre a personal que tiene relación directa con actividades de prevención, control y combate de delitos ambientales.

Asimismo, se realizó el diplomado en Educación Ambiental y Diversidad Biológica, dirigido a docentes del departamento de Izabal, con el objetivo de fortalecer los conocimientos y brindar herramientas pedagógicas a los docentes; se llevó a cabo un diplomado coordinado con el Ministerio de Educación, así como otras instituciones.

Entre otras acciones que efectúa el Conap en el ámbito nacional a través de las direcciones regionales se encuentran: charlas de educación ambiental dirigidas a cocodes y comunitarios, charlas de educación ambiental a estudiantes de las escuelas, jornadas de reforestación con especies nativas, campañas de sensibilización y jornadas de limpieza, entre otras.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

La Economía Circular de cara al 2022

Publicado

-

Colin Banning
Vocal Junta Directiva SIEX – Colin Banning Consulting
[email protected] [email protected]

Se define la economía circular como un enfoque sistémico al desarrollo económico diseñado para beneficiar a empresas, sociedad y ambiente. En contraste con el modelo de “tomar-usar-desechar”, la economía circular es regenerativa por diseño y busca desvincular el crecimiento del consumo de recursos limitados. 

En un sistema de economía circular, las actividades reconstruyen la salud del sistema, reconociendo la importancia que la economía trabaje efectivamente en cualquier escala basada en tres principios:

Diseñar sin desechos y contaminación en el contexto de la economía circular implica excluir los impactos negativos de la actividad económica que dañen la salud del consumidor y los ecosistemas. Incluyendo la emisión de gases de efecto invernadero y sustancias peligrosas; contaminación de la tierra y agua; como también desecho estructural.

Existen dos flujos fundamentalmente distintos de material para considerar: biológico y tecnológico.

Mantener los productos y materiales en uso al favorecer la preservación del valor en forma de energía, mano de obra y materiales. O sea, diseñar para durabilidad, reutilización, remanufactura y reciclaje manteniendo los productos, componentes y materiales circulando en la economía y haciendo un uso eficiente de materiales biodegradables al promover diferentes usos para ellos mientras recirculan en los sistemas económico y natural.

Regenerar sistemas naturales está vinculado con evitar el uso de recursos no renovables y preservar o mejorar los renovables; por ejemplo, restituir nutrientes a los suelos para apoyar la regeneración o el uso de energía renovable en lugar de depender de combustibles fósiles.

La economía circular se posiciona como una tendencia en sostenibilidad para este año, no solo por sus beneficios económicos al contribuir a la reducción de costos de materiales y su potencial de generación de nuevas fuentes de empleo, sino también su efecto dominó alrededor de diferentes sectores productivos industriales y entre las pymes incrementando la innovación y los emprendimientos
sostenibles.

Para el ambiente trae beneficios en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, uno de los temas sobre los cuales muchas empresas han realizado compromisos importantes, especialmente hacia la descarbonización, como también en la reducción del consumo de materiales primarios y en la productividad de la tierra o la salud de los suelos en cadenas de valor alimenticias.

Esto representa grandes oportunidades para las empresas que quieran beneficiarse de transformar sus operaciones alineándose a los principios de la economía circular cultivando mejores relaciones con sus clientes, reducir costos de materiales y generar de nuevas líneas de negocios.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Euro: más luces que sombras de un sueño integrador (II)

Publicado

-

Isabel Rodríguez Tejedo
Profesora de la Facultad de Económicas

Este escenario, cotidiano y fácil de entender por su cercanía a nuestras vidas, se extiende a operaciones de compra-venta más complicadas de pequeñas y medianas empresas, y también a las decisiones de inversión.

Pero las implicaciones de esta ventaja del euro van más allá de la simple comodidad. Suponen una mejora en la posición de empresas perjudicadas por estar localizadas en lugares con mayor riesgo-país. Con la estabilidad que el euro les presta, estas empresas pueden acceder a financiación en condiciones más ventajosas.

También el euro permitió abrir oportunidades de inversión basadas en los méritos de la propuesta inversora, eliminando el riesgo de tipo de cambio asociado a monedas más volátiles.

Al abandonar las monedas nacionales, los países dejaron atrás la política monetaria propia, uno de los instrumentos tradicionales de política económica. Esta renuncia ha supuesto beneficios y costes.

El euro es más que los billetes y monedas que tenemos en la cartera, o en los que denominamos precios, pasivos y activos. Ha supuesto una integración económica e institucional de primera magnitud.

Al abandonar las monedas nacionales, los países dejaron atrás la política monetaria propia, uno de los instrumentos tradicionales de política económica. Esta renuncia ha supuesto beneficios y costes.

Entre los beneficios están el mayor compromiso con reglas supranacionales y, especialmente para los países con menos credibilidad en política monetaria, una posición clara contra la inflación elevada y la apuesta por una política monetaria prudente.

También la posibilidad de compartir riesgos, con un banco central potente que puede tomar acción decisiva (por ejemplo, adquiriendo activos) si fuera necesario.
Entre los costes destaca la pérdida de flexibilidad que supone renunciar al control sobre una herramienta de política económica.

Esto es especialmente importante porque los ciclos de los países de la Unión Monetaria no están perfectamente sincronizados, lo que supone que la política monetaria óptima no es necesariamente la misma para todos ellos en un momento dado del tiempo.

Dada la importancia de Alemania en el sistema común y la historia del país germánico con la inflación, siempre ha asomado la sospecha de que la política monetaria común se parecía más a la política monetaria alemana de lo que
debería.

La crisis financiera fue un buen ejemplo de las luces y las sombras del marco monetario común. Por un lado permitió tener un Banco Central Europeo fuerte, con gran capacidad de intervenir en el mercado.

Por otro, evidenció los problemas de intentar usar una herramienta única para problemas diversos, muy específicos de cada país. “Salirse del euro” se convirtió entonces en una posible puerta a cruzar, aunque adónde daba aquella puerta era una pregunta con tantas respuestas como personas.

La última crisis, en esta ocasión con origen sanitario en vez de financiero, ha vuelto a poner sobre la mesa las fisuras de ese sueño integrador que llamamos Europa. Pero, aunque los jóvenes viajeros de hoy tengan que buscar en la mochila su pasaporte Covid-19, o los resultados de la PCR de turno, lo que no les cabe en la cabeza es buscar en la cartera otra moneda que no sea el euro.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.