CUANDO MARVEL CASI COMPRÓ DC

A mediados de los 80, la industria del cómic estuvo a punto de tomar un giro que habría transformado todo el panorama cultural por décadas. En ese entonces, la suerte de las dos casas editoriales más grandes no podía ser más disímil. Mientras que Marvel volaba alto con éxito, tras éxito, DC estaba pasándola mal con números de venta bajísimos, y algunos temían el colapso de la empresa.

Esto es más que irónico, cuando consideramos que en esa época, los personajes de DC como Batman, Superman y la Mujer Maravilla habían alcanzado enormes niveles de popularidad en el cine y la televisión. Pero, por una razón u otra, esto no se permeaba a las ventas de cómics y provocó que los ejecutivos de Warner Communications, la casa matriz de DC, tomaran decisiones inesperadas.

Así fue como Jim Shooter, editor en jefe de Marvel, recibió una interesante propuesta de Bill Sarnoff, director de Warner Books, quien le ofreció una licencia para usar los derechos de publicación de DC Comics, lo cual ponía su catálogo completo de personajes a su disposición. Shooter, entusiasmado, la remitió a sus jefes, quienes no se mostraron interesados en lo más mínimo.

Para Jim Galton, presidente de Marvel, los personajes de DC no podían ser tan buenos si no eran capaces de generar ventas. Mas, el editor en jefe era tenaz, y se pasó 3 días elaborando una presentación en la que esbozaba su estrategia para que la empresa sacara el mejor partido de la oferta. Según el plan de Shooter, inicialmente se producirían 7 títulos con los personajes más populares de DC, con la posibilidad de expandir la producción más adelante. De acuerdo con el proyecto, esto produciría un estimado de US $3 millones (Q8.5 millones) en ganancias en un año. La exposición de Shooter logró convencer a algunos ejecutivos, pero el presidente seguía en sus trece.

Por curiosidad, Galton le pasó el plan al departamento de Ventas para que verificaran que tan viable era. La respuesta que recibió fue que la proyección de Shooter estaba errada. Según sus cálculos, Ventas estimaba que ¡Marvel podía ganar el doble o el triple de ese monto! Galton, al fin convencido, comenzó las negociaciones. El equipo creativo de la firma estaba emocionadísimo.

Sin embargo, la piedra en el camino fue una editorial independiente llamada First Comics, que estaba demandando a Marvel porque consideraba que actuaba de forma desleal para acaparar el mercado. Los abogados se dieron cuenta que la empresa corría grave peligro por las leyes antimonopolio estadounidenses, y las negociaciones con DC se anularon en un santiamén.

Al final, fue para bien. Poco después, DC produjo los icónicos Watchmen y The Dark Knight Returns, y la industria no volvería a ser la misma. Mas, esto no hubiera sido posible si Marvel hubiera comprado a DC.

Alejandro Alonzo