Dándole brillo al Palacio Nacional

En 75 años de existencia, el ahora llamado Palacio Nacional de la Cultura ha recibido, hasta esta administración de Gobierno, un trabajo de restauración y conservación profundo. Este fue programado por el Ministerio de Cultura y Deportes, que solicitó al Congreso de la República una partida especial para remozar este edificio, icónico de la ciudad, que en 1980 fue declarado Monumento Nacional. El trabajo de restauración empezó a hacerse en 2017, con trabajos menores como la restauración de los pisos de madera, reforzamiento de los soportes de la lámpara del Salón de Banderas y limpieza de la fachada. También se comenzó el estudio de fisuras y situación de la estructura dañada.

La cartera de Cultura ha dispuesto de 40 millones de quetzales para el total de la restauración del antiguo edificio de Gobierno, en donde se ubican algunas oficinas estatales y es la sede de actos protocolarios del Ejecutivo, como la ceremonia de entrega de cartas credenciales por parte de los nuevos embajadores que vienen a Guatemala designados por sus gobiernos y la recepción de mandatarios y personalidades que llegan en visita oficial.

La falta de un presupuesto específico para mantenimiento del palacio ha dificultado su  conservación. Ha sido la administración del gobierno de Jimmy Morales la que ha puesto especial interés y recursos para devolverle el brillo a cada rincón del cariñosamente llamado “Guacamolón”, obra construida durante el Gobierno del presidente Jorge Ubico.

En la construcción y decoración de este monumento nacional intervinieron artistas nacionales como Alfredo Gálvez Suárez, quien realizó grandes murales en las paredes de las escalinatas; Julio Urruela, quien lo llenó de luz especial con los vitrales en varios salones, especialmente el Salón de Banquetes; Carlos Rigalt, quien trabajó detalles del artesonado y las pinturas de gobelinos en la obra arquitectónica diseñada por Rafael Pérez de León.

Datos del Ministerio de Cultura revelan que se han invertido 23 millones de quetzales en las obras de restauración, las cuales son supervisadas por el Instituto de Antropología e Historia. Se tiene previsto que sean terminadas a principios del próximo año, debido a los detalles que deben cuidarse y el minucioso trabajo que necesita hacerse.

Este palacio fue concebido por el presidente Ubico y fue inaugurado el 10 de noviembre de 1943, fecha del cumpleaños del mandatario, quien siete meses después presentó su renuncia, el 1 de julio de 1944. En octubre de ese mismo año, llegó a ese edificio la junta de gobierno de la Revolución de Octubre.

Redacción DCA