Conductas que ayudan a ser mejor persona

La vida es una combinación de acciones que le van permitiendo a la persona trazar su paso por la sociedad y que este sea un paso que deje huella. Hay opiniones diversas sobre qué debe hacer una persona para lograr hacer las cosas bien. Existen recomendaciones de todo tipo; sin embargo, hay aspectos que son distintivos de nosotros y que están asociados a la familia y el grupo de amigos con los que uno se relaciona. En un viaje en avión encontré algunas ideas en una revista, escritas por Ramiro Valencia, identificadas como pautas para la vida, y las que parafraseo en este artículo, agregando aspectos importantes, según mi criterio.

El autor incluía 6 aspectos como claves, a saber, Cuando estés solo, cuida tus pensamientos: En la intimidad de nuestra soledad es cuando podemos evaluar sin mentirle ni aparentarle a nadie quiénes realmente somos, qué pensamos, qué deseamos, qué intenciones tenemos.

Cuando estés con tus amigos, cuida tu lengua: es muy común que cuando estamos en grupo seamos más sinceros, pero una característica muy común es que a veces decimos información que se nos ha confiado en forma de secreto, y después de que rompimos el compromiso contraído, la revelamos, y en muchos casos sucede que nos arrepentimos. Cuando estés enojado cuida tu temperamento: en muchas ocasiones, cuando estamos enojados decimos y hacemos cosas de las cuales nos arrepentimos. Es tan fácil herir a las personas, pero tan difícil borrar esas cicatrices; la rabia, la ira y la cólera son muy dañinas, evitemos hacer uso de ellas.

Cuando estés en grupo, cuida tu comportamiento: un grupo puede generar en nosotros la oportunidad de hacer grandes cosas; el nivel de coordinación y trabajo conjunto ayuda a que logremos grandes hazañas; sin embargo, en grupo podemos también realizar grandes fechorías, movidos por la presión que el grupo realice. El grupo no debe determinar nuestro comportamiento.

Cuando estés en problemas, cuida tus emociones:no tomes decisiones en la oscuridad; espera a que amanezca. Muchos toman decisiones cuando están enojados o con emociones de cólera o tristeza, y luego viene el arrepentimiento; hay que evitar eso y tomar las decisiones cuando uno esté más sereno.

Cuando empieces a tener éxito, cuida tu ego: en muchas ocasiones, las personas no pueden manejar ni la abundancia ni el éxito. Hay personas que se consideran superiores por lo que han logrado, lo que les hace creer que son merecedoras de todo tipo de pleitesía. Las personas así, lamentablemente, no saben que todo, sin excepción, es efímero; nada es para toda la vida. Todo pasa, lamentablemente las consecuencias de un ego exagerado a veces las pagan nuestros descendientes. Me pareció una buena lectura para compartir. ¿Usted, qué cree?

Oscar Hugo López