Crisis vulnera  la economía de Centroamérica

El sector industrial de Centroamérica expresó ayer que la crisis sociopolítica de Nicaragua, desde hace más de tres meses, pone en riesgo la integración regional, causa desabastecimiento de productos y afecta el comercio.

El conflicto vulnera el desarrollo, ya que el intercambio de negocios y el empleo están paralizados, según el sector privado regional, que está haciendo cálculos en relación con las cifras de pérdidas económicas, aunque se habla de miles de millones de dólares.

Escasez

El presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (Fecaica), el costarricense Enrique Egloff, afirmó que “la situación en Nicaragua es un problema de todos los centroamericanos” que “ha causado desabastecimiento deproductos, especialmente alimenticios, y está poniendo en riesgo la integración regional”.

“El comercio de Panamá y de Costa Rica ha tenido serias dificultades para llegar a los países del norte de Centroamérica, y viceversa, ocasionando fuertes pérdidas económicas y a la producción”, expresó Egloff.

Este pronunciamiento surge tras una reunión del Consejo Directivo de la Fecaica, celebrada ayer en Costa Rica, en la cual fue recibida la ministra costarricense de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez, con el fin de analizar los problemas que afectan a la región y buscar propuestas ante el impacto del conflicto en Nicaragua.

“No visualizamos una solución a los problemas políticos y económicos en Nicaragua. Es una situación que quita el sueño al sector productivo de toda la región”, lamentó Egloff.

Los industriales de la región manifestaron su solidaridad con el pueblo de Nicaragua, por las víctimas mortales de la crisis, así como con el sector privado, por la “afectación profunda del empleo y el desarrollo económico y social de Nicaragua y la región”.

Nicaragua atraviesa la crisis más sangrienta desde la década de los años 80 pasada, también con Daniel Ortega como presidente, y ha dejado entre 295 y 448 muertos según varios organismos humanitarios, cifra que el mandatario ha rebajado el lunes a 195.

Las protestas contra Ortega comenzaron el pasado 18 de abril, por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Redacción DCA