Comunidad internacional sigue apoyando

La cooperación internacional ante la tragedia causada por la erupción del volcán de Fuego era, hasta el domingo, de US $125 mil (Q933 mil 750) en especie, más los aportes económicos, informó la ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel.

Entre los países que han enviado ayuda están Argentina, Japón, Ecuador, Estados Unidos, México, Taiwán, El Salvador, Honduras e Israel, además de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

“Hemos mandado nuestro agradecimiento verbal y escrito por la solidaridad, y recordamos que en ningún momento hemos planteado no aceptar la ayuda internacional”, manifestó el presidente Jimmy Morales, respecto de la colaboración para atender a los damnificados. La OEA y el BCIE anunciaron la semana pasada donaciones por US $25 mil (Q187 mil) y US $250 mil (Q1 millón 870 mil), respectivamente.

En cuanto a la ayuda en especie, se recibieron 450 carpas, mil 350 mantas, 10 mil toneladas de arroz, 10 generadores de electricidad, agua potable, medicamentos, kits de cocina y de higiene, entre otros, detalló la canciller.

La colaboración técnica, de acuerdo con Jovel, también se ha dado en “potabilización de agua y asuntos sanitarios, médicos y también expertos en la evaluación de desastres.

Adicionalmente, entidades privadas como la Red Mundial de Oración del Papa y la Organización de Cadenas Internacionales, han comunicado el envío de ayuda en ropa y víveres; 450 catres e igual número de colchonetas”, indicó.

Llamado con base en protocolos

El llamado internacional de ayuda para Guatemala, por la erupción del volcán de Fuego, se dio 72 horas después de la tragedia, de acuerdo como lo establecen los protocolos internacionales y de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), indicó Heinz Hiemann, portavoz de la Presidencia.

Declaró que el tiempo en hacer la petición fue menor en comparación con otras emergencias como las ocurridas por las tormentas Stan y Aghata.

“Por ejemplo, la tormenta Stan, que afectó el 5 de octubre de 2005, y el llamamiento internacional se hizo hasta el 26 de ese mes, lo que quiere decir 21 días después de la tragedia”, recordó Hiemann.

Si se toman en cuenta estos aspectos importantes, se descarta que el llamado haya sido tardío, al contrario, fue mucho más temprano que en las administraciones pasadas, puntualizó.

 

Selvyn Curruchich