Compromiso con la educación

El Gobierno comenzó ayer el rescate de la infraestructura educativa y entregó centros escolares remozados, los cuales sufrieron daños por los terremotos que azotaron el occidente entre 2012 y 2013.

De esta manera se sigue cumpliendo uno de los ofrecimientos y prioridades trazados por la actual administración: mejorar la calidad de la enseñanza, que esta sea integral y gratuita para la niñez, especialmente la que está en vulnerabilidad.

Es necesario resaltar que la tarea se está enfocando primordialmente en los lugares más alejados de nuestro territorio, donde las carencias se fueron agravando como consecuencia del abandono en el que estuvieron las comunidaes, y con las cuales el Estado debe estar comprometido.

El presidente Jimmy Morales, quien encabezó las actividades en esa región del país, destacó que se harán mejoras en los edificios de los planteles en toda la nación y se construirán otros, mediante un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo por US $150 millones (Q1 mil 140 millones), ejecutables en el período 2017-2019.

Estas acciones, en las que tienen participación los ministerios de Comunicaciones y de la Defensa, se suman a los esfuerzos de la cartera del ramo, por cumplir de manera puntual los aportes a los Programas Escolares, como se ha evidenciado desde comienzos de este año.

Lo anterior ha permitido avances en el primer año de gestión en relación con la calidad educativa. Por ejemplo, en la materia de Lenguaje, 4 de 10 niños aprobaban, mientras que ahora 6 de cada 10 menores ganan, según datos del despacho de Educación.

Estos resultados se deben a que en 2016 se alcanzaron los 177 días de clases en el ámbito nacional, y en 17 de los 22 departamentos del país se sobrepasaron los 180. En este aspecto, es meritorio el esfuerzo de los maestros, padres de familia y autoridades por su compromiso con la población estudiantil.

Los guatemaltecos continúan observando resultados en materia de enseñanza y en otros ejes priorizados, entre ellos seguridad ciudadana, salud y desarrollo económico, como lo demuestran los registros de cada dependencia.

Redacción DCA