Conquistan Antigua

Las construcciones coloniales, erigidas al lado de calles empedradas y rodeadas de volcanes que lucían en su máximo esplendor, por el clima, fueron testigos de la travesía de no menos de 3 mil corredores convocados al tradicional Medio Maratón de las Rosas, que se cumplió ayer en Antigua Guatemala, Sacatepéquez.

Nacionales y extranjeros se anotaron para recorrer el sitio turístico de una forma diferente a la que comúnmente se suele hacer. Añadiéndole velocidad, resistencia, táctica y una dosis de adrenalina. Todo incentivado por el deseo de superar un reto, en algunos casos, pero en otros, por la bolsa económica de premios de Q78 mil 650 que estaba en juego.

Con un ritmo de 3:08 minutos por kilómetro, el keniano Robert Gaitho causó el delirio de los locales, pues su velocidad lo hacía destacar. Gaitho no quiso desaprovechar su oportunidad de conquistar la Ciudad Colonial, por lo que completó los 21 kilómetros en 1 hora 5 minutos y 40 segundos, para ser el más veloz de la prueba.

El mejor chapín

Su compatriota Hunde Gezahegn ingresó segundo con un rezago de 15 segundos, mientras que el chapín Alberto González alcanzó el objetivo en 1:06:03, registrándose como el mejor guatemalteco, y en el tercer escalón fue recibido con la misma cantidad de aplausos que se robó el campeón.

“Luché para pelear por el primer lugar, pero no se pudo, a pesar de que mejoré mi tiempo. Iba bien, pero llevaban un paso muy rápido y en el kilómetro 16, ya no aguanté. Me hizo falta un poco de experiencia. Voy a seguir luchando por mejorar”, formuló el 12 años menor que los vencedores (21) y oriundo de la aldea Chuachalí, del Municipio de Tecpán, Chimaltenango.

Aún más rezagada, pero con la misma voluntad de trascender, Merlin Chalí llegó al punto final después de 1:23:32 de haberse agitado el banderazo de salida, lo que la ubicó en el segundo lugar, superada por la también de Kenia Grace Wambui, quien registró tiempo de 1:19:05. El tercer cupo fue para la local Blanca Orozco, con 1:25:25.

Al final, la marea multicolor, que al completar el recorrido fue estimulada con la tradicional medalla conmemorativa, pues fue la encargada de pintar y activar las principales calles de la Ciudad de las Perpetuas Rosas, en uno de los días más concurridos.

Alex Jacinto