Comunidad internacional fija postura

Si traslada la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, como lo ha comunicado al presidente palestino y al rey jordano, Donald Trump rompería el posicionamiento de la comunidad internacional y de décadas de política estadounidense.

Historia

El plan de división de las Naciones Unidas en 1947 preveía la partición de Palestina en tres entidades: un Estado judío, un Estado árabe y Jerusalén como un corpus separatum bajo régimen internacional especial, administrado por Estados Unidos.

Este plan fue aceptado por los dirigentes sionistas, pero rechazado por los líderes árabes.

Israel toma y se anexiona Jerusalén. Una ley fundamental aprueba en 1980 el estatus de Jerusalén como capital “eterna e indivisible” de Israel.

Israel y Palestina

El Gobierno israelí lo recordó el martes: “Jerusalén es la capital del pueblo judío desde hace 3 mil años y la capital de Israel desde hace 70 años”. Esto es válido para todo Jerusalén, Oeste y Este, ciudad “reunificada”.

Estados Unidos

En 1995, el Congreso estadounidense adoptó el Jerusalem Embassy Act, que pide a Estados Unidos trasladar la Embajada de Tel Aviv a Jerusalén, “capital del Estado de Israel”.

Trump lo hizo por primera vez el pasado junio, a su pesar. Pero este martes comunicó al presidente palestino, Mahmud Abas, y al rey de Jordania, Abdalá II, su intención de trasladar la Embajada norteamericana, según informaron la Presidencia palestina y el Palacio Real jordano.

Redacción DCA